Curiosidades de la calle Alcalá de Madrid

Calle Alcalá

A lo largo de la historia se han multiplicado las curiosidades de la calle Alcalá de Madrid. No en balde, se trata de una de las más antiguas de la ciudad, aunque no siempre tuvo el nombre actual. Parece que primero se bautizó como calle de los Olivares porque atravesaba uno. Asimismo, el tramo que va desde las actuales Arturo Soria y nudo de Eisenhower se llamó durante un tiempo avenida de Aragón. Y el que abarca desde el paseo del Prado hasta la Puerta de Alcalá (de la que hablaremos más adelante) fue conocido como calle del Pósito porque allí se encontraba el Real Pósito de la Villa de Madrid, almacen del trigo que llegaba a la ciudad.

Sus orígenes no están claros. Pero parece que nació en el siglo XV cuando nuevas edificaciones hicieron necesario prolongar la calle Mayor hasta, justamente, el Camino de Aragón. También era la ruta que se dirigía a Alcalá de Henares, de la que posteriormente tomaría su nombre. Pero, sin más preámbulos, vamos a contarte curiosidades de la calle Alcalá de Madrid.

La más larga de la ciudad

La calle de Alcalá

Vista de la calle Alcalá desde la azotea del Círculo de Bellas Artes

La calle de Alcalá no solo es una de las más antiguas de Madrid, sino también la más larga de la ciudad. Tiene unos once kilómetros de longitud y se extiende desde la Puerta del Sol hasta el distrito de San Blas-Canillejas. Fue creciendo al paso que lo hacía la capital y, así, un primer tramo llega hasta la emblemática plaza de Cibeles. Pero luego continúa en dirección este para llegar hasta la carretera de acceso a la estación de O’Donnell.

En total, tiene casi seiscientos números y también es la tercera de mayor longitud de España. Solo está por detrás de la Gran Vía de Les Corts Catalanes con unos mil doscientos números y de la calle Valencia con casi setecientos, ambas en la ciudad de Barcelona.

También te dará idea de su extensión el hecho de que atraviesa cinco distritos de la capital. Son los de Centro, Retiro, Salamanca, Ciudad Lineal y San Blas-Canillejas. A su vez, esto se traduce en que pasa por barrios tan populares como Sol, Cortes, Justicia, Recoletos, Goya, Ventas o Quintana/Pueblo Nuevo.

Antigua cañada real

Fiesta de la Trashumancia en Madrid

Fiesta de la Trashumancia en Madrid: las ovejas a su paso por la calle Mayor

Pero, entre las curiosidades de la calle Alcalá de Madrid, te sorprenderá más el hecho de que, antiguamente, por ella pasaba una cañada real. Como sabrás, recibían este nombre las vías por la que transitaba el ganado en sus movimientos de trashumancia. Fueron legalizadas por Alfonso X el Sabio y controladas por el Consejo de la Mesta. De hecho, una vez al año, todavía se celebra la fiesta de la trashumancia y podemos ver los rebaños de ovejas transitando junto a la Puerta de Alcalá para sorpresa de los turistas.

Por otra parte, como te hemos dicho, en sus inicios se llamó calle de los Olivares por los que había en ella. Respecto a esto, te contaremos una anécdota: fueron cortados por orden de Isabel la Católica debido a que servían como escondite para los malhechores. A su vez, esto supuso que perdiera su denominación primitiva.

Centro del poder financiero

Banco de España

Edificio del Banco de España en la calle Alcalá

Pero no solo por ser camino de la trashumancia se conocía a la calle Alcalá. Durante un tiempo, también se la llamó «calle de los banqueros» por la cantidad de entidades de este tipo que tenían sus oficinas centrales en ella. De hecho, el Banco de España todavía se encuentra allí.

Quizá esto se debiera también a la cercanía con el barrio de Salamanca, donde muchos de los grandes nombres de la banca tenían sus palacetes. En la actualidad, la mayoría de estas empresas se han mudado al extrarradio por lo que la calle Alcalá ha dejado de ser el centro del poder financiero de España.

La tragedia de la discoteca Alcalá 20

Puerta de Alcalá nevada

La calle Alcalá nevada con su famosa puerta al fondo

También ha vivido grandes tragedias la calle Alcalá. Quizá la más grave tuvo lugar el 17 de diciembre de 1983. Una chispa provocada por un cortocircuito incendió la discoteca Alcalá 20, que se encontraba bajo el Teatro Alcázar. Entonces, no existían las medidas de seguridad y evacuación actuales y la decoración era altamente inflamable. Murieron 81 personas.

Tristemente faltaban pocos minutos para el cierre. No obstante, aquella tragedia supuso un antes y un después en la legislación contra incendios de las salas de fiestas. Actualmente, es mucho más estricta que entonces.

Una de las más monumentales de Madrid

Palacio de Telecomunicaciones

Palacio de Telecomunicaciones con la estatua de Cibeles en primer término

Volviendo a temas más amables, otra de las curiosidades de la calle Alcalá de Madrid tiene que ver con el gran número de monumentos que alberga. En esto influye su larga extensión, pero también el hecho de que muchos aristócratas del siglo XIX construyeron sus casas en ella. Mención aparte haremos de su famosa puerta, pero ahora vamos a repasar algunas de esas otras construcciones.

