Descubriendo la ruta ‘Cinco museos, otro Madrid’

En el Paseo del Prado de Madrid se encuentra lo que popularmente se conoce como el ‘triángulo del arte’ o el ‘paseo del arte’, una ruta de tres museos en los que se concentra uno de los patrimonios pictóricos más importantes del mundo: el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen- Bornemisza.

Cada año son visitados por miles de personas pero no sólo del ‘triángulo del arte’ vive Madrid. En la capital de España existen multitud de museos de las más variopintas temáticas.

Recientemente, cinco museos dependientes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se han unido para presentar una ruta alternativa sobre arte por la ciudad: Cinco museos, otro Madrid.

Pero, ¿qué museos conforman esta peculiar ruta y cómo se realiza este nuevo itinerario cultural que propone la capital?

Origen de la ruta

El germen de la ruta ‘Cinco museos, otro Madrid’ se encuentra en 2012, año en el que los museos que conforman el itinerario empezaron a realizar una serie de acciones conjuntas para darse a conocer y promocionarse a nivel turístico y cultural.

Museos que constituyen la ruta

Esta ruta propone visitar cinco museos llenos de historia y arte. No sólo es una oportunidad para conocer las colecciones que conservan sino también para admirar la belleza de los edificios.

Museo Nacional de las Artes Decorativas

Dedicado a la vida cotidiana del pasado y del presente posee una colección permanente que sumerge al visitante en la intimidad de las estancias de otras épocas. Por otro lado, las exposiciones temporales están dedicadas al diseño contemporáneo y a los artistas jóvenes o consagrados de nuestro entorno.

El edificio del Museo Nacional de las Artes Decorativas fue edificado por encargo a finales del siglo XIX por la duquesa de Santoña para el verano. Sin embargo, nunca llegó a usarse para tal fin y fue alquilado hasta la década de los años 20, en los que se dedica a la Escuela Superior de Magisterio. Fue en 1932 cuando se convirtió en el Museo Nacional de Artes Decorativas. Desde entonces, el palacete actual ha sufrido diversas modificaciones, aunque respetando su aspecto original.

Museo Cerralbo

Este museo muestra cómo era la ambientación decorativa original de una residencia aristocrática de finales del siglo XIX. La colección que alberga el Museo Cerralbo está compuesta por antigüedades, cuadros y esculturas (siglos XVI-XIX) legadas al Estado por Enrique de Aguilera y Gamboa, marqués de Cerralbo (1845-1922), un apasionado de la arqueología y la cultura.

Al igual que el Museo Nacional de las Artes Decorativas, este palacio se construyó como residencia habitual de los marqueses. Las obras finalizaron en el año 1893 y su decoración interior tiene elementos rococós y neobarrocos. Su bello jardín es de estilo paisajista o inglés del siglo XIX y uno de los secretos mejor guardados de la capital.

Museo Lázaro Galdiano

Ubicado en un antiguo palacete de la calle Serrano, el Museo Lázaro Galdiano exhibe una excelente colección de arte que incluye obras de Zurbarán, el Bosco, Goya o el Greco además de bronces, cerámicas, cristales, textiles, medallas y armas de gran valor.

Su creación se debe al editor y coleccionista José Lázaro Galdiano que, entre el siglo XIX y XX, puso en funcionamiento la revista literaria La España Moderna.

El Museo Lázaro Galdiano se ocupa de exhibir, conservar y difundir su estupenda colección de arte en la que fue su antigua residencia, la cual sirvió también como escenario para tertulias literarias en las que participaron afamados escritores como Rubén Darío, Miguel de Unamuno o Emilia Pardo Bazán.

Museo del Romanticismo

Fue creado por Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer, Marqués de la Vega-Inclán (1858-1942) con el nombre de Museo Romántico y abrió sus puertas en 1924 para mostrar piezas y obras pertenecientes al fundador aunque también recibió depósitos y donaciones.

El Museo del Romanticismo cerró en 2001 para realizar varias reformas. Fue en 2009 cuando se reabrió bajo su nombre actual. Este museo propone un viaje al siglo XIX para observar cómo era la vida en aquella época de la clase burguesa. De esta manera, el visitante podrá pasear por el salón de baile, el comedor, las estancias privadas de los señores de la casa o el jardín, un lugar lleno de tranquilidad.

Obras de Goya, Madrazo y los hermanos Bécquer, cerámica de Sargadelos y Sèvres, una colección de muñecas de porcelana, muebles de estilo imperio o isabelino y la pistola con la que se suicidó Larra, sirven para recrear la atmósfera del Romanticismo.

Museo Sorolla

Ubicado en el distrito de Chamberí, el Museo Sorolla se creó por expreso deseo de su viuda, Clotilde García del Castillo, tras el fallecimiento de su marido. En 1925 la familia todos sus bienes al Estado español para fundar un museo en su honor en la que fuera la casa y taller del artista.

En el Museo Sorolla predomina la obra del artista y los objetos que reunió en vida. Además, desde 1982 ha sido incrementada con adquisiciones realizadas por el Estado para completar la colección.

La casa se construyó en 1911 y fue un proyecto personal de Joaquín Sorolla. En su interior se pueden ver la colección de dibujos que realizó sobre cómo debía ser su hogar y el jardín del mismo.

¿Cómo se puede realizar la ruta?

Para la visita conjunta de estos museos se ha creado un bono que se podrá comprar por 12 euros en las taquillas de cada uno de ellos y permitirá visitar en 10 días las cinco sedes.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *