Dónde comer en Huesca

El Ayuntamiento de Huesca

Ayuntamiento de Huesca

Dónde comer en Huesca es una pregunta habitual entre los visitantes de la ciudad aragonesa. Ello se debe a que su gastronomía quizá no es tan popular como la del País Vasco o la de Galicia. Sin embargo, la cocina oscense en particular y la aragonesa en general son de una calidad excelente, basadas en los productos de la tierra y con unas elaboraciones cuidadas y muy sabrosas.

Si te preguntas dónde comer en Huesca, vamos a mostrarte las mejores zonas gastronómicas de la ciudad. Pero, sobre todo, vamos a hablarte de sus platos típicos para que, una vez elegido restaurante, también sepas qué pedir.

Gastronomía de Huesca

Como provincia sin costa que es, Huesca tiene una cocina basada en las carnes y las verduras. También incluye pescado pero, lógicamente, este suele ser de río (salvo el bacalao). Entre los productos de la tierra, destacan los pimientos del pico, las trufas del valle de Ansó, las alubias de Embún, la escarola o el ternasco, que es el cordero joven.

Con todo ello se elaboran platos como los espárragos montañeses, que nada tienen que ver con esta hortaliza, sino que se elaboran, justamente, con la cola del cordero hembra. Pero la elaboración por excelencia del ternasco es al espetón, es decir, asado directamente al fuego.

Bacalao en buñuelos

Buñuelos de bacalao

Entre las carnes, podemos citarte también la lengua de ternera a la oscense, las chuletas de cerdo a la aragonesa y los boliches de Embún, que llevan judías y oreja de cerdo. Respecto a las de caza, son exquisitos platos como la llebrada, el conejo borracho, los pichones al salmorejo y las perdices al rescoldo. También debes probar algunos embutidos como la longaniza de Graus y el arbiello del campo de Jaca.

En cuanto a los pescados, tiene un papel importante en la cocina oscense el bacalao, que se prepara al ajoarriero, a la baturra o en buñuelos. Y también las truchas, que puedes tomar de segundo plato después de unas sopas canas o royas. Aunque, si prefieres algo más contundente, tienes las migas del pastor, las farinetas o el llamado recao de Binéfar, que lleva alubias, patatas y arroz.

Finalmente, como postres, debes probar la leche frita, la torta de anís, los suspiros de monja o los empanadicos. También son típicos los crespillos de borraja, el refollau o el coc, un pastel de membrillo y masa. Y, para regar tu comida, tienes el excelente vino de la denominación de origen Somontano, que se produce fundamentalmente en la zona de Barbastro.

Algunos eventos gastronómicos de Huesca

Por otra parte, además de saber dónde comer en Huesca y qué pedir, también te interesará conocer algunos de los eventos gastronómicos de la provincia aragonesa. Así, en Escalona se celebra cada año el Festival de la Chireta, un embutido que se elabora rellenando la tripa del cordero con vísceras del mismo y arroz.

Las migas del pastor

Migas del pastor

Igualmente, en Barbastro hay una fiesta del crespillo, un festival del Somontano y unas jornadas micológicas. Por su parte, en la capital suelen celebrarse unas jornadas gastronómicas de la cocina de montaña y otros eventos relacionados con el ternasco, una de las joyas de la gastronomía aragonesa. También es costumbre, durante las fiestas menores o de San Vicente (22 de enero), la degustación de patatas asadas, longaniza y churros.

Dónde comer en Huesca

Una vez te hemos hablado de la gastronomía oscense y de algunos de sus eventos culinarios, vamos a explicarte dónde comer en Huesca, es decir, cuáles son las zonas gastronómicas de la ciudad y algunos de sus principales restaurantes.

Encontrarás la zona de bares y tapas de la localidad oscense en el barrio de San Lorenzo, el Coso Alto y la avenida Martínez de Velasco. Es lo que se conoce como El Tubo. También se da una buena concentración de establecimientos en la avenida de los Pirineos y en el paseo Ramón y Cajal. En cuanto a los restaurantes más conocidos de Huesca, algunos de ellos son los siguientes.

Lillas Pastia

Este local cuenta con una estrella Michelín y dos soles de Repsol. Se caracteriza por elaborar una cocina moderna pero arraigada en la tradición y su especialidad son las recetas basadas en la trufa negra. Es uno de los mejores sitios donde comer en Huesca.

Un refollau

Refollau

Las Torres

También galardonado con una estrella Michelín, utiliza como materia prima productos autóctonos y de primera calidad para elaborar una carta a un tiempo clásica y actual. Además, te ofrece menú degustación.

Flor, un clásico entre los bares donde comer en Huesca

Este local lleva muchos años abierto gracias a su buena cocina. Entre sus especialidades se hallan el solomillo de ternera con salsa de trufas y la torta de foie de pato con cebolla confitada.

Tatau Bistro

Ha sido el primer bar de tapas en obtener una estrella Michelín, por lo que lo típico en él es que comas en la barra. Además, la cocina está abierta por lo que puedes ver al chef y a sus ayudantes trabajar. Entre sus especialidades están las tapas de micuit de foie, de pulpo con papada de cerdo y de coca de cristal con anchoa del Cantábrico.

TomateJamón

Destaca por sus elaboraciones a la brasa, realmente deliciosas. Entre sus platos, los boca-bits con frutos rojos y foie, el carpaccio de presa ibérica, el chuletón de buey a la parrilla y las alcachofas a la brasa con ali-oli.

El Origen

Este local compra su materia prima a pequeños productores de la zona que usan medios ecológicos de cultivo. Con ellas elabora platos como el lechal tensino en dos cocciones con emulsión de hongos, los garbanzos de la Hoya con foie y el bizcocho de zanahoria con mousse de queso Fonz.

Pieza de cordero asado

Cordero asado

La Goyosa

Especializado en cocina sin gluten, su cocinero, Mateo Sierra, fue concursante de Master Chef. Ofrece gastro-tapas como canelón de pepino osmotizado y relleno de tartar de dorada o paletilla de cordero a la miel y ajos confitados con cebolla asada.

Cook Fiction

Con una decoración basada en la película ‘Pulp Fiction’, ofrece tapas tan sabrosas como los callos de ternera, el canelón de cabeza de ternasco y el steak tartar. Entre los sitios donde comer en Huesca, este es uno de los más originales.

En conclusión, si te preguntabas dónde comer en Huesca y su provincia, ya tienes algunas referencias. No obstante, hay en la ciudad aragonesa otros muchos locales como el Correos, el Candanchú, la Rebotica, el Trinche Asador o Casa Mía.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*