Costumbres de Japón

Japón es mi destino favorito, podría decir que mi lugar en el mundo detrás de mi país natal. Amo Japón, tanto que he ido de vacaciones estos tres últimos años. Viajar tan seguido me ha permitido entrar más en contacto con su gente, hacer amigos, conocer lugares difíciles para un turista o simplemente relajar y disfrutar más mi tiempo allí. Y claro, eso me ha permitido también conocer mejor sus costumbres.

Cada cultura es un mundo y lo cierto es que hay muchas costumbres japonesas que a ojos de un occidental resultan al menos, peculiares. ¿Estás pensando en hacer un viaje a la tierra del sol naciente? ¿Te gusta el manga y el anime y te has enamorado de este país y su pueblo? Entonces, este artículo es para ti:

Costumbres japonesas

La sociedad japonesa es todo menos relajada. Mientras de nuestra parte del mundo nos tuteamos rápido, somos más del contacto físico, de caer en la casa de un amigo sin tanta vuelta y ese tipo de cosas los japoneses son muyyy distintos y la jerarquía social no se olvida fácilmente.

El idioma japonés tiene muchas versiones extremadamente educadas y ellas, conjugaciones de verbos especialmente, se utilizan cuando el interlocutor ocupa un cargo superior al nuestro, es mayor o simplemente no es conocido. Como turista no hay obligación de saber todo esto pero su conocimiento, si te quedas más tiempo, se agradece. La etiqueta es algo más rígida que en el resto del mundo:

  • las tarjetas de información personal se intercambian siempre con las dos manos.
  • las rondas de bebida se pagan una por cada integrante del grupo que esté bebiendo.
  • en general la persona de mayor jerarquía en el grupo se sienta más lejos de la salida y los que le siguen cerca suyo. Si eres nuevo o no tienes un cargo importante hay que sentarse cerca de la puerta.
  • siempre se sirve la bebida del otro antes que la nuestra.
  • los fideos se sorben sin drama. ¿Ruido y salpicaduras? Pues sí.
  • se dice kampai a la hora de brindar.
  • se dice itadaikimasu con las manos juntas  antes de comer. Una suerte de “buen provecho”.
  • se dice gochiso samadeshita, al terminar de comer.

Básicamente sabiendo estas costumbres puedes salir a beber con japoneses sin problema. Eso sí, tendrás que acostumbrarte a que beben realmente mucho, cerveza principalmente, y fuman otro tanto. No hay prohibición de fumar puertas adentro de un bar o restaurante así que a lo sumo el local tendrá un espacio separado para fumadores. A lo sumo, en los bares pequeños o izakayas, como se llaman, eso es imposible, así que si no eres fumador… pues te la aguantas.

La relación senpai-kohai también es una costumbre muy arraigada aquí, aunque también se ve, por ejemplo, en Corea. Es la relación entre alguien de más edad y otro menor pero la diferencia no tiene porque ser abismal, pueden ser apenas un par de años. Ser mayor es algo muy valorado en Japón porque marca precisamente la jerarquía y ya sabemos cuanto importa eso por aquí.

Se da en el colegio y en los trabajos y marca el grado de responsabilidad que se tiene o de tareas que se hacen. Un senpai es un modelo a seguir para su kohai y aunque tiene orígenes medievales y militares es algo todavía super presente en la sociedad moderna civil japonesa.

Dentro de esta línea podríamos incluir la costumbre de pedir disculpas. Aquí la gente no da muchas explicaciones sino que pide disculpas primero con una reverencia cuyo grado de inclinación marcará la intensidad de nuestra disculpa. ¿Es leve, es obligada, es sentida, es vergonzosa? Las excusas existen y tal vez se terminen dando, las razones por las que se llegó tarde al trabajo o no se terminó una tarea, pero primero lo que vale es pedir disculpas.

Entre las costumbres puertas adentro la mas típica es sacarse los zapatos para no ensuciar el piso. Siempre hay pantuflas, incluso para los invitados. Y también hay pantuflas aparte para el baño. Si vas a un hotel verás siempre que los pares son diferentes. Y si alquilas un piso verás que hay pantuflas para salir al balcón, por ejemplo.

Una costumbre japonesa que adoro es la de hacer compras en un kombini o tienda de conveniencia (Family Mart, Lawson, 7eleven). Son minimercados desparramados por todo el país, por todos lados, abiertos algunos toda la noche, que venden un poco de todo: comida hecha, helados, revistas, bebidas, medias, corbatas, camisas, tijeras, enchufes, cargadores y un eterno etcétera. Son fantásticos. Si compras la comida en ellos, por ejemplo, después de las seis de la tarde los precios bajan.

Si tienes la suerte de entablar charla con un japonés, a veces pecan de antisociales pero en realidad es porque muchos de ellos no dominan el inglés como para conversar o sientes vergüenza de sus dificultades, los verás hacer gestos que desconoces. Por ejemplo, para negar algo cruzan los brazos, hacen una X enfrente tuyo. Y si dan el OK para algo en lugar de nuestro clásico y popular pulgar hacia arriba unen el pulgar con el índice, a la vieja usanza.

También verás que los japoneses no tienen problema en quedarse dormidos en todas partes, especialmente en el tren o el metro. Se duermen, se inclinan, te apoyan la cabeza en el hombro y la vida sigue. Están tan cansados de trabajar y a veces viven tan lejos de sus empleos que caen rendidos en minutos.

¿Y qué costumbres tuyas deberías obviar en Japón? Pues es interesante… Sonarse la nariz en público no está bien visto. A veces no se puede evitar pero fíjate bien que no verás mucha gente haciéndolo. Tampoco está bien visto comer y caminar por la calle al mismo tiempo. Yo compro una golosina y la como mientras camino, compro una Coca Cola y la bebo mientras espero el bus pero en Japón estás costumbres no están bien vistas.

Se consideran un poco rudas. Un helado está bien, pero no un sándwich. Si compras algo en la tienda entonces lo comes en tu casa o a la vuelta de la propia tienda o en el sector que veas que hay gente bebiendo, comiendo y fumando. ¡Ni siquiera puedes hacerlo muy cerca de la puerta! Lo digo porque a mí me han sacado delicadamente de allí más de una vez…

Y por último, Japón es un país donde no se deja propina. Un gasto menos para el turista que es muy bien recibido.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Cultura, Japón

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*