Cual era la vestimenta de los mayas

Los mayas han sido uno de los pueblos más importantes e interesantes del mundo antiguo. Distribuidos por buena parte de Centroamérica, durante miles de años brillaron con su cultura por sobre otros pueblos y en el mundo entero.

¿Pero cómo se vestían los mayas? ¿Cómo eran? ¿Cómo lucían? Hemos visto algo en dibujos y pinturas propias y también otras dejadas por los colonizadores españoles, pero exactamente, ¿cuál era la vestimenta de los mayas?

Los mayas

Como dijimos, la cultura maya fue una cultura de mesoamerica muy importante que duró más de dos milenios y brilló con luz propia. Tuvo distintos períodos en su desarrollo, muchas de sus ciudades fueron a la postre abandonadas, generando al día de hoy muchas preguntas. Después llegarían los españoles eliminando gran parte de los principales rasgos de esta cultura, ya sea con la espada o con la Biblia.

La civilización maya era una sociedad estratificada, había una élite y había plebeyos aunque con el tiempo la estratificación fue más especializada y por ende más compleja. Las ciudades estado conformaban el imperio donde había guerreros, campesinos, comerciantes, esclavos, obreros, religiosos, nobles.

Por sobre ellos estaba el rey, de estatus semidivino. El heredero debía ser hombre, de su sangre, y el poder solo recaía en manos de una mujer si no había heredero varón alguno. El crecimiento del heredero estaba surcado de ritos iniciales y había entonces muchas ceremonias.

Aún así, el 90 % de la población era plebeya y poco se sabe entonces de todos ellos. La guerra era cosa de todos los días, por cuestiones de domino de recursos naturales y para controlar las rutas comerciales. Finalmente, los mayas eran grandes astrónomos y matemáticos y aunque hoy podemos fruncir el ceño antes los sacrificios humanos, la verdad es que esta práctica era bastante común en muchas culturas antiguas.

Es justamente a partir de su arte y del relato de los españoles, aún a través del tiempo, que podemos saber hoy cómo vestían los mayas.

Cual era la vestimenta de los mayas

Como dijimos, la sociedad maya era una sociedad estratificada y su forma de vestir reflejaba eso. Las clases más importantes vestían con telas de mejor calidad y de más color, usaban plumas o piedras preciosas, mientras que los plebeyos se vestían de acuerdo al trabajo que hacían.

Además, cada evento cultural requería su propio traje, entonces no es que hay un solo traje maya sino varios. Un traje distinto según la ocasión. Así, había trajes de guerra, trajes de baile, ropa de todos los días y ropa deportiva.

Así, en líneas generales tenemos prendas que cubren los pies, otras para la cintura, para el torso y los brazos, la cabeza y el rostro. Los mayas usaban cuero, algodón, pieles y para decorar adornos de semillas, huesos, piedras preciosas y madera.

Empecemos por la clase trabajadora. Los obreros usaban prendas sencillas que les permitieran trabajar. ¿A qué se dedicaban? Básicamente eran agricultores así que llevaban una falda corta, la «patí«, para moverse fácil en el campo, y nada en el torso. El patí cubría los genitales y a veces podía estar todo bordado con colores, según el gusto del dueño. Por su parte las mujeres usaban una falda más larga y camisa amplia llamada huipil.

El huipil tapaba sus hombros y solían ser coloridos. En los pies llevaban sandalias que se hacían con piel de venado y otro tipo de pieles. Quien podía las decoraba con objetos de madera o hueso. Las sandalias femeninas eran mas delgadas que las de los hombres. Mientas un campesino llevaba ropas modestas y un artesano tal vez sumaba algún adorno colgante, los escalvos directamente llevaba solo un taparrabo y podían andar descalzos. Si eran carne de sacrificio, entonces sí se les daba algún adorno.

La sencillez de la vestimenta de la clase obrera contrastaba con los adornos de la vestimenta de la clase alta maya. Las mujeres de la clase alta llevaban una falda larga y ancha,  sujeta con telas coloridas a la cintura. Arriba usaban camisas sin mangas, holgadas, y estaban adornadas con piedras preciosas. En la cabeza llevaban tocados con plumas y tal vez perlas, diademas, pañuelos. En los pies, sandalias delgadas con cordones y piedras preciosas y otros adornos. Tampoco faltaban las capas de pieles.

¿Pero de dónde extraían los colores? Los mayas usaban pigmentos naturales, colorantes vegetales, para teñir sus prendas textiles. Los colores que mas se imponían eran el amarillo y el azul: el amarillo representaba el color de la serpiente, el maíz y sus derivados, y el azul era el color de los dioses y el agua. Los textiles mayas eran una maravilla y todo lo textil se consideraba un regalo de la diosa de la Luna, Ixchel. Las mujeres eran entonces las hiladoras y bordadoras por excelencia.

Ahora bien, los trajes cobraran otro cariz cuando se trataba de alguna ceremonia o ritual. Los rituales giraban en torno a solicitar favores a los dioses, buenas cosechas, por ejemplo, y se hacían con regularidad según el ciclo lunar. En estas ocasiones las ropas eran más llamativas y eran los momentos para que el poder de las familias se expresara en la ropa.

Entonces era donde aparecían las plumas de colores, las mejores piedras preciosas, las mejores prendas de todas. La ropa de los sacerdotes incluía una cola repleta de plumas, adornos que producían ruidos al moverse (pulseras, sonajeros), cetros imponentes, y la imagen era bastante intimidante. Imagina tener a un tipo vestido así con un cuchillo en la mano a punto de extraerte el corazón… ¡Qué miedo!

Finalmente, pero no menos importante, las pinturas corporales formaban parte de la vestimenta. Tanto los hombres como las mujeres se pintaban el cuerpo y el rostro. Las mujeres preferían pintarse el rostro y los hombres además sumaban partes del cuerpo.

Los hombres, por ejemplo, se pintaban de negro hasta que se casaban. El arte sobre el cuerpo era efímero y ya no distinguía tantos las clases sociales. No solo la élite podía pintarse el cuerpo, aunque es cierto que su uso en ocasiones públicas tenía sus normas.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)