Las cosas imprescindibles que ver en Estambul

Estambul es una ciudad casi mágica, llena de contrastes culturales entre Europa y Asia, y entre Oriente y Occidente. Un lugar que casi todo el mundo tiene entre sus viajes pendientes por esa atracción que crea, por sus monumentos y los paisajes naturales del Bósforo. Como en todos nuestros destinos hay esos lugares que no hay que perderse jamás, aunque el viaje sea de dos días.

Esta ciudad de Estambul fue la capital de hasta tres imperios diferentes, del romano, bizantino y otomano. Una ciudad situada en un lugar muy estratégico que no ha dejado de ser de gran interés. Si es tu próximo destino anota los lugares imprescindibles que debes visitar para no perderte lo mejor de esta ciudad milenaria.

Santa Sofía

Este es sin duda el símbolo de Estambul que todo el mundo quiere ver al llegar a la ciudad. Fue construida bajo el mandato romano del emperador Justiniano, entre 532 y 537. Es un monumento que representa el arte bizantino. Además, está en la zona más alta de la ciudad, y sus minaretes y la gran cúpula central llaman la atención desde otros lugares de la urbe.

No obstante, lo mejor llega cuando entramos en Santa Sofía. Los detalles decorativos en los típicos tonos dorados del arte bizantinos, los grandes medallones colgantes, la inmensa cúpula y los mosaicos harán que nos pasemos varias horas recorriendo cada rincón.

Mezquita Azul

Construida en el siglo XVII, es la mezquita más importante de la ciudad, con seis minaretes en alto. Para entrar en ella, como en otras mezquitas, debemos descalzarnos y entrar con los hombros cubiertos. En ocasiones también hay que tapar el pelo. Su interior también es lo más sorprendente. Estas mezquitas están llenas de detalles, con una cúpula en la que hay miles de azulejos en tonos azules, y una iluminación fascinante, gracias a las lámparas colgantes y a las vidrieras.

Palacio Topkapi

Este palacio cuenta con 700.000 metros cuadrados, y es el reflejo del poder imperial de los sultanes durante el Impero Otomano. Fue inaugurado en el siglo XV y posteriormente ampliado por diferentes gobernantes. En este palacio hay mucho que ver con sus cuatro patios y multitud de salas. El Tesoro es una de sus partes más importantes, en donde se encuentran objetos muy valiosos, como el famoso puñal topkapi que es el arma más cara del mundo o el diamante que perteneció a la madre de Napoleón. El Harén también es uno de los lugares en donde se agrupa más gente para disfrutar de este palacio, un espacio en el que se encontraban unas 700 mujeres y la Reina Madre, la responsable del harén.

Cisterna Basílica

Este nombre puede sorprender a más de uno, y es que esta es la cisterna más famosa de la ciudad. Estas cisternas se construyeron para que la ciudad tuviese reservas de agua en caso de ser asediada y atacada por el enemigo, y hoy en día constituyen una parte importante de la ruta turística. El paseo turístico se hace por unas pasarelas que van por encima del agua que se colocaron a finales del siglo XX. Antes se hacía el paseo en barca, entre las 336 columnas de diversos estilos que sostienen la cisterna. Es un remanso de paz en el bullicioso Estambul, eso sin duda, por lo que será una parada relajante antes de ir por ejemplo al Gran Bazar.

Torre Gálata

Para tener las mejores vistas de Estambul se puede subir a esta torre, que es una de las más antiguas del mundo. La primera fue construida en madera en el año 528, pero en esta torre llama la atención la gran anchura de sus muros. Para llegar a ella se puede coger el Funicular de Tünel desde el Puente Gálata.

Plaza Taksim

Esta plaza está considerada como el corazón de la ciudad, por lo que es de visita obligada. En ella podremos hallar muchos bares, restaurantes e incluso tiendas de lujo. Desde ella se puede coger una de las principales avenidas comerciales de la ciudad, para disfrutar de un día de compras, la Istiklal Cadessi o Avenida de la Independencia.

Gran Bazar

Los fans de las compras no pueden perderse la visita a uno de los mercados más grandes y antiguos del mundo. Un mercado que cuenta con unos 45.000 metros cuadrados repleto de tiendas y artículos típicos y otros más turísticos. Hay 64 calles y 22 puertas para recorrer, por lo que nos llevará bastante tiempo. En este lugar será un imprescindible divertirse regateando con los vendedores.

 Bazar de las Especias

Aquellos que disfruten más con la gastronomía tienen otra visita obligada en el Bazar de las especias o Bazar egipcio. Un lugar en el que se pueden encontrar productos típicos como frutos secos, especias de todo tipo y dulces. En sin duda un placer para los sentidos, y en su exterior hay un mercado de aves y flores, por lo que no van a faltar fotografías originales en este viaje.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades, Estambul, General

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en otros blogs como Bezzia, Decoora o MundoPerros.

Un comentario

  1.   Carlos dijo

    Un consejo: compra nada más llegar una tarjeta de transporte y ve recagándola
    En Estambul hay un sistema similar al de la tarjeta Oyster de Londres. La tarjeta te cuesta 7 liras de las que te devuelven 5 si no te la quieres llevar de recuerdo y decides retornarla. El precio del billete normal en cualquier transporte si pagas con la tarjeta es de 2,15 liras mientras que sin la tarjeta se va hasta las 4 Liras.
    Si vais varias personas podéis compartir una sin ningún problema. Como curiosidad muchos baños públicos tienen instalada la misma tecnología y puedes pagar por su uso con la tarjeta de transporte. El precio por utilizar el servicio es de 1 lira.
    Para viajar barato a Estambul: http://bit.ly/1TNgwi2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*