Cómo cuidar la salud de la familia durante el viaje

Cuidar la salud

Durante el verano son muchas las personas que se van de viaje, ya sea solos, con la pareja o en familia. Cuidar la salud propia y la de los otros miembros durante el viaje es una parte importante que a veces pasamos por alto con la emoción de embarcarnos en una nueva aventura. Una mala experiencia debido a algún problema con la salud, puede acabar con los buenos recuerdos del viaje, por eso es tan importante cuidar la salud durante las vacaciones.

Hay muchas formas en las que podemos cuidar la salud durante los viajes. No solamente se trata de hacer un seguro de viaje o tener la cobertura sanitaria, ya que esto es básico para planificar un viaje, sino cuidar desde las comidas a la exposición al sol o los momentos en los que por el cambio de costumbres podamos sentir malestar.

Cobertura sanitaria

Cuidar la salud

Una de las primeras cosas en las que pensamos a la hora de cuidar nuestra salud durante un viaje es la de tener la cobertura sanitaria asegurada allá donde vayamos. Esto es muy importante, ya que si no lo hacemos y sufrimos cualquier tipo de accidente, los costes pueden ser enormes. En caso de que no nos movamos de España, con nuestra tarjeta sanitaria de la comunidad de procedencia es suficiente. Si vamos a un viaje por Europa, tendremos que hacer el trámite de sacar la tarjeta sanitaria europea, que es por un tiempo limitado. Para realizarla podremos acudir a los centros de la Seguridad Social e informarnos a través de su web.

Por otro lado, fuera de la Comunidad Europea, ya se hace necesario contratar un seguro de viaje privado. Los hay con diferentes precios y coberturas, por lo que debemos mirar todas las contingencias que cubren por si acaso. Comparar para luego escoger el que mejor se adapte a nuestro viaje es algo fundamental. A través de los buscadores como Rastreator podemos hacernos una idea de los seguros de viaje que hay y así informarnos sobre ellos. Tampoco hay que olvidarse de ponerse las vacunas pertinentes en caso de que sea necesario.

Medicinas

Cuidar la salud

Aquellas personas que estén tomando algún medicamento deben asegurarse de llevar la dosis necesaria para el viaje, ya que puede que a donde vayan no encuentren esas medicinas. Además, es bueno llevar algunos de esos medicamentos básicos para diferentes situaciones, como analgésicos para la gripe, paracetamol para el dolor o aspirinas.

Cuidados en el avión

Durante el viaje en avión, podemos realizar unos cuidados básicos de nuestra salud. Un viaje corto en avión casi no supone una diferencia, y es que solo se trata de estar un tiempo sentados. Pero si pasamos horas en avión, debemos tener en cuenta que puede ser un problema para la circulación. Utilizar una aspirina nos puede ayudar con ello, pero también deberíamos pasear cada media hora para mover las piernas. Llevar una almohada cervical nos puede ayudar a evitar los dolores de cuello si además queremos dar una cabezada. Por otro lado, masticar un chicle mientras el avión despega o aterriza nos ayuda a evitar los cambios de presión en el oído y que este sufra algún daño.

Alimentación durante el viaje

En los viajes nos gusta probar todo lo que vemos, porque es algo nuevo y porque puede que no lo volvamos a ver. Es por eso que a veces nuestro estómago se resiente. Llevar almax puede ayudar, pero en general si tenemos el estómago delicado es mejor decantarse por los menús internacionales de los hoteles que tienen alimentos a los que ya estamos acostumbrados. Cambiar demasiado nuestra alimentación puede hacer que pasemos días con el estómago mal y que el viaje se complique por ello. En todo caso podemos probar un poco de esos alimentos pero comer solamente a base de ellos. Sobre todo cuando se trata de países en los que utilizan muchos condimentos y especias a los que nuestro cuerpo no está acostumbrado.

Cuidado con el frío y el calor

Cuidar la salud

Tenemos que tener muy en cuenta el tiempo que vamos a tener allá donde vayamos. Si vamos a un lugar de playa en donde hace mucho calor, siempre debemos estar hidratados y llevar gorra para evitar una insolación o un golpe de calor. Esto es especialmente importante si viajamos con niños, que son más vulnerables. Además, no debemos olvidar la protección solar siempre antes de exponernos al sol. En caso de que vayamos a un lugar en el que hace frío, no hay que olvidar las prendas de abrigo. En la nieve también necesitaremos el factor solar, no hay que olvidarlo.

Primeros auxilios

Durante los viajes debemos tener en cuenta que podemos hacernos cortes o sufrir caídas como nos sucede en el día a día. Allá no tenemos nuestro botiquín, pero en la gran mayoría de los hoteles sí suelen tenerlo. Si se trata de un pequeño corte siempre podremos llevar unas tiritas de emergencia y pasar por una farmacia, y en caso de que sea algo mayor acudir al centro médico. No está de más conocer un poco de primeros auxilios tanto para ir de viaje como en nuestro día a día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *