Consejos para disfrutar al máximo de un vuelo largo

Los vuelos que nos llevan al otro lado del mundo suelen ser largos. Esos vuelos de ocho horas o más pueden resultar altamente tediosos para la gran mayoría de los pasajeros, y muchos se lo toman como una auténtica penitencia. Sin embargo, como no podemos escapar a esas horas de vuelo para llegar a nuestro destino, lo que debemos hacer es tomárnoslo con filosofía y sacar el mejor partido de todo.

Os vamos a dar algunos consejos para disfrutar al máximo de uno de esos vuelos largos de más de ocho horas si os vais a embarcar en uno de ellos. Si vamos preparados, con el entretenimiento y todos los detalles para estar como en casa, sin duda no nos parecerá tan malo y no nos importará repetir la experiencia.

Escoge un buen asiento

En la gran mayoría de los vuelos te dejan reservar el asiento en el que vas a ir todo el vuelo. Evidentemente, esto depende mucho de lo que estés buscando. Si quieres disfrutar de las vistas, elige uno junto a la ventanilla, para disfrutar de un poco de tranquilidad, mejor en el medio, para evitar los baños o la zona de personal. Si quieres más espacio, los que están junto a las salidas de emergencia y también los de los pasillos, que te permitirán moverte con más libertad. Dependiendo de cuáles sean tus prioridades, escogerás un asiento u otro, pero debes estar atento para hacerlo antes de que se agoten los que quieres.

Antes del vuelo

Antes del vuelo es bueno estirar y activar la circulación. Si podemos hacer deporte el día antes, mucho mejor, ya que estaremos mucho más relajados, con el cuerpo mejor. Si somos de los que nos gustan las disciplinas como el yoga o el pilates, no hay nada mejor para cuidar nuestra espalda y musculatura, por lo que debemos hacer unos estiramientos antes de salir de casa. Nada de comidas copiosas, mejor ligeras, para no sentirnos indispuestos, y beber lo necesario, para no pasarse el vuelo con ganas de ir al baño.

Muévete durante el vuelo

Los problemas de circulación son los que más afectan a los que hacen largos vuelos. Estamos sentados durante muchas horas y esto hace que tengamos las piernas entumecidas. Es bueno para nuestra salud el movernos al menos cada media hora dando un paseo por el pasillo o yendo hacia el baño. También podemos hacer ejercicios moviendo los músculos y estirando para que la circulación fluya mejor o masajeando. Si tenemos problemas de circulación, podemos utilizar medias compresoras que nos ayudarán con la circulación de retorno.

Accesorios para estar confortable

Dormir en el avión

Para disfrutar de un buen viaje debemos además llevarnos unos cuantos accesorios que nos pueden ser bastante útiles. Las almohadas para las cervicales son todo un invento, porque nos permiten echarnos unas estupendas siestas en posición sentada sin que el cuello nos duela o se nos caiga la cabeza hacia todos lados, así que debemos comprar una. Además, los tapones para los oídos, de forma que podamos descansar en silencio, o podemos también llevarnos un mp3 con música relajante que nos ayude a dormirnos. El antifaz es otro genial invento para este tipo de vuelos, ya que así podremos conciliar el sueño mejor aunque haya claridad.

Algo de picar

En estos vuelos normalmente tenemos varias comidas y pasan con cosas para picar, pero también podemos llevarnos algo en el equipaje de mano. Si es bien cierto que tienen variedad, nosotros sabemos qué es lo que más nos gusta, así que podemos llevar algo de eso, sin ir muy cargados, para pasar un vuelo más entretenido. Puedes llevar algo para picar, unos frutos secos que quitan el hambre o snacks.

Escoge bien las comidas

Vuelos largos

Si tienes alguna alergia o intolerancia hazlo saber previamente para no tener problemas durante el vuelo. No hay nada peor que encontrarse indispuesto a bordo de un avión durante horas. Y si todavía tienes dudas, pregunta siempre sobre los ingredientes que llevan las comidas para no equivocarte.

Hidrátate por dentro y por fuera

La hidratación es muy importante aunque no nos lo parezca. Si estamos deshidratados nos duele la cabeza y también tendemos a marearnos, tener náuseas y sentirnos cansados. Podemos achacar estos síntomas a otras cosas, pero lo cierto es que en un avión durante tantas horas es fácil no acordarse de beber. Es mejor dejar a un lado bebidas excitantes como puede ser el café o el té y decantarse por otras como el agua o los zumos naturales.

Hidratarse por fuera también es importante para no notar problemas en la piel debido al aire más seco que hay en cabina. Podemos llevar una botella de agua para vaporizar. Llevar una crema hidratante para la piel también puede ser una buena idea.

Escoge bien tu ropa

Un pequeño detalle que hay que tener en cuenta es que debemos escoger bien la ropa. Queremos ir bien a todas partes, pero en este caso debe primar la comodidad. Ropa floja, que no nos oprima, ya que empeoraría la circulación, y calzado que sea cómodo son imprescindibles.


Un comentario

  1.   Popo dijo

    Pedazo mierda de consejos macho. Te lo dice uno que viaja que te cargas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *