Curiosidades de la Cibeles

Fuente de Cibeles

Presentarte curiosidades de la Cibeles, popular fuente madrileña, supone retroceder a centurias pasadas. Fue entonces cuando se pusieron en marcha proyectos para embellecer la ciudad de Madrid desde la perspectiva estética del Neoclasicismo.

Cibeles era, en la mitología griega, la madre de los dioses, pero también una suerte de diosa de la tierra. Y desde antiguo se la representaba en un carro tirado por leones como símbolo de la superioridad de la naturaleza (no obstante, los animales encarnan a otros dos personales mitológicos: Hipómenes y Atalanta). Ya en época romana, se convirtió en Rea o Magna Mater (Gran Madre), lo cual supuso en la práctica, solo un cambio de nombre, pues su simbolismo continuó siendo parecido. Hecha esta introducción necesaria, vamos a mostrarte algunas de las curiosidades de la Cibeles.

Curiosidades de su construcción

Leones de la Cibeles

Detalle de los leones de la fuente

La fuente de Cibeles comenzó a construirse en 1777 como uno de los elementos que iban a embellecer el entorno del Prado de los Jerónimos, actual zona del Paseo del Prado. En el mismo proyecto se edificó el Museo de Ciencias Naturales (que hoy es, justamente, el del Prado), el Real Jardín Botánico y varios espacios verdes más.

Para crear la fuente se utilizaron diez mil kilogramos de mármol cárdeno procedente de dos canteras. Estas eran las de Montesclaros en Toledo y de Redueña en Madrid. Asimismo, el espíritu clasicista del momento proyectó la construcción de otras dos fuentes con motivos mitológicos, que serían las de Neptuno y de Apolo. Toda esa zona, ya finalizada, se conoció entre los madrileños como Salón del Prado, por ser donde iban a pasear y a hacer vida social.

No obstante, según otra teoría, la fuente de Cibeles estaba destinada a adornar los jardines de La Granja de San Ildefonso, en Segovia. En cualquier caso, se instaló en la entonces llamada Plaza de Madrid, actual Plaza de Cibeles, en 1782, aunque no funcionó hasta diez años más tarde.

Cambio de ubicación

La CIbeles desde lo alto

Vista aérea de la fuente de Cibeles

Precisamente, una de las curiosidades de la Cibeles es que, en principio, no se encontraba en el centro de la plaza, sino al lado del Palacio de Buenavista. Fue en 1895 cuando se trasladó a esa parte de la calle, al tiempo que se le añadían otros elementos. Es el caso del grupo escultórico de la parte anterior y de una plataforma de cuatro peldaños con tres metros de altura.

Pero también se eliminaron las figuras de un oso y un dragón, así como el propio caño por el que salía el agua. Porque la fuente también tenía utilidad práctica: era el lugar al que iban los aguadores y los vecinos de la zona para llenar sus depósitos. Por cierto, que este proceso de modernización levantó una importante polémica en su época entre el Ayuntamiento y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Sin embargo, como los madrileños seguían necesitando agua, se construyó otra pequeña fuente en la esquina de la plaza, concretamente en la parte de Correos. Pronto se la denominó la Fuentecilla y se hizo muy popular, tanto que incluso se le dedicó una canción que decía «agua de la Fuentecilla, la mejor que bebe Madrid…».

Sus creadores y una leyenda

Banco de España

El Banco de España, en la plaza de Cibeles

También forman parte de las curiosidades de la Cibeles las vicisitudes que hubieron de afrontar sus constructores y las leyendas que se le asocian. Justamente una de estas dice que, en caso de que se intente robar en la Cámara del Oro del Banco de España, que mira a la plaza, las estancias quedarían selladas e inundadas con el agua de la fuente de Cibeles.

En cuanto a los artistas que dieron forma a este monumento, su diseño corrió a cargo del gran arquitecto Ventura Rodríguez. Por su parte, la figura de la diosa fue obra del escultor Francisco Gutiérrez, mientras que los leones se deben al francés Roberto Michel. En cuanto a las cenefas del carro, son de Miguel Jiménez, quien cobró 8400 reales por su labor.

Ya en 1791, Juan de Villanueva encargó a Alfonso Bergaz las figuras del oso y del dragón que posteriormente serían retiradas. Ambos tenían caños de bronce en su boca por los que salía el agua. Por cierto, que esta procedía de un viaje de aguas o galería subterránea de época musulmana que la traía y se le atribuían propiedades curativas. Más tarde se sumaron al conjunto dos amorcillos creados por Miguel Ángel Trilles y Antonio Parera. También se pusieron más surtidores de agua formando cascadas e iluminación de colores que embellecieron al monumento.

