Datos curiosos sobre el acueducto de Segovia

Acueducto de Segovia

Hablar de datos curiosos sobre el acueducto de Segovia supone recorrer dos mil años de historia. Porque esta magnífica obra de ingeniería fue construida en el siglo II después de Jesucristo, concretamente, bajo el mandato del emperador Trajano o principios del de Adriano.

Por tanto, son muchas las curiosidades, anécdotas y leyendas generadas por esta maravillosa edificación que complementa el espectacular conjunto monumental segoviano. También te hablaremos de este, pero ahora vamos a centrarnos en los datos curiosos sobre el acueducto de Segovia que, por otra parte, no es el único que puedes ver en España. Por ejemplo, en la no menos impresionante ciudad de Mérida, tienes los de los Milagros y San Lázaro.

Un poco de historia

El acueducto segoviano

El impresionante acueducto de Segovia

El antecedente de la actual Segovia es un poblado celtíbero que, durante las guerras entre romanos y lusitanos, permaneció fiel a los primeros. Quizá como premio por ello, con el tiempo se convirtió en una importante ciudad cuyos miles de habitantes necesitaban agua. Ese fue el motivo de la construcción del acueducto.

Posteriormente, fue conservado por los visigodos, pero no así por los musulmanes. En 1072, una parte quedó destruida por la incursión de las tropas árabes, aunque se reconstruyó ya en el siglo XV. No obstante, el acueducto ha sido uno de los monumentos que mejor han resistido el paso del tiempo en el mundo.

De hecho, ha llegado hasta nuestros días en buen estado de conservación. A pesar de todo, la circulación de vehículos bajos sus arcos, que existió hasta 1992, y otras circunstancias lo desgastaron. Y esto hizo que se sometiese a restauración ya a principios del siglo XXI.

Las medidas del acueducto de Segovia

Lateral del acueducto

Vista lateral del acueducto

A primera vista, podrías pensar que esta joya de la ingeniería romana se limita a la parte que vemos en la plaza de Azoguejo de Segovia. Esta es la más famosa, pero el acueducto mide 16 186 metros. Comienza lejos de la ciudad, en un paraje denominado La Acebeda, donde se encuentran los manantiales de agua de la Fuenfría que era la que llevaba hasta la ciudad.

Sin embargo, curiosamente, el acueducto no tiene excesivo desnivel. El primer tramo llega hasta la cisterna de El Caserón. Luego va hasta la llamada Casa de las Aguas, donde se le quitaba la arena. Y continúa por un tramo del uno por ciento de pendiente hasta llegar a Segovia. Ya en esta, pasa por lugares como las plazas de Díaz Sanz y del Azoguejo, donde puedes ver su parte más popular. En total, esta impresionante obra de ingeniería presenta una pendiente del 5 %.

El acueducto en cifras

El acueducto de noche

Imagen nocturna del acueducto de Segovia

Si de datos curiosos sobre el acueducto de Segovia te hablamos, es necesario que te mostremos algunas de sus cifras más significativas. En primer lugar, te diremos que posee 167 arcos que se apoyan sobre 120 pilares. Asimismo, 44 de aquellos son de doble arcada y los de la parte superior tienen una luz de más de cinco metros, mientras que los inferiores apenas llegan a los cuatro y medio.

Por otra parte, como es lógico, el acueducto tiene una sección más gruesa en la parte más baja. Concretamente, de 240 por 300 centímetros. En cuanto a la de la zona superior es de 180 por 250 centímetros. Pero más sorprendente es la siguiente cifra: en total, lo componen 20 400 piedras o grandes sillares de granito. Estos curiosamente, no están pegados con argamasa, sino dispuestos uno sobre otro sin sellarse. La construcción se sustenta gracias a un complejo y genial equilibrio de fuerzas.

También te interesará saber otros datos curiosos sobre el acueducto de Segovia: Por ejemplo, que tiene una altura máxima de 28,10 metros y que su canal podía transportar entre 20 y 30 litros de agua por segundo. Menos conocido es que, sobre los arcos de mayor altura había un cartel romano clon letras de bronce donde figuraba el nombre del constructor y el año.

Asimismo, en lo alto hay dos nichos en uno de los cuales estuvo una efigie de Hércules, fundador de la localidad según la leyenda. Ya en tiempos de los Reyes Católicos, se colocaron sendas estatuas de la Virgen del Carmen y de San Sebastián. No obstante, hoy solo se conserva la primera de estas dos, que otros identifican como la Virgen de la Fuencisla, patrona de Segovia.

Por cierto, la palabra acueducto también procede el latín. Concretamente del sustantivo aqua y el verbo ducere, que significan, respectivamente, «agua» y «conducir». Por tanto, la traducción literal sería «por donde se conduce el agua».

