Cómo cancelar un vuelo

Imagen| Pixabay

Una de las ventajas de planear las vacaciones con mucha antelación es la de ahorrar dinero a la hora de reservar alojamiento o comprar los billetes de avión. No obstante, también tiene una desventaja y es que si las circunstancias de nuestra vida no nos permiten llevar a cabo nuestros planes no podremos disfrutarlas y nos asaltará la duda de cómo recuperar el dinero. Por tanto, en lo referente a los billetes de avión, ¿cómo cancelar un vuelo ya pagado? La respuesta a esta pregunta depende de varios factores.

Tarifa contratada

Un vuelo ya pagado se puede cancelar si se ha elegido una tarifa flexible que recoja esta posibilidad, aunque esta opción es más cara. Además, la aerolínea puede cobrar unos gastos de gestión y no reembolsar el importe íntegro que abonaste.

Si en el momento de comprar el vuelo elegiste la más opción barata es muy posible que ésta no incluya la posibilidad de reembolso ni cambio. Esto es bastante común con las compañías aéreas de bajo coste.

Reclamar la parte de los impuestos

Cuando se adquiere un billete de avión, una parte de la tarifa va al Estado en concepto de tasas. En el supuesto de no poder volar, esa cantidad se podría reclamar puesto que el viaje no se ha producido. Pero estamos de nuevo en una disyuntiva: ¿vale la pena reclamar esas tasas o es mejor olvidarse del asunto? En la mayoría de casos, la reclamación no compensa porque la gestión no es gratis; de nuevo se van a aplicar las políticas de cancelación y eso cuesta dinero.

Imagen| Pixabay

Causa de fuerza mayor

Si te ves obligado a cancelar un vuelo por causa de fuerza mayor como la muerte de un pariente de primer grado hay aerolíneas que acceder a cancelar un vuelo ya pagado y a reembolsar el importe (o al menos una parte de él) presentando el libro de familia y el certificado de defunción. En la página web de la compañía se pueden consultar cada una de las condiciones.

Seguro de viaje

Una buena idea para no perder el dinero del billete de avión en el supuesto de no poder volar finalmente es la de contratar un seguro de viajes. Esta clase de póliza suele cubrir la cancelación de un viaje pero conviene leer la letra pequeña antes de decidir. Normalmente, los supuestos que cubre el seguro son cancelaciones por fuerza mayor como una enfermedad, una citación judicial, un fallecimiento o motivos laborales. El dinero se perdería si se tratara de una cancelación por un viaje no realizado sin justificación pues no es un supuesto que entraría en la póliza. Por tanto, para no llevarse sorpresas conviene estar atentos a la hora de firmar.

¿Y si cancela la aerolínea?

En estos casos es la compañía la que debe hallar una solución, o bien reembolsando el dinero al cliente o recolocándolo en otro vuelo. En estas situaciones, el pasajero escoge la opción que más le conviene e incluso podría tener derecho a alguna compensación económica. En cualquier caso, como recomienda el Ministerio de Turismo e Industria, conviene guardar los recibos de posibles gastos derivados de la cancelación, como alojamiento en algún hotel, comidas, etc.

No obstante, existen tres supuestos en los que la compañía no se haría cargo de nada:

  • Suspensiones de vuelos por causas excepcionales por ejemplo la condiciones meteorológicas.
  • Suspensión de un vuelo con aviso previo de dos semanas y recolocación del viajero.
  • Las cancelaciones por huelgas no se consideran causa excepcional y el viajero tiene derecho a ser indemnizado.
¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*