Costa Oeste de Irlanda, un viaje indispensable (I)


Hoy os voy a explicar la primera parte de la ruta que hice en coche por la costa oeste de Irlanda, la costa Atlántica. Una zona de unos paisajes increíbles. Yo la considero la Irlanda auténtica.

En total un viaje de 6 días, 5 de los cuales por el lado atlántico del país y un día en la capital irlandesa (que ya visité con anterioridad). Mi punto de partida para cada excursión fue la ciudad de Galway, en el extremo oeste.

La costa atlántica del país debe sus paisajes de pasturas totalmente verdes debido a su clima, lluvia y viento asegurados todo el año.

Galway es una de las poblaciones más importantes de Irlanda, a pesar de solo tener 75000 habitantes. Es una ciudad universitaria, con mucha actividad cultural, y a 2 horas en coche de Dublín.

El país anglosajón es ofrece todo lo necesario para los amantes de la naturaleza, la tranquilidad, el folklore y las costumbres tradicionales.

¿Como llegar a Galway y qué hacer?

Actualmente no hay vuelos directos que conecten una ciudad española con Galway. Lo más cercano es volar a Dublín o Cork y de allí desplazarse a Galway.

Creo que Galway es la mejor opción como campo base para poder hacer las diferentes rutas y excursiones de la zona. Si quisierais centrar el viaje más hacia el norte e incluir Irlanda del norte, Westport (a unos 100Km al norte de Galway) es otra ciudad suficientemente grande y bonita como considerarla punto central e inicio del viaje.

Yo os recomiendo volar a Dublín y alquilar el coche directamente en el aeropuerto. De este modo podemos realizar una visita a la capital irlandesa y a algún castillo del centro de Irlanda.

La distancia aproximada entre las dos poblaciones es de unos 200Km, unas 2 horas y media en coche, gran parte de ellos por autopista. Desde Cork la distancia es parecida pero las vías son carreteras, por lo que debemos contar con más de 3 horas para llegar a nuestro destino de partida.

Las autopistas y carreteras del país son muy buenas en general y exceptuando Dublín no hay mucho tráfico. ¡Tened en cuenta que se conduce por la izquierda!

Galway es una ciudad de tamaño medio y que se puede visitar fácilmente a pie.

El centro histórico es bastante bonito y destaca su calle principal peatonal y los pubs irlandeses auténticos. Es un buen sitio para tomar una buena pinta de Guinness mientras escuchamos canciones típicas del país.

La zona del muelle y pasear al lado del mar es otra buena opción.

Día 1: Cliffs of Moher, un indispensable de Irlanda

Mi ruta va a empezar por el sitio más importante a nivel turístico del país. Y sin lugar a dudas un espectáculo de la naturaleza, se tiene que ver. No podemos viajar a Irlanda sin ver los Cliffs of Moher.

La mejor época para verlos es en verano obviamente, pero también es la más multitudinaria. Yo los visité en noviembre, y a pesar del mal tiempo (estamos en Irlanda, va a llover casi seguro) estábamos solos! Pudimos recorrer el sendero principal y todo el recinto tranquilamente, no había nadie. A pesar de la lluvia y el viento intensos pudimos disfrutar de la excursión, el recinto está totalmente adaptado a las inclemencias del tiempo y a recorrerlo para todas las edades.

Los acantilados de Moher tienen una elevación de más de 100 metros sobre el mar. El punto más alto tiene una pared vertical de 200 metros hacia el mar. Se han habilitado unos senderos que recorren los 10 Km de costa que ocupan los acantilados.

Para llegar a ellos desde Galway los más adecuado es tomar la carretera N18 hasta el pueblo de Kilcolgan y allí desviarse hacia la carretera N67. En total unos 75 Km de lo cuales más de la mitad transcurren por unos paisajes únicos, campos y pasturas que llegan al mar, montañas espectaculares de rocas oscuras,…

Os recomiendo realizar algún descanso por el camino para disfrutar de las vistas, estamos en el auténtico oeste irlandés. A medio camino os encontrareis el castillo de Dunguaire, una parada obligatoria.

Allí podremos aparcar sin ningún problema. Nos dirigimos a la entrada y allí pagamos para acceder al recinto de Moher, unos 6 euros por persona para proteger los acantilados, entrar al Visitor’s Centre y el estacionamiento.

Una vez dentro seguimos el sendero principal y al cabo de pocos metros ya nos deslumbrará el impresionante acantilado. Se puede tener una buena perspectiva de los Cliffs desde la torre de O’Brien, situada en la cima de uno de los acantilados y siguiendo el camino principal hacia el norte.

Hay agencias que ofrecen ver los acantilados des del mar con una embarcación. Yo no lo hice, pero seguramente tiene que ser espectacular ver Moher desde abajo, si tenéis tiempo yo me informaría.

Una vez finalizada esta visita, os recomiendo volver a Galway por la carretera que circula por el interior en vez de la costera. Aldeas y pueblos pequeños rodeados de verdes prados es lo que vais a ver. Un paisaje bonito mires donde mires.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*