Descubre qué ver en la ciudad de Coímbra

Coímbra

La ciudad de Coímbra se encuentra en el centro del país y se trata de una urbe que en su época fue la capital de Portugal. Esta es una antigua ciudad universitaria que destaca por ese ambiente de universitarios, pero también por su gastronomía y sus estrechas calles con solera.

En Coímbra se puede disfrutar de un estupendo fin de semana, ya que se descubren todos sus rincones en un par de días. Vamos a ver cuáles son los rincones más interesantes para ver en la ciudad de Coímbra. Sin duda es uno de los destinos imprescindibles de Portugal.

Universidad de Coímbra

Universidade de Coímbra

Esta universidad comenzó en el siglo XIII en la ciudad de Lisboa y fue posteriormente trasladada a Coímbra, que se convertiría en la cuidad universitaria portuguesa por excelencia. Esta universidad ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. Todo el mundo debe visitar esta estupenda universidad, con su gran patio, la torre con las campanas y sus vistas al río Mondego. Para entrar en la universidad debemos adquirir nuestra entrada, la cual nos da acceso a diferentes puntos, como puede ser el antiguo Palacio Real o la Capilla de San Miguel. Hay distintos tipos de entradas con accesos diferenciados.

Biblioteca Joanina

Biblioteca Joanina

Esta hermosa biblioteca es uno de los lugares que se puede ver en la universidad al adquirir nuestra entrada. En esta biblioteca no se pueden hacer fotografías para conservar en buen estado los antiguos libros. El acceso es restringido a grupos pequeños, por lo que es habitual tener que esperar haciendo colas. Esta biblioteca data del siglo XVIII y se construyó por orden de Don Joao V el Magnánimo. Cuenta con un gran número de libros que se editaron del siglo XV al XIX y tiene la peculiaridad de que cuenta con tres pisos y dos de ellos se encuentran bajo tierra. Además, en la biblioteca vive una colonia de murciélagos que hace que los libros se encuentren en buen estado, ya que se encargan de comer a los insectos que podrían estropearlos.

La Sé Velha y Sé Nova

Sé Velha

Las catedrales que hay en la ciudad de Coímbra se conocen con estos nombres que significa Catedral Vieja y Catedral Nueva. La Vieja fue construida en estilo románico y se conserva en muy buen estado, siendo la única de este tipo que se conserva en Portugal. Destaca dentro de ella un bello claustro y la Porta Especiosa en la fachada norte en estilo renacentista.

Sé Nova

La Catedral Nueva es menos interesante, pero se puede visitar para ver la fachada en estilo barroco y manierista. Está justo al lado de la universidad de  Coímbra, por lo que es una visita que se hace al mismo tiempo.

Monasterio de Santa Clara

Monasterio de Santa Clara

Este monasterio no se encuentra en el centro de la ciudad, por lo que hay que coger un coche para llegar a él, que además está situado en una colina. Por eso es una visita que se puede dejar para el final. El monasterio data del siglo XVII y cuenta con una iglesia barroca en la que destaca su retablo rico en detalles y el sepulcro de Santa Isabel de Portugal. También se puede visitar el bonito claustro barroco con la entrada. Hay un Monasterio de Santa Clara viejo, que está al otro lado del río Mondego, levantado en el siglo XIV. Se creó el nuevo monasterio porque debido a su cercanía con el río se inundaba constantemente.

Portugal dos Pequenitos

Portugal dos Pequenitos

Este era uno de los puntos más interesantes a la hora de visitar Coímbra. Hoy en día ha ido perdiendo peso frente a grandes atracciones que hay en otros lugares, pero sigue siendo un punto de interés, sobre todo si vamos a la ciudad con niños pequeños. En este divertido parque hay réplicas en tamaño pequeño de los principales monumentos y edificios de la ciudad y de Portugal, por eso puede resultar una visita de ocio para toda la familia.

Monasterio de Santa Cruz

Monasterio de Santa Cruz

En el centro de la ciudad y en la plaza 8 de mayo se encuentra este bonito monasterio que destaca por su fachada. Es posible entrar en él y en su interior alberga los típicos azulejos portugueses que son tan famosos. Detrás de este monasterio está el Jardim da Manga, con una hermosa y antigua fuente que representa los ríos del paraíso.

Rúa Ferreira Borges

Rúa Ferreira Borges

Esta es una de las calles más animadas de la ciudad. Sin duda es su calle comercial por excelencia, por lo que se trata de un lugar que podemos visitar en busca de unas compras o de una tarde entretenida. En esta calle hay tiendas pequeñas y también se pueden encontrar pastelerías para probar los dulces portugueses más deliciosos. También es posible que en la calle podamos ver a los grupos de las tunas tocando los estupendos fados, todo un espectáculo que encanta a los visitantes de la ciudad.

 

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*