Leyendas y otros datos curiosos sobre el acueducto de Segovia

El acueducto desde lo alto

Vista aérea del acueducto de Segovia

Una obra con dos mil años de historia tenía, por fuerza, que dar lugar a leyendas curiosas. La más famosa de ellas se refiere a su construcción e involucra al Diablo. Cuenta que una niña se encargaba de abastecer de agua a la casa señorial para la que trabajaba y que se encontraba en la plaza del Azoguejo. Para ello, tenía que subir todos los días a la montaña y bajar cargada de cántaros. Era un trabajo muy duro a causa de las grandes pendientes que debía superar.

Estaba, por tanto, harta de hacerlo. Un día se le apareció el Demonio y le propuso un pacto. Le construiría un acueducto, pero, si lo terminaba antes de que cantase el gallo, se quedaría con su alma. La muchacha aceptó el pacto, aunque, mientras el Diablo trabajaba, se fue arrepintiendo. Finalmente, cuando solo restaba una piedra por poner y Satanás se las prometía muy felices, el animal cantó anunciando la mañana y un rayo de sol atravesó la nueva construcción. Así, el Maligno fracasó y la niña salvó su alma. Precisamente, en el lugar donde falta la piedra, se instaló la imagen de la Virgen te ya te hemos mencionado.

Pero no termina aquí lo curioso de esta leyenda. Ya en 2019, se instaló en la calle San Juan una estatua que ha provocado mucha polémica. Se trata de la efigie de un diablillo de, aproximadamente, ciento setenta centímetros de altura que está haciéndose un selfie ante el propio acueducto. La obra se debe al escultor José Antonio Albella y quiere rendir homenaje a la famosa leyenda. Pero no ha gustado a todo el mundo.

Segovia, mucho más que el acueducto

Alcázar de Segovia

El espectacular Alcázar de Segovia

Como te decíamos al principio, no podemos terminar este artículo sin hablarte de otros monumentos que posee Segovia y que nada tienen que envidiar al acueducto. Porque son tan espectaculares y magníficos como este y han propiciado la declaración de la ciudad castellana como Patrimonio de la Humanidad.

En primer lugar, debemos hablarte del Alcázar, una construcción de ensueño que te transportará a los castillos de dibujos animados de tu infancia. De hecho, se dice que sirvió a Walt Disney como inspiración para el castillo de Blancanieves. Su construcción se inició a principios del siglo XII y es uno de los monumentos más visitados de España. Por sus salones han pasado veintidós reyes y muchas otras destacadas personalidades.

Como se levanta sobre un cerro que domina el valle del Eresma, su planta es irregular para adaptarse a la forma del terreno. No obstante, puedes distinguir en él dos partes: La primera o exterior posee un patio herreriano con foso y puente levadizo. Pero su elemento más importante es la preciosa torre del homenaje o de Juan II, con sus ventanas geminadas y sus cinco torreones. Por su parte, la segunda o interior incluye salas como las del Trono, de la Galera o de las Piñas, así como la capilla.

No menos valor como monumento tiene la catedral de Santa María, que es la última de estilo gótico construida en España. De hecho, se edificó ya en el siglo XVI, en pleno Renacimiento. Llamada «la Dama de las Catedrales», en su construcción participaron arquitectos tan importantes como Juan Gil de Hontañón. Exteriormente, destaca por su sobriedad y por sus hermosas ventanas.

En cuanto al interior, presenta tres naves y girola. Además, te recomendamos que veas capillas como la del Santísimo Sacramento, con un retablo debido a José de Churriguera, o la de San Andrés, con un precioso tríptico flamenco de Ambrosius Benson. Pero no menos bonito es el retablo mayor de Sabatini o la capilla del Descendimiento, con un Cristo obra de Gregorio Fernández. Asimismo, cuenta con un interesante museo que alberga trabajos de Berruguete, Van Orley y Sánchez Coello.

Torreón de Lozoya

El Torreón de Lozoya

No es la catedral el único edificio religioso que debes visitar en Segovia. También son impresionantes los monasterios del Parral, con sus claustros góticos, mudéjares y platerescos, y de San Antonio el Real, de estilo gótico isabelino, aunque su capilla mayor es, igualmente, mudéjar. Asimismo, son preciosas las iglesias de San Esteban, con su esbelta torre, que alberga el campanario románico más alto de España; las de San Millán y San Martín con sus magníficos pórticos, o la de la Vera Cruz, románica y atribuida a los templarios.

Finalmente, respecto a la arquitectura civil de Segovia, además del Alcázar, tienes que ver el Torreón de Lozoya, datado a fines del siglo XV; los palacios de los marqueses del Quintanar y del marqués de Arco, ambos de la misma época, y las casas de Juan Bravo, de Diego de Rueda o de los Picos, así llamada por su singular fachada.

En conclusión, te hemos mostrado los mejores datos curiosos sobre el acueducto de Segovia. Pero también hemos querido hablarte de otras maravillas que te ofrece esta preciosa ciudad de Castilla y León. Anímate a conocerla y descubre estos monumentos por ti mismo.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*