Delta del Ebro

Imagen| Pixabay

Uno de los espacios más bellos de la geografía catalana es el Parque Natural del Delta del Ebro situada en Tarragona. Con sus larguísimas playas, su majestuoso río Ebro, sus pueblos con encantos y su gran biodiversidad, no es de extrañar que en el año 1983 fuese declarado Parque Nacional.

El Delta del Ebro es la zona húmeda más importante de España, después del Parque de Doñana. En la actualidad tiene más de 7.000 hectáreas que forman la Reserva de la Biosfera de las Tierras del Ebro, un paisaje diferente a cualquiera que hayamos visto en España.

El Delta del Ebro es un lugar muy recomendado para conocer en compañía de la familia. Si estás planeando una visita al Delta del Ebro, a continuación te contamos qué ver y qué hacer en este Parque Natural catalán.

Desembocadura del Ebro

Imagen| Pixabay

Una buena manera de comenzar la visita al Delta del Ebro es visitar la desembocadura del río. Aquí hay multitud de embarcaciones que llevan desde el tramo final del río hasta mar abierto a unos 5 kilómetros de distancia. A bordo de uno de estos cruceros, el capitán nos descubre con sus explicaciones el paisaje, sus características y la historia del delta.

Para recorrer el río hasta la desembocadura se puede elegir entre embarcaciones tradicionales o modernas con visión subacuática, una opción que encantará a los más pequeños.

Para realizar esta actividad hay que dirigirse a Deltebre y seguir las indicaciones dirección “desembocadura”.

Observación de aves

Imagen| Pixabay

Una de las actividades más populares que hacer en el Delta del Ebro es observar a las aves que viven en él. Cualquier época del año es apropiada pero dependiendo de la estación habrá una mayor o menor variedad de especies. Hay colonias de pájaros tanto residentes (como el flamenco o la garceta) como reproductores. En primavera y otoño podemos contemplar las migraciones y en invierno hay unas zonas acuáticas llenas de vida.

Hay dos rutas ornitológicas, una al norte y otra al sur. Esta actividad se puede realizar acompañados de un guía profesional de alguna de las empresas instaladas en el Delta del Ebro que se dedican a ello o por nuestra cuenta. Sea cual sea el itinerario y el modo de visita escogido, el visitante tendrá la posibilidad de ver aves fascinantes.

Las lagunas más importantes del Delta del Ebro a nivel ornitológico están protegidas, aunque la gran mayoría dispone de áreas adaptadas para el avistamiento como casetas o torres de observación. Junto a la laguna de la Tancada, se encuentra MónNatura Delta de l’Ebre, un centro de interpretación del Delta que pone en relieve el valor medioambiental de la zona mediante una propuesta de actividades lúdicas y didácticas.

Con los telescopios terrestres del centro se puede observar toda la laguna por lo que es una razón poderosa para conocerlo. Desde aquí se tienen unas vistas espectaculares.

L’Encanyissada y la Casa de Fusta

La laguna de l’Encanyissada es la más grande del Delta del Ebro. Aquí se ubica la Casa de Fusta, un espacio que acoge un centro de información y un museo ornitológico donde se muestra una colección de las especies más representativas de la fauna del delta.

Una visita de estas características siempre abre el apetito. Al terminar podemos pedir una mesa en uno de los restaurantes más emblemáticos del Delta del Ebro que aquí se encuentran, el restaurante La Casa de Fusta, y degustar algunos de los platos típicos de la zona como los arroces.

Además, la Casa de Fusta dispone de un centro de actividades turísticas para hacer en familia por ejemplo alquilar biciletas, paseos en carros, subir con cars, montar en barcas de perxa tradicionales…

Punta del Fangar

La Punta del Fangar es la península que se adentra en el mar en la parte norte de la desembocadura del Ebro frente a la bahía del Fangar. Aquí anidan habitualmente gaviotas y charrames, estando considerado como un área de refugio y alimentación de especies de aves acuáticas migratorias.

El paisaje de Punta del Fangar tiene un aspecto desértico con dunas móviles que se extienden junto al mar a lo largo de 6 kilómetros. En este lugar, se encuentra el faro del Fangar, que se puede visitar y es una excursión muy recomendable durante la visita al Delta del Ebro.

Excursión en bici por el Delta del Ebro

Imagen| Pixabay

Una de las actividades más populares para hacer en familia en el Delta del Ebro son los paseos en bicicleta. El Delta del Ebro tiene repartidos multitud de carriles bici por todo el Parque Natural, lo que permite adentrarse en su interior de una manera respetuosa con el medio ambiente.

Es muy fácil encontrar un lugar de alquiler de bicicletas tanto en Deltebre, como en PobleNou, Sant Carles de la Rápita o la Casa de Fusta. En ellos os podrán ofrecer información detallada acerca de las rutas para hacer en bicicleta.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?