Cuevas de Zugarramurdi, tesoro en Navarra

Navarra parece estar en la ruta de Actualidad Viajes últimamente, y es que tiene muchos tesoros históricos, culturales y naturales. Hoy nos convocan las Cuevas de Zugarramurdi, unas cuevas con fama de ocultar brujas…

¿Cuevas, aquelarres, juicios, torturas sangrientas? ¡Qué cóctel! Entonces no perdamos más tiempo y conozcamos estas fantásticas nuevas de Navarra.

Zugarramurdi y sus cuevas

 

Primero este nombre es el de un pueblo pequeño que está en la comunidad autónoma de Navarra, al norte de España. Está habitado por no mas de 200 almas y es un grupito de casas bajas y blancas rodeadas de verde. Si bien el nombre es de origen vasco no se han puesto de acuerdo en cual es su origen. Lo que sí está claro es que si en Navarra se habla de brujas se habla de Zugarramurdi.

El pueblo está cerca de la frontera con Francia, en el Pirineo occidental, y a solo 400 metros del casco urbano están las famosas cuevas. Son cuevas de origen cárstico y la entrada principal por la cual hoy se sigue accediendo fue excavada por un flujo de agua, caudaloso todavía, que se llama Regata del Infierno, o en vasco, Infernuko Erreka.

Esta corriente cruza la cueva dándole forma a un túnel que tiene 120 metros de largo y un ancho promedio de entre 22 y 26 metros en un extremo y apenas 12 en el otro. De altura tiene entre 10 y 12 metros. No es un único agujero sino más bien una cueva amplia de tres galerías, contando el túnel, altísimas, que se reúnen en una sola.

¿Y por qué se la conoce como la cueva de las brujas? Pues porque parece que en a fines del siglo XVI tenían lugar entre estos muros festividades paganas y ya sabemos que a la Iglesia Católica el paganismo no le cuadra ni medio. Entonces, a comienzos del siglo XVII, entre 1609 y 1614, se desarrollo todo un proceso inquisitorial en donde se persiguió, capturo y condenó a muchas personas acunsandolas de brujas. Obvio, participaban hombres pero las mujeres eran las perseguidas favoritas.

Según la historia hubo un Auto de Fe en 1610, resultado de constantes acusaciones de brujerías. Entonces, llegó el Inquisidor Valle-Alvarado y empezó a investigar y al final hubo 40 sospechosos que se fueron con él a Logroño. La Inquisición finalmente condenó a once personas a morir quemados en la hoguera. Cinco mujeres murieron antes de la hoguera pero igual las colocaron allí entre las llamas.

Por suerte los nombres de estos trágicos vecinos han quedado en la historia y hay una placa a la entrada de las cuevas que los recuerda. Además cada 18 de agosto se celebra una fiesta llamada zikiro jate, un ágape al que concurren casi mil personas y donde se come cordero asado en estacas. ¡Vaya recuerdo!

Las cuevas no tienen ningún otro atractivo, no tiene estalagmitas ni estalactitas ni pinturas rupestres pero son inmensas y las historias de aquelarres son el imán turístico favorito. Entonces, hay un camino que recorre la cueva, pero también hay otro que recorre los alrededores y que también es recomendable porque une las Cuevas de Zugarramurdi con las Cuevas de Urdazubi/Urdax y Sara.

Se lo conoce como el sendero de las cuevas y son un total de 6, 75 kilómetros. Hay letreros señalizandolo, con un caballo azul dibujado en ellos. Por suerte es un camino fácil que surca bosques y prados verdes. Hermoso.

Por otro lado, para sumar información sobre las brujas está el Museo de las Brujas. El museo funciona en el viejo hospital del pueblo y a muy poca distancia de las cuevas. Este es el lugar para aprender sobre las brujas, la Inquisición y las historias de codicia y envidia que había detrás. Hay una introducción general a la región y después se proyecta un audiovisual llamado la Caza de Brujas que versa sobre lo ocurrido en 1610.

En la primera planta se relata la historia de María Ximilegui, una de las traidoras que denunció los aquelarres, aunque antes había participado de ellos. En el segundo piso ya nos metemos en los mitos y leyendas, la figura de la herbolara y la sociedad matriarcal que imperaba allí y no coincida con la visión de la Iglesia. Audiovisuales, exposiciones, todo se junta para que aprendas mucho sobre historia y sí, también herbolaría.

En realidad recomiendo visitar primero el Museo de las Brujas y recién después las Cuevas de Zagarramurdi. Apunta los horarios y precios para hacer la visita:

  • En septiembre los lunes y martes está cerrado. Después, de miércoles a domingo abre de 11 am a 7:30 pm. A partir de octubre cierra los mismos días pero abre hasta las 6 pm y los fines de semana abre de 11 am a 7 pm.
  • En el Puente de El Pilar, del 12 al 14 de octubre, abre de 11 am a 7 pm. En el Puente de noviembre, del 1 al 4, abre en el mismo horario y en el Puente de diciembre, del 1 al 9, también.
  • La entrada cuesta 4, 50 euros

Un dato más: hay escaleras durante el recorrido así que ojo si se te ocurre ir con niños y carrito o sillas de rueda pues el sitio no está preparado. Tampoco entrar con mascotas. Por otro lado, si bien en general las cuevas cierran a las 7 pm en verano cierran más tarde.

Todavía no terminamos: en 2013 el director Axel de la Iglesia filmó la película Las Brujas de Zugarramurdi con Carmen Maura, entre otros artistas. Se inspiró en el Auto de Fe de 1610 y si la viste pero todavía no fuiste en carne y hueso a Navarra, a las cuevas verdaderas, te cuento que gran parte del film fue filmado aquí.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

España, Que ver

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*