Cultura de Roma

Roma es una de las ciudades más increíbles de Europa. Estoy enamorada de esta ciudad, no puede ser más linda, más cultural, más interesante… Imposible aburrirse, imposible pasarla mal, imposible no maravillarse a cada paso.

Roma es fantástica y hoy hablaremos de la cultura de Roma, para conocer algo antes de viajar.

Roma

La ciudad es la capital de la región de Lacio e Italia y es la tercera ciudad más poblada de la Unión Europea. Es una ciudad con tres mil años de historia y fue la primera gran metrópolis de la humanidad, amén del corazón de una de las civilizaciones de la Antigüedad más importantes e influyentes.

La historia emana de cada calle, cada plaza, cada edificio. Es la ciudad con mayores tesoros arquitectónicos e históricos del mundo y desde 1980 integra la lista de Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO.

Pienso que antes de ir de visita a un país o una ciudad uno debe leer, investigar un poco, empaparse de información sobre el destino.  Así, podemos construir un marco interpretativo de lo que veremos o experimentaremos. Eso no anula la sorpresa, ni la curiosidad, ni el deleite. Al contrario, lo agiganta, porque no hay nada más hermoso que ver en primera persona aquello que solo conocemos a través de los libros o las redes sociales.

Cultura de Roma

La Roma moderna es una ciudad ecléctica, una combinación fantástica de lo tradicional con lo contemporáneo. A nivel social, la vida gira en torno a la familia y los amigos y eso se ve en la gente y en la vida cotidiana. A pesar de ser una ciudad capital hay cierto aire de pueblo grande que se mantiene, especialmente en los barrios y sus mercados y a pesar del ir y venir constante de los turistas.

Roma y la comida van de la mano. No es novedad. La gastronomía romana es simple, pero rica y con mucho sabor. La vida social gira en torno a la comida, las reuniones, las compras, la sobremesa. Los romanos suelen comer juntos, con familiares y con amigos, y ese rato en torno a la mesa es valioso. Y si quieres ver algo de esto es mejor escaparse de los restaurantes turísticos o de las zonas realmente populares.

Para conseguir comida romana de calidad y más auténtica hay que salirse del recorrido turístico. Los mejores lugares para comer y beber como un local suelen ser los que no tienen turistas. He aquí algunos sitios recomendables: para desayunar puedes probar con el Caffé Sab’t Eustachio, cerca de Piazza Navona, funcionando desde los años ’30. Para almorzar, La Taverna dei Fori Imperiali, restaurante familiar no lejos del Coliseo, sobre la Via della Madonna dei Monti, 9.

Si quieres comprar y comer en una plaza o caminando, entonces puedes comprar en Fa-bio, cerca del Vaticano, sobre la Vía Germanico, 43. Para cenar, La Carbonara, un tradicional restaurante italiano en Monti, sobre la Vía Panispema, 214. Si de pizza se trata, Gusto, en Piazza Augusto Imperatore, 9. Para buenos helados, Ciampini, entre la Piazza Navonna y la Escalinata Española.

Con respecto a las celebraciones y las fiestas en Roma, lo cierto es que hay tradiciones que son muy significativas para los romanos. Por ejemplo, está el Carnaval, que también se celebra en el resto del país. En Roma el Carnaval dura ocho días y verás en la calle músicos, shows de teatro, conciertos varios. Es un buen momento para caminar por las calles y disfrutar de la atmósfera alegre.

Navidad y Pascuas son la fiestas cristianas mas importantes en la ciudad, amén de que marcan el inicio de las vacaciones. Además, se cocinan platos especiales para estas dos fiestas como el panettone y el panforte en Navidad o la salchicha Cotechino, en Pascuas la Minestra di Pasquea, el cordero Angelo, el pan de pascuas Gubana… Todo en el medio del Vía Crucis, que va desde el Coliseo hasta el Foro Romano el Viernes Santo, la bendición del Papa en la Plaza San Pedro y la misa de navidad a la noche en las iglesias decoradas con el pesebre…

Más allá de las fiestas cristianas también Roma vive feriados nacionales, que aquí en Italia son varios. Cada ciudad celebra además sus santos y en el caso de Roma son San Pedro y San Pablo. La fiesta cae el 29 de junio y hay misas en las iglesias y hasta fuegos artificiales desde el Castel San’t Angelo.

Comida, fiestas, gente… pero es también cierto que otro capítulo lo compone el legado histórico y arquitectónico de la llamada ciudad eterna. Yo siempre he caminado Roma, la verdad es que solo en pocas ocasiones he tomado el transporte público. No por ser inconveniente sino porque si el clima es bueno y tienes zapatos cómodos no hay como perderse en sus calles. ¡Haces cada descubrimiento!

Es o sí, los clásicos no pueden ni deben faltar: visitar el Panteón, construido por Adriano en el 118 a.C, dejarte bañar por la luz o  la lluvia que penetran por el agujero en el techo, subir la Colina Capitolina y contemplar el Foro, sentarte en los escalones de la Escalinata Española y ver la Fontana della Barcaccia o el piso del poeta Jhon Keats, andar en bici o caminar por la Vía Anticca, pasear a la tarde por la Piazza Navona, meter la mano en la Bocca della Verita, visitar el Coliseo, si es posible al atardecer, visitar el Mercado del Campo de Fiori, entrar al Vaticano, ir a los museos, la Cripta de los Capuchinos, explorar el Gueto Judío en el Trastevere, arrojar una moneda en la Fuente di Trevi.

Recuerda que Roma tiene 3 mil años de historia, desde la Antigüedad, pasando por los primeros años del cristianismo, la Edad Media, el renacimiento o el capítulo barroco de la ciudad hasta los tiempos modernos. Cada edificio, cada plaza, cada fuente, tiene su historia y le dan una impronta a la cultura romana realmente única.

Naturalmente, un solo viaje no alcanza. A Roma hay que volver varias veces, en distintas estaciones del año. Siempre descubrirás algo nuevo o te enamoraras de algo que ya conoces. Esa mezcla de sensaciones entre el conocer y el reconocer es lo mejor.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*