Cultura de Egipto

En África está Egipto, una tierra cuyo nombre despierta inmediatamente imágenes de enormes y misteriosas pirámides, tumbas milenarias y faraones enterrados con tesoros. Creo que nadie puede dejar de conocer Egipto, al menos una vez en la vida hay que ir y ver, tocar y sentir lo que este maravilloso país tiene para ofrecer a la historia de nuestra civilización.

¿Pero cómo es la cultura de Egipto hoy en día? ¿Qué pasa con los turistas, qué pasa con las mujeres, qué está bien visto hacer y qué no? De eso trata nuestro artículo de hoy.

Egipto

Está en África y Asia, aunque mayoritariamente en el primer continente. El famoso Desierto del Sahara ocupa gran parte de su territorio, pero es el río Nilo el que, formando un valle y un delta, hasta desembocar en el Mar Mediterráneo, genera tierras fértiles, pobladas, desde hace miles de años.

Una de las cunas de la civilización occidental, el Antiguo Egipto es super importante ara nuestra especie y hoy, los restos de esta civilización increíble, todavía decoran su superficie y se han convertido en un imán turístico.

El clima de Egipto es subtropical, con veranos secos y calurosos e inviernos templados. El invierno es, de hecho, la mejor época para hacer turismo en Egipto sin morir calcinado en el intento.

Cultura de Egipto

Egipto es un país cosmopolita donde confluyen varias culturas. Dentro de los países árabes es más abierto y liberal, en especial en el trato o consideración con los extranjeros que llegan de visita. Hay ciertas palabras que hay que tener en cuenta: modestia, orgullo, comunidad, lealtad, educación y honor. La sociedad egipcia es bastante homogénea, con más de un 99 % de homogeneidad étnica. Casi todos son musulmanes, pertenecientes a la comunidad sunita, y el Islam es la marca indeleble.

La sociedad egipcia está estratificada y dependiendo del lugar que ocupan las personas en ella reciben distinto trato. Por ende, conocer ese lugar es importante. Si la persona estudió en la universidad es muy valioso, tanto como en qué universidad lo hizo. Las familias invierten mucho dinero en la educación de sus hijos porque es una herramienta de movilidad social.

Ahora bien, hablando de familia los egipcios le dan mucha importancia al núcleo interno. La familia debe portarse de manera íntegra para ser respetada y por eso las mujeres son protegidas por los miembros masculinos de su familia hasta que se casan. Hay gente más musulmana que otra, o que cumple más con las convenciones religiosas, por eso verás mujeres o chicas jóvenes con algún pañuelo y otras más tapadas.

Egipto dice de sí mismo ser un país seguro para las mujeres y sí es cierto que hay grupos de turistas mujeres que eligen viajar a este país y no tienen problemas. Obviamente, siendo respetuosas de las costumbres del vestido y el comportamiento. Lo único que hay que considerar es no viajar en las fiestas porque puede ser que algunos edificios y lugares estén cerrados, por lo demás se puede. Una observación: los hombres miran muy intensamente a las mujeres extranjeras, aún si están acompañadas por sus maridos, novios o amigos. Es bastante incómodo.

Los negocios y la vida en general00 se manejan con el calendario gregoriano, pero hay otros calendarios que se tienen en cuenta. Por ejemplo, el calendario islámico que se basa en la observación de ciertas formalidades religiosas sobre el calendario lunar de 12 meses con entre 29 y 30 días cada uno. Un año musulmán tiene entonces 11 días menos que el año gregoriano.

Otro calendario que se usa en Egipto es el copto o calendario alejandrino. Este respeta un ciclo solar de 12 meses con 30 días cada uno y un mes de solo 5 días. Cada cuatro años se agrega un sexto día a ese mes más corto.

Con respecto a la moda verás variados estilos que tienen que ver con el entorno y las culturas que reinan en este país. Por un lado está el estilo beduino, más representado en los oasis del Sinaí y de Siwa, con telas muy bordadas y coloridas, cinturones, brocado y máscaras con mucha plata y oro. También está el estilo nubio, típico en las aldeas nubias en las orillas sur del Nilo: colores, bordados… Obviamente, todo teñido de la moda occidental que se cuela en camisetas, pantalones, zapatos, marcas internacionales…

¿Cómo debemos comportarnos en Egipto? Hay que vestirse con modestia y saber presentarse al otro, con regalo incluido si el encuentro es más formal, los jóvenes deben mostrar respeto hacia los mayores, no podemos caminar por delante de alguien que está rezando (esto aplica si eres musulmán, pero conviene saberlo y aplicarlo), no hay que quedarse mucho tiempo haciendo una visita, podemos no ser puntuales…

Por supuesto que no es lo mismo si uno es mujer u hombre. Si eres hombre y conoces a un egipcio por primera vez corresponde un apretón de manos, con la derecha. Si eres mujer y saludas a una mujer por primera vez basta inclinar la cabeza un poco o intercambiar un ligero apretón de manos. Si los saludos son mixtos a veces vale un apretón de manos, aunque la mujer debe ser la que te extienda la mano primero si eres hombre, si no lo hace, se mueve la cabeza solamente.

Como vemos, la comunicación gestual es importante. Los egipcios son gente bastante expresiva y apasionada cuando se trata de conversar, así que verás siempre grandes ademanes. La alegría, la gratitud y la pena se demuestran abiertamente, pero no tanto el enojo porque se malinterpreta como insulto. Pareciera que son bastante directos pero no es tan así, como otras culturas el ser frontales en sus deseos no es algo común. Los egipcios evitan decir no de manera directa así que dan largas, como los japoneses.

Con respecto al contacto físico todo depende del grado de relación que tengan las personas. Como turistas no llegaremos a ese punto, salvo que tengamos amigos o nos relacionemos por trabajo con gente local, pero digamos que las normas no escritas del contacto físico dependen del grado de familiaridad y del género, obvio. Un brazo de distancia como típico espacio personal es lo que hay que tener en cuenta.

Últimas consideraciones: si te invitan a una casa egipcia a comer lleva un obsequio, chocolates caros, dulces o pasteles, nunca flores porque están reservadas a las bodas y los enfermos; si hay niños un regalo para ellos también es bien recibido pero todo lo que entregues, recuerda bien, debes entregarlo con la mano derecha o con ambas manos. Y no esperes que abran los regalos apenas los reciban.

Básicamente, no hay que olvidar que Egipto es un país musulmán en el que hay que ser muy respetuoso de costumbres que no son las nuestras. No hay que perder de vista esa cuestión: no estamos en casa, hay que tener respeto. Por experiencia, ser mujer no es lo más cómodo en Egipto, y caminar por las calles de El Cairo puede ser algo molesto porque te miran mucho, demasiado. Incluso me ha pasado de caminar acompañada por mi esposo y que me digan cosas, sin importar su presencia. ¿Mi cabello corto? Puede ser, porque estaba con pantalones largos y camiseta, nada llamativa.

Pero lo que quiero decir es que si bien Egipto es un país más liberal que otros países musulmanes tampoco está en el otro extremo. Con paciencia, respeto y mas paciencia lo cierto es que se pueden disfrutar todas las maravillas históricas y culturales de este gran país.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)