Costa Oeste de Irlanda, un viaje indispensable(II)

Hoy os voy a contar la segunda parte de mi viaje a la costa oeste de Irlanda. Podéis leer la primera en el siguiente enlace “Costa Oeste de Irlanda, un viaje indispensable (I)“.

Si el primer día fui a los Cliffs of Moher y los pueblos colindantes, situados al sur de la ciudad de Galway, en los siguientes me dirigí siempre hacia el norte.

El norte y oeste de Galway es menos turístico pero para mi gusto más bonito. Es una región montañosa, llena de lagos y pequeños pueblos. Aquí es donde yo vi la auténtica Irlanda.

Día 2: Kylemore Abbey y la ruta por la carretera N-59 de Irlanda

El segundo día de mi viaje por el atlántico irlandés lo destiné a recorrer toda la carretera N-59 desde Galway hasta la abadía de Kylemore.

Mi objetivo era visitar el castillo y comer en Clifden, para poder hacerlo todo sin prisas salí muy temprano de mi hostel, a las 7 de la mañana ya estaba conduciendo.

Ya des del inicio de la ruta el paisaje se convierte en un continuo de praderas y montañas verdes, para los amantes de la naturaleza como, un espectáculo visual.

Una vez crucé el pueblo de Maam Cross y al cabo de pocos minutos cogí la carretera comarcal R344, que transcurre en gran parte bordeando el lago Inagh y montañas de altitud considerable (en diciembre estaban nevadas). Fue un gran acierto desviarme por esta carretera. Si queréis visitar la abadía de kylemore, por favor, desviaros por este camino. 15Km 100% naturaleza, ovejas cruzando la carretera y a lado y lado del camino, casi ningún coche. Un camino para disfrutar del paisaje y la tranquilidad de la zona.

Este desvío nos lleva directamente a Kylemore. Otra opción hubiera sido seguir por la carretera principal (que ya la utilicé para volver a Galway).

La abadía de Kylemore es un antiguo castillo y residencia particular de Mitchell Henry (un rico doctor y empreario inglés que se mudó a Irlanda) construido a mediados del siglo XIX y luego convertido en convento de monjas de clausura hasta el año 2010.

Ahora se puede visitar todo su recinto, sus jardines victorianos impresionantes, el mausoleo familiar, una iglesia neo-gótica y algunas salas del castillo. Realmente parece un castillo escenario de una película de Harry Potter.

Una cosa que posiblemente os sorprenderá es el cambio de paisaje en este sitio. En general no hay muchos árboles en el oeste irlandés y aquí está lleno. Todo tiene su explicación, el bosque que rodea Kylemore es de árboles plantados durante la construcción del mismo.

La entrada no es gratuita, los precios rondan los 8 a 12 Euros por persona, se puede ver todo en medio día. Creo que vale mucho la pena. El recinto dispone de bar y restaurante por si no os da tiempo a llegar a Clifden.

Al finalizar mi visita a Kylemore seguí por la carretera N-59 hacia el pueblo costero de Clifden, un bonito pueblo costero donde comí y paseé. Ya por la tarde seguí mi camino de vuelta a Galway.

Muy cerca de la abadía se encuentra el parque nacional de Connemara, uno de los mejores sitios para hacer trekkings en Irlanda, pendientes suaves y paisajes únicos. Si disponéis de tiempo yo dedicaría 1 día para visitar la zona tal y como yo hice y un día para hacer senderismo por Connemara.

Día 3: Leenaun, Westport y Newport por la R-336

Otro gran día de paisajes. Otra vez inicié mi ruta por la carretera N-59 y justo en el pueblo de Maam Cross cogí el desvío hacia a carretera local R-366 dirección Maum y Leenaun.

Si el día anterior vi pocos coches y poca gente, este día todavía menos. Sin ningún problema pude parar el coche en medio de la carretera para realizar fotos de lo que estaba viendo, otra vez el paisaje me deslumbraba. Ovejas libres pintadas de colores, pequeñas lagunas a lado y lado, montañas, bosques, praderas verdes,… un no parar para mis sentidos.

El objetivo era llegar al pueblo costero de Leenaun. Allí parece que estemos en un fiordo noruego, el mar entra Kilómetros y Kilómetros tierra adentro como si fuera una ría, una aldea que parece sacada de otras épocas.

Leenaun es un pueblo pescador muy pequeño, un buen sitio para tomar una pinta en uno de sus pubs y escuchar el gaélico. Es una de las últimos rincones del país donde la gente aún habla este idioma.

Una vez finalizada mi visita a esta pequeña población me dirigí hacia el norte por la carretera N-59, mi siguiente objetivo, Westport.

Westport es un pueblo más grande y dinámico (más de 5000 habitantes), cerca del mar y con un encanto especial. Decidí comer allí. No tiene nada de espectacular, pero me gustó mucho.

Por la tarde me dirigí a a Newport, a pocos Kilómetros. Un pequeño pueblo muy bonito lleno de historia. A destacar el viaducto, la iglesia romana y el Carrickahowley Castle.

Una vez finalizada mi visita a Newport otra vez de vuelta a Galway.

Sin lugar a dudas, el oeste de Irlanda ofrece 3 grandes cosas: Cliffs of Moher y su costa en general, Kylemore Abbey y toda su naturaleza en general. Yo os recomiendo ir a esta región y realizar una ruta tranquila, disfrutar del paisaje y poco a poco ir visitando los puntos de especial interés, relajarse con la tranquilidad que se respira y hacer senderismo por la zona.

No viajéis a Irlanda sin ver el oeste, destinad al menos 4 días para verlo.

¿Quieres reservar una guía?


Ingeniero Informático de Barcelona. Me encanta viajar, explorar nuevos destinos y relatar mis experiencias. Soy un apasionado de los viajes, la naturaleza y los deportes. Me podéis encontrar también en Instagram: https://www.instagram.com/viureperviatjar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*