Conociendo Júzcar, el primer pueblo pitufo del mundo

Escondido en la Serranía de Ronda se encuentra Júzcar, un pueblo malagueño que en 2011 se convirtió en el primer pueblo pitufo del mundo con motivo del estreno de la película “Los Pitufos en 3D”. Tres fueron los pueblos que pudieron ser “pitufados” pero finalmente Júzcar se alzó como vencedor por su ubicación geográfica y su riqueza micológica.

La decisión de SONY de convertir Júzcar en una aldea pitufa revolucionó a esta tranquila localidad andaluza. Todos los vecinos se volcaron con la iniciativa y su situación económica mejoró. Antes formaba parte de la ruta de pueblos blancos pero al pintar todas las fachadas de sus edificios de color azul, Júzcar adquirió su propia identidad y su nombre se puso en el mapa.

Desde entonces, ha pasado un lustro y continúa recibiendo seguidores de esta entrañable serie infantil. La localidad se ha convertido en una atracción turística para visitar en familia donde los más pequeños disfrutan como enanos buscando a estas diminutas y simpáticas criaturas por todos los rincones.

Es cierto que Júzcar no es un parque temático de los pitufos. Al fin y al cabo sólo es un pueblecito de menos de 300 habitantes que ha intentado sacar partido de ser el primer pueblo pitufo del mundo como buenamente han podido. No obstante, la visita es divertida y curiosa. A continuación repasamos qué se puede ver y hacer en esta aldea pitufa.

En primer lugar, es aconsejable acudir hasta la caseta de información turística para informarse de cuáles son los lugares de interés que ofrece Júzcar así como dónde comer o dormir en el pueblo. La reconoceréis porque tiene forma de seta y está al lado de un pequeño parque infantil. Allí os entregarán un mapa donde vienen señalados todos los atractivos de Júzcar, tanto culturales como de ocio. El personal, amablemente, os informará y resolverá todas vuestras dudas.

¿Qué ver y hacer en Júzcar durante la visita?

Buscar a los pitufos recorriendo las calles de Júzcar: Mapa en mano, se ha de buscar por todo el pueblo a los protagonistas de la serie, los cuales aparecen pintados en los muros de las casas. Éste es uno de los pasatiempos preferidos de los niños que visitan el municipio malagueño.

Mercapitufo: Los fines de semana se organiza un mercado pitufo con el fin de promover los productos artesanos de la zona. Allí se pueden adquirir recuerdos del pueblo como camisetas, broches, peluches, jabones, etc. Durante estos años se han puesto en marcha varios negocios en el pueblo y esta iniciativa es una forma de asegurar la presencia de pequeños comerciantes locales.

La cueva de Gargamel: Se trata de una casa habilitada en cueva, donde hay una figura gigante de Gargamel y un gran caldero para tomarse una foto de recuerdo. El precio de la entrada es de 0,50 euros.

Para los niños, Júzcar organiza actividades pitufas los fines de semana como talleres infantiles o espectáculos, convirtiendo su visita en algo muy divertido. Los adultos pueden aprovechar para salir a recolectar setas, ya que se organizan jornadas y salidas para encontrar en los alrededores de la aldea pitufa estos hongos tan sabrosos.

Otra actividad que se puede realizar en Júzcar es el senderismo. Esta localidad cuenta con excelentes senderos y bellos paisajes para disfrutar de la naturaleza al aire libre. El castañar, las cuevas del Agua, el puente del Molino, la sima del Diablo o el torcal de los Riscos, son algunos de los lugares que te recomendamos conocer.

Historia de Júzcar antes de ser aldea pitufa

La historia de Júzcar es fascinante. Aquí se instaló en la primera mitad del siglo XVIII, durante el reinado del monarca Felipe V, la primera fábrica de hojalata del país, llegando a tener más de 200 empleados trabajando.
Con el tiempo la fábrica acabaría cerrando pero continuarían en funcionamiento los muchos molinos a orillas del Genal, como lo demuestran las ruinas que aún se pueden ver bordeando este río de la serranía de Ronda.

Dónde comer y dormir en Júzcar

 

La oferta hotelera y gastronómica no es muy variada pues se trata de una localidad muy pequeña. No obstante, los juzcareños se esfuerzan para que todos los turistas se marchen satisfechos.

En cuanto a restaurantes, os recomendamos tapear en la taberna El Casarón, el bar Torricheli o La Bodega del Bandolero. Respecto al alojamiento, existe algún hotel y varias casas rurales donde descansar tranquilamente.

Últimas recomendaciones para conocer Júzcar

Mientras que para los niños conocer esta aldea pitufa puede ser toda una aventura, para los adultos Júzcar tal vez no merece más de una visita rápida. Por ello, si no viajáis en familia os aconsejo hacer una ruta de fin de semana en coche por los pequeños pueblos de la serranía rondeña: Ronda, Júzcar, Alpandeire, Pujerra, Cartajima, Igualeja o Genalguacil. Coquetos pueblos blancos ubicados en agrestes sierras a los que sólo se accede a través de estrechas carreteras y muchas curvas. ¡Pero merece la pena!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*