Cuevas del Águila, maravilla subterránea

Las cuevas son lugares fantásticos que a muchos pueblos antiguos les parecían entradas al inframundo. Lejos de la magia, son sin dudas maravillas de la geología y la historia de nuestro planeta. España tiene muchos ejemplos y uno es las Cuevas de Águila.

Estas fantásticas cuevas están en Castilla y León y son una gran visita para quienes recorren la provincia de Ávila.

Cuevas de Águila

Según la geología las cuevas se forman por erosión, de muchos tipos posibles o por la combinación de varios factores. Hay muchas cuevas que se forman en terreno calizo, un terreno muy permeable al agua, por ejemplo. También hay cuevas de todos los tamaños, desde muy pequeñas y húmedas hasta verdaderos palacios bajo tierra.

Las Cuevas de Águila están ubicadas en Ramacastañas, en el Valle del Tiétar, provincia de Ávila. Están en un cerro de rocas dolomitas que se formaron sobre una plataforma marina carbonatada hace más de 500 millones de años.  Este tipo de rocas son muy solubles, susceptibles a la erosión del agua.

En este caso el paso constante de agua subterránea, los hoy llamados ríos Arenas y Avellaneda, le dio paso a la formación de cavidades de distintos tamaños y después, en la medida en que hubo colapsos de roca, se formaron las cavidades más grandes.

Fueron descubiertas en 1963 por cinco niños que se sorprendieron al ver un vaho emerger de  un agujero en la tierra. Aventureros ellos, con la ayuda de sogas y linternas, se internaron por un agujero de poco mas de medio metro de diámetro hasta llegar a la cueva. Anduvieron varias horas sin poder salir hasta que Dios los ayudó y volvieron a dar con la salida – entrada.

Un año más tarde, en 1964, la cueva abrió al público y dio a conocer sus maravillas. Los geológos que la han estudiado dicen que se formó hace unos 12 millones de años. Es un espectáculo de cámaras, estalagmitas, cortinas colgantes y estalactitas. Realmente las cuevas son maravillosas porque rompen un poco con lo que es usual en las cuevas de la Península Ibérica que suelen ser mucho más monótonas y no tan variadas en cuanto a paisajes.

Es que las Cuevas del Águila hay columnas y coladas espeletémicas, estalactitas, estalagmitas, aciculas, escudos, amthoditas y moonmilk. Es decir, un crecimiento de formas muy variopinto que es el resultado del peculiar microclima de las profundidades.

Hoy la temperatura en el interior de las cuevas es más estable, entre 15 y 16 ºC con una humedad absoluta, es decir del 100%. Los cambios externos no le han sido indiferentes así que en las últimas tres décadas los especialistas han registrado una variación de dos grados.

Visitar las Cuevas del Águila

Como dijimos más arriba las cuevas están en el interior de un cerro, el Cerro de Romperropas, que también se conoce como el Cerro del Águila. De aquí el nombre. Bajo los bosques de encinas se esconde el suelo calizo que es responsable de la formación de cavidades.

Desde la ciudad de Madrid hay unos 170 kilómetros que se hacen, en coche, en hora y media más o menos. Se va por la autovía A-5 en dirección Badajoz, tomando la salida 123, altura Talavera de la Reina, para seguir luego por la N-502 hasta Ramacastañas.

La visita de las cuevas es con la ayuda de un guía y se llega a su entrada a pie. El guía proporciona información sobre la formación geológica de las cuevas, sus singularidades y su descubrimiento fortuito en el siglo XX.

Las cuevas están abiertas al pública todos los días del año y son visitables casi por completo. Tienen una profundidad de 50 metros y hay un recorrido fantástico de cien metros que se hace en aproximadamente 40 minutos de andar. Hay que decir que el camino está pavimentado, salvo algunos desniveles que tiene escaleritas, así que se puede circular con coches para niños. También hay iluminación que resalta las formaciones rocosas.

Conviene llevar un abrigo liviano y zapatos muy cómodos y con algo de tracción, por los suelos húmedos. La entrada cuesta 8 euros y las puedes comprar online. Para los menores de 5 años es gratuita y si las compras y al final no puedes usarlas para ese día puedes presentarte al día siguiente que te dejan pasar.

Información práctica para visitar las Cuevas del Águila:

  • Horarios: en primavera y verano las cuevas abren por la mañana de 10:20 am a 1 pm, y por las tardes de 3 a 7 pm. En otoño/invierno abre de 10:30 am a 1 pm y de 3 a 7 pm.
  • La entrada la compras online, si quieres, pero hay que validarla en la taquilla, sí o sí. En la compra online tienes el calendario ara poder elegir la fecha de tu visita.
  • Puedes llegar en coche hasta un parking grande que se ha acondicionado para coches , autocaravanas y autobuses. Al lado hay un restaurante y una tienda de recuerdos de las cuevas. Después, a pie, subes una escalerilla hasta donde se ubica la taquilla.

Finalmente, ya que estás por aquí estas tierras tienen otros encantos que puedes sumar a la visita pues el Valle del Tiétar es precioso. El valle se encuentra dentro del Parque Regional de la Sierra de Gredos, tierra que Unamuno llamaba el «corazón pétreo de España». Por aquí puedes hacer mucho senderismo para conocer lagunas, gargantas o el pico de Almanzor de más de 2.500 metros de altura. Hay muchas rutas que se pueden seguir.

También la zona ofrece muchas actividades de turismo rural pues el valle tiene monasterios, palacios y castillos muy antiguos. Además, si te gusta el ciclismo de montaña hay un centro de BTT Bajo Tiétar, con un mapa de rutas muy conveniente, y distintos sitios para conocer más sobre la naturaleza local. Un paisaje así es muy bueno conocerlo a caballo así que las excursiones ecuestres están a la hora del día.

Si a esto sumas que el clima es muy bueno casi todo el año hay que decir que estas tierras de Castilla y León son un destino genial.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*