Costumbres y tradiciones de los masais

Uno de los pueblos de África más conocidos es el pueblo Maasai o Masái, que hoy en día se distribuye entre Kenia y Tanzania. Seguro viste documentales en los canales especializados u oíste hablar de ellos en las noticias y en las películas.

El pueblo Masai llegó a las tierras que habita actualmente desde el norte de Kenia y comenzó a migrar en el siglo XV, ocupando terreno. Es un pueblo que, si vas de viaje a África y te gusta la vida salvaje, seguro terminarás conociendo porque vive muy cerca de algunos de los mejores y más populares parques nacionales. Aprendamos hoy de su cultura y sus tradiciones.

Los Masái

La historia oral de este pueblo dice justamente eso, que tiene sus orígenes en la parte baja del Valle del Nilo, al noroeste de Kenia, y que empezó a migrar en el siglo XV hasta ocupar el territorio actual, situación que alcanzó ya en el siglo XIX.

Los masái no han quedado fuera de los conflictos coloniales en el continente. Las políticas de poblamiento, por ejemplo, del Imperio Británico, les quitaron tierras, amén de las enfermedades europeas que también afectaron su población. También es cierto que a lo largo del siglo XX también fueron desplazados cuando se crearon los parques nacionales y reservas de vida salvaje, tanto en Kenia como en Tanzania.

Los masai son criadores de ganado, pastores, y la importancia del hombre masái se mide según la cantidad de ganado que tiene y la cantidad de hijos. Si tiene poco de ambos, pues se lo considera pobre. Siempre han resistido los intentos de los gobiernos de ambos países para adoptar una vida más sedentaria. Y antes de eso, en la época colonial, se han resistido siempre a la esclavitud.

Finalmente, el pueblo Masai tiene subgrupos y cada una tiene sus costumbres, sus dialectos, su estilo de vestimenta, etcétera. Dentro del pueblo estos subgrupos se llaman «naciones» y hay alrededor de 22.

La cultura de los Masai

La sociedad masái es patriarcal  y las decisiones son tomadas por los hombres, a veces con el apoyo o consejo de hombres más ancianos. Las costumbres del pueblo pasan de generación en generación de manera oral y las infracciones sociales aceptan el castigo físico o el pago en especias, es decir, con ganado, si es que la instancia de disculpas o de hacer las paces no llega a buen puerto.

En cuanto a la religión que profesan los masái son monoteístas, es decir, creen en un solo dios al que llaman Enkai o Engai. Se trata de un ser de naturaleza dual así que así como hay un Engai Na-nyokie, Dios Rojo y vengativo, hay un Engai Narok, Dios Negro, que es el bueno de la historia. También hay tótem: Oodo Mongi o Vaca Roja, y Orok Kiteng, o Vaca Negra; y además un tótem animal que es el león.

Tal vez piensas que al ser un tótem importante el león no puede ser matado, al estilo de las vacas sagradas en India, peor no es así. Los masáii sí matan leones, aunque lo hacen de una manera especial porque más que un trofeo se trata de una ceremonia de iniciación.

Por otro lado, ¿los masáii tienen algún chamán, algún intermediario entre el mundo divino y el mundo humano? Sí, se lo conoce como laibon y justamente hace profecías, cura y practica la adivinación, generalmente en cuestiones relacionadas con el clima o los enfrentamientos entre tribus. Este rol es histórico, pero como los tiempos han cambiado hoy el laibon también cumple un rol político.

Los tiempos modernos han acercado la medicina occidental al pueblo Masái, ayudando a mejorar la tasa de natalidad y sobrevivencia de los niños, históricamente baja. En un mundo sin antibióticos ni conocimiento sobre higiene los masái solo reconocen al niño como miembro de la tribu a los tres meses de edad. ¿Y qué hay de la muerte? ¿Tienen alguna tradición o folclore acerca de la muerte o la vida después de ella?

Pues no, no hay ceremonia especial ni creencias que exploren la vida después de la muerte. En una visión más pragmática de la vida cuando uno muere, muere y el cuerpo se deja a los carroñeros, aunque tal vez a un gran jefe se lo entierra. Si por alguna razón los animales no lo comen, se cree que algo malo debe haber hecho y puede traer desgracia familiar, así que para asegurarse que los carroñeros dejen los huesos cubren a veces cubren el cuerpo con comida.

Hablando de comida, el ganado es su insumo básico, del ganado extraen carne, leche y hasta sangre, que a veces beben. Si bien históricamente ha sido así, en la medida en que la cantidad de ganado ha disminuido hoy en día también dependen del arroz, las patatas, el col y el sorgo. Hoy, ser exclusivamente pastor es complicado y el pueblo entero se debate entre la tradición y la preparación de sus hijos al mundo moderno.

La sociedad masái avanza desde el nacimiento a la vejez saltando distintas etapas y ritos de iniciación que se dan cuando los cuerpos cambian. Así, la infancia de los niños es muy lúdica hasta que a los 12 se inician como guerreros, mientras las niñas apenas pueden se ocupan de las tareas domésticas.

Los niños, para ser guerreros, se circuncidan sin anestesia. Crecer duele y esa es la idea. ¿Te da impresión? Sí, imagina que el pene se cura después de tres o cuatro meses y durante ese tiempo orinar es un padecimiento.

Los niños, años después, pasan por otro rito que los hace alcanzar digamos el estatus de guerreros senior. Así, sus antecesores pasan a tomar decisiones políticas ocupando el lugar que antes tenían los más ancianos, hasta ser ellos mismos de esa edad. Los guerreros junior tienen el pelo largo, los mayores el pelo corto. ¿Y qué pasa con las chicas? Pues existe aquí la costumbre de circuncidar a las niñas como paso previo a su condición de ser una mujer casadera.

Los masái consideran que la circuncisión femenina es necesaria y el hombre masái no se casa con mujeres que no hayan pasado por este rito llamado emuratare. Y si aceptan, el precio de la novia es mucho más barato. Una mujer sin circuncidar se considera inmadura. No debe tener clítoris para casarse y embarazarse, y una vez preñada no puede mantener relaciones sexuales.

Obviamente, esta costumbre hoy en día es muy criticada y hay un fuerte activismo en contra de ella al punto que se ha logrado que, a veces, pero no tantas, no se haga más y el rito del corte sea más bien simbólico. Hay que decir que hoy en día en Kenia y en Tanzania la mutilación femenina esta prohibida.

Esto con respecto a la sociedad masái y sus características, algo que conviene leer antes de viajar a África para conocerlos mejor. Después, lo que verás tiene que ver más con su música y su danza y sus artesanías. Hay muchas danzas, canciones y un verdadero culto a la modificación del cuerpo a través de zarcillos en las orejas, de todo tipo y tamaño, y la extracción de los caninos en la infancia (porque piensan que la diarrea, fiebre o vómitos son causados por el sangrado de estos dientes). .

También usan collares, pulseras y ropa de muchos colores que se venden como recuerdos a los turistas. Finalmente, algunos datos: hoy en día su población se estima en 900.000 personas que hablan el Maa, aunque también hablan el inglés y el swahili.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*