Nos sería imposible hablarte de todas. Pero, si recorres la calle, tienes que fijarte en el edificio Metrópolis. Lo encontrarás en la esquina de Alcalá con la Gran Vía. Fue diseñado por los galos Jules y Raymond Février a principios del siglo XX y responde al estilo eclecticista de inspiración, justamente, francesa. Por tanto, combina distintos elementos, algunos neobarrocos, otros modernistas. Pero uno de los más destacados es su espectacular cúpula, que mezcla pizarra con toques dorados de pan de oro.

Al mismo estilo ecléctico, aunque con preponderancia del neoplateresco, responde el Palacio de Telecomunicaciones, que se halla frente a la estatua de Cibeles. También se edificó a principios del siglo XX con diseños de los arquitectos Joaquín Otamendi y Antonio Palacios. Como su propio nombre indica, en un principio fue sede de Correos y Telégrafos, pero actualmente alberga oficinas del Ayuntamiento de Madrid y un centro cultural.

En la propia plaza de Cibeles, haciendo esquina entre el paseo de Recoletos y la calle Alcalá, se encuentra el palacio del marqués de Linares, construido en el último tercio del siglo XIX. En su caso, el arquitecto también fue francés: Adolf Ombrecht, a quien se debieron otros palacetes de la zona. Actualmente, alberga la Casa de América. Junto a este, tienes en la calle otros hermosos palacios como el de Goyeneche, edificado en el siglo XVIII por los hermanos Churriguera, o el de Buenavista, que hoy es cuartel general del Ejército de Tierra.

Iglesia de San Manuel y San Benito

La espectacular iglesia de San Manuel y San Benito

Al contarte curiosidades de la calle Alcalá en Madrid, te hablábamos de que se la conoció como calle de los banqueros. Justamente en ella se encuentra el Banco de España, cuya sede es un precioso palacio también construido a fines del XIX. Pero, además, en esta popular calle tienes los edificios de los bancos Central, Urquijo y de Bilbao.

Pero también tienes en Alcalá edificios religiosos. Destaca entre ellos la iglesia de las Calatravas, una joya del barroco español. Se trata de una construcción sobria al parecer debida a fray Lorenzo de San Nicolás. No obstante, el diseño exterior que puedes ver hoy se debe a una reforma del siglo XIX debida al arquitecto romántico Juan Madrazo. Además, la sencillez externa original contrasta con la exuberancia decorativa de su interior. El impresionante retablo mayor, de madera dorada y policromada, fue obra de José de Churriguera.

Por su parte, la iglesia de San José fue edificada en el siglo XVIII con diseño de Pedro de Ribera. Igualmente, responde al estilo barroco, pero mucho más ornamental que en el caso de las Calatravas. Y también es impresionante su interior, en el que abundan joyas escultóricas como el Cristo del Desamparo, de Alonso de Mena. Por último, te hablaremos de la iglesia de San Manuel y San Benito, que encontrarás en la calle de Alcalá frente al Parque del Retiro. Diseñada por Fernando Arbós e inaugurada en 1910, es una maravilla de estilo neobizantino. Por eso, destaca en ella su enorme cúpula, pero también su esbelta torre al modo de los campaniles italianos.

La Puerta de Alcalá

Puerta de Alcalá

La emblemática Puerta de Alcalá

Hemos dejado para el final el que, quizá, sea el monumento más conocido de la calle Alcalá. Te hablamos de la popular puerta a la que incluso se dedicó una famosa canción. Fue edificada por orden de Carlos III para reemplazar a la que vio cuando llegó a Madrid para hacerse cargo de la corona. Entre los varios diseños que se presentaron, ganó el realizado por Francesco Sabatini, arquitecto de confianza del ya monarca.

Construida al modo de los arcos de triunfo romanos, es de estilo neoclásico y sirvió como puerta de entrada para los viajeros que llegaban desde Aragón. Pero, lógicamente, hoy se encuentra en el centro de Madrid y se ha convertido en uno de sus monumentos más emblemáticos. Desde 1976 es monumento histórico artístico.

Consta de tres cuerpos, de los que el central es más alto. En ellos se reparte cinco vanos. Los tres centrales son arcos de medio punto con claves en forma de cabeza de león, mientras que los dos laterales son arcos adintelados. Por su parte, los capiteles de sus columnas responden al orden dórico y terminan en una cornisa inspirada en la que realizó Miguel Ángel para el Capitolio de Roma. En cuanto a la decoración, fue obra de Francisco Gutiérrez y Roberto Michel. Destacan en ella las figuras alegóricas de las cuatro Virtudes Cardinales y los escudos de la parte oeste.

En conclusión, te hemos contado algunas curiosidades de la calle Alcalá de Madrid. Dada su antigüedad, tiene muchas, pero, sobre todo, un gran número de monumentos a cuál más bonito. Si vas a la capital, no dejes de visitar este auténtico emblema de Madrid lleno de historia y anécdotas.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*