Disfruta del Castillo de Buda

Castillo de Buda

La visita a la ciudad de Budapest incluye obligatoriamente un paseo por el Castillo de Buda, también conocido como Palacio de Buda o Castillo Real. Este precioso castillo que se alza sobre la ciudad cuenta con su historia y fue edificado en el siglo XIV y reconstruido en el siglo XVIII.

Vamos a ver todos los detalles acerca de este castillo y de sus rincones, con todo lo que debemos saber antes de ir a visitarlo. También recordaremos algunos de los puntos de interés de la ciudad de Budapest, que no solo se centra en su castillo.

Historia del Castillo de Buda

Castillo de Buda

Donde ahora se encuentra la ciudad de Budapest hubo un asentamiento romano y más tarde fue poblado por los hunos, los ávaros y más tarde los húngaros. El asentamiento de Buda junto al Danubio fue creciendo en importancia, por lo que se llevaron a cabo la construcción de castillos. El actual castillo comenzó a edificarse en el siglo XIV en la colina, en estilo tardogótico. Más tarde, fue reconstruido en el siglo XVIII en estilo tardobarroco. Durante el Sitio de Budapest en la Segunda Guerra Mundial el castillo quedó prácticamente en ruinas, lo que llevó a una nueva reconstrucción, esta vez en estilo neóclásico.  En el año 1987 el castillo pasó a formar parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Cómo llegar al castillo

Castillo de Buda

Para llegar lo tenemos bien fácil, sobre todo porque este castillo se ve desde muchos puntos, ya que se encuentra situado en lo alto de la colina que domina la ciudad. Simplemente hay que cruzar el conocido Puente de las Cadenas y subir por la cuesta que empieza al lado del túnel. Si no queremos hacer el trayecto a pie porque hay que subir bastante, podemos disfrutar del genial funicular. Lo mejor es comprar el ticket de ida y vuelta en el funicular, ya que sale mejor de precio.

Visita al Castillo

Castillo de Buda

En la actualidad el castillo alberga algunas instituciones y en la visita se pueden ver algunas de ellas. El Museo de Historia de Budapest se encuentra dentro del castillo  y en él se relata la historia de la ciudad desde la Edad Media hasta la actualidad. El museo cuenta con cuatro plantas y dispone de objetos de la vida cotidiana de diferentes épocas. Una de las partes con mayor interés del museo son los sótanos.

La Galería Nacional Húngara también se encuentra dentro del castillo. En ella se pueden ver diversas obras de arte húngaro desde la Edad Media hasta la actualidad. Casi todo el museo se dedica a la pintura, pero también es posible ver algunas esculturas y retablos de la época gótico tardía.

Otra de las visitas que hay que hacer en el castillo es a la Biblioteca Nacional Széchenyi. Hay que decir que la visita a la biblioteca debe reservarse con antelación por teléfono, aunque tiene de positivo que la entrada es gratuita.

Laberinto de Buda

El Laberinto de Buda no se encuentra exactamente bajo el castillo, sino que está cerca del Bastión y de la Iglesia de San Matías. Este laberinto es una red de cuevas y túneles naturales que se han creado por la acción de las aguas subterráneas durante siglos. Dentro de ellas se puede disfrutar de visitas guiadas, eventos e incluso de un café. Se puede visitar más de un kilómetro de sus galerías. Es posible escoger la visita guiada general pero también se pueden hacer visitas en solitario o por parejas, con pases especiales.

En la red se puede conocer algo de la historia de estas cuevas. Se dice que fueron refugio y también que puede que se usasen para operaciones secretas o como vía de escape. En la zona del Laberinto Prehistórico hay pinturas rupestres. En el Laberinto Histórico hay escenas de la historia de Budapest. En la caverna llamada Eje del Mundo se encuentra un punto de orientación para poder hacer el paseo por las cuevas sin guía. En ocasiones es posible realizar las visitas por la noche.

El distrito de Buda

No solo el castillo y su laberinto son objeto de visita en la ciudad. El distrito de Buda cuenta con algunos otros puntos de interés. En la iglesia de San Matías es en donde coronaron a los reyes de Hungría. Entre los tesoros que esconde esta iglesia está el escudo del rey Matías.

El Bastión de los Pescadores es otro de los puntos cercanos al castillo y una visita imprescindible en la ciudad. Se encuentra detrás de la iglesia de San Matías y cerca había un mercado de pescadores, siendo el Gremio de Pescadores el encargado de proteger esta zona de la ciudad, de ahí que tenga este nombre. Otros puntos que se pueden ver son la casa de oración judía del siglo XIV o la Torre de María Magdalena.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*