La «Linda Tapada»

La Cibeles nevada

La fuente cubierta de nieve

Durante la Guerra Civil, las autoridades cubrieron la fuente de Cibeles con sacos terrenos para protegerla de los bombardeos. Por ello, el siempre ingenioso pueblo de Madrid la bautizó como «la Linda Tapada». De hecho, se encuentra en un punto neurálgico de la ciudad. Cada una de las esquinas de su plaza pertenece a un barrio distinto y a ella confluyen calles tan importantes como la de Alcalá y el Paseo del Prado.

Asimismo, la rodean cuatro edificios monumentales de Madrid. Se trata del ya citado Banco de España y de los palacios de Linares, de Telecomunicaciones y de Buenavista. Este último, sede del Cuartel General del Ejército de Tierra, es una construcción dieciochesca con jardines de estilo francés debidos al ya citado Ventura Rodríguez.

Por su parte, el de Telecomunicaciones o de Cibeles es una maravilla de estilo ecléctico que incluye elementos modernistas, platerescos y barrocos. Se construyó a principios del siglo XX siguiendo el proyecto de Joaquín Otamendi y Antonio Palacios. Te aconsejamos que no te pierdas su magnífico vestíbulo y, sobre todo, que subas al espectacular mirador que lo corona y que te ofrece maravillosas vistas del centro de Madrid.

En cuanto al palacio de Linares es una joya de estilo neobarroco construida a finales del siglo XIX. Su diseño se debe al arquitecto galo Adolfo Ombrecht, responsable a su vez de otras fastuosas casas señoriales como el palacio del marqués de Portugalete. Y también guarda numerosas leyendas.

Celebraciones futbolísticas, una de las grandes curiosidades de la Cibeles

Celebración en Cibeles

Celebración madridista en Cibeles

Probablemente sabrás que la fuente es usada por los aficionados del Real Madrid para festejar sus triunfos deportivos. En cambio, otro club de la ciudad, el Atlético, lo hace en la de Neptuno. Sin embargo, esta tradición no siempre fue así.

Hasta 1991, ambos equipos tenían la Cibeles como escenario de sus celebraciones. Sin embargo, ese año se enfrentaron en la final de la Copa del Rey por lo que los hinchas atléticos decidieron cambiar el suyo trasladándolo a la cercana plaza de Neptuno para diferenciarse de sus homónimos merengues.

Réplicas y desapariciones

Cibeles de noche

La fuente iluminada de noche

Quizá no sepas que la fuente de Cibeles tiene una réplica exacta en Ciudad de México. Fue donada por la comunidad de españoles residentes en el país azteca e inaugurada en 1980 con la presencia del entonces alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván. Pero no es la única. En la cercana villa de Getafe hay otra más pequeña bautizada como La Cibelina, aunque no es exacta. Más se parece la instalada en la lejana Pekín, capital de la República Popular China.

Desapariciones

Cibeles y Palacio de Telecomunicaciones

Vista de la fuente de Cibeles y del Palacio de Telecomunicaciones

Por otra parte, como te decíamos, el monumento ha sufrido varias reformas. Y, entre las curiosidades de la Cibeles se hallan las desapariciones de algunos de los elementos que se eliminaron en esas obras. Por ejemplo, a fines del siglo XIX, se colocó una verja para protegerla que sería retirada con la reforma de finales del XX. Pero nadie supo a dónde había ido a parar la reja. Hasta que se descubrió que se había aprovechado para cercar la sede de la banda de cornetas y tambores de la Policía Municipal de Madrid, en el Puente de los Franceses.

Algo parecido ocurrió primero con la figura del oso que ya te hemos mencionado. Cuando fue retirada del conjunto monumental, desapareció sin que el pueblo de Madrid supiera su paradero. Finalmente, se descubrió que estaba adornando uno de los paseos de la Casa de Fieras del Retiro. Con el oso fue retirado el caño principal al que, igualmente, se perdió la pista. En su caso, apareció en los jardines de la Casa de Cisneros, ubicada en la madrileña plaza de la Villa.

Actualmente, el oso se encuentra en los jardines del Museo de los Orígenes de Madrid, junto a los tritones y nereidas que había en otras fuentes de la capital, concretamente en las Fuentecillas del Paseo del Prado. Por cierto, te aconsejamos visitar este museo, inaugurado en el año 2000 y ubicado en la Casa de San Isidro de la plaza de San Andrés, porque es muy interesante.

Entre sus piezas destaca el llamado Pozo del Milagro porque, según la leyenda, en él cayó el hijo de San Isidro sin hacerse daño. Más realistas son la reconstrucción de la capilla del siglo XVII consagrada al santo y el precioso patio renacentista del XVI. Y, junto a ellos, puedes ver casi dos mil piezas arqueológicas que van desde el Paleolítico hasta el Madrid árabe.

En conclusión, te hemos mostrado algunas curiosidades de la Cibeles, popular fuente de Madrid con más de doscientos años de historia. Pero no nos resistimos a contarte una más. Como sucede en otros grandes monumentos, el creador de este incluyó una pequeña travesura. En una parte de él hay una pequeña rana esculpida. Si quieres jugar, anímate a intentar encontrarla.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*