El Camino de Santiago Francés

El Camino de Santiago Francés es el más utilizado por los peregrinos que hacen la Ruta Jacobea. También es el de mayor tradición histórica, pues ya aparece descrito en el ‘Códice Calixtino’, fechado en el siglo XII y que es uno de los textos más importantes de cuantos se han escrito sobre la peregrinación a Santiago de Compostela.

El Camino de Santiago Francés parte de San Juan de Pie de Puerto, en la Baja Navarra gala, a donde llegan las más relevantes rutas jacobeas de Europa. Después, entra en España por el legendario paso de Rocesvalles y continúa su itinerario por la Península Ibérica hasta llegar a la ciudad del Apóstol. Vamos a recorrerlo. Si te animas a seguirnos, disfrutarás de preciosas localidades históricas, paisajes maravillosos y un trayecto inolvidable.

Camino de Santiago Francés: sus principales paradas

En nuestro itinerario, haremos parada en algunas ciudades de este itinerario jacobeo. Pero no en las grandes capitales, que ya conocerás sobradamente, sino en aquellas otras localidades monumentales y con gran tradición histórica. Vamos a empezar a caminar.

Estella, capital del románico navarro

Ciudad histórica donde las haya, Estella es considerada la capital del románico navarro. Llegarás a ella tras dejar Pamplona y te aconsejamos que veas el palacio de los Reyes de Navarra, que es la única construcción del románico civil que queda en toda la Comunidad Foral. Fue construido en el siglo XII y es Monumento Nacional.

Junto a este, también debes conocer el palacio de Justicia, edificio barroco del XVIII; el de los Sancristóbal, renacentista, y el del Gobernador, que destaca por su monumental sencillez. También debes visitar los restos de la llamada Judería Nueva, de la que se conserva una torre con dos aspilleras.

El palacio de los Reyes de Navarra

Palacio de los Reyes de Navarra

Pero, si por algo destaca Estella entre las ciudades del Camino de Santiago Francés es por su enorme patrimonio religioso. Lo conforman iglesias como las de San Pedro de la Rúa, de aire majestuoso; la del Santo Sepulcro, con su impresionante pórtico gótico profundamente abocinado; la de San Miguel, con su Portada del Evangelio; la de San Juan, con su fachada neoclásica, o la Basílica del Puy, restaurada en el siglo XX.

También pertenecen al patrimonio religioso conventos como el las Concepcionistas Recoletas, con su imponente fachada, y el de Santa Clara, edificado en el siglo XVII y que alberga tres espectaculares retablos barrocos.

Nájera, otra parada imprescindible en el Camino de Santiago Francés

De la importancia histórica de esta pequeña localidad riojana te harás idea si te decimos que, durante un tiempo, fue capital del Reino de Nájera-Pamplona, allá por el siglo X. En la villa tienes que visitar el precioso Monasterio de Santa María la Real, sobre todo su templo, con el panteón real, y su magnífico Claustro de los Caballeros, al que se accede por la Puerta de Carlos I de estilo gótico flamígero.

También debes ver en Nájera los restos del antiguo alcázar; la iglesia de la Santa Cruz, una joya renacentista, y el convento de Santa Elena, construido en el siglo XVI. Carácter distinto tiene el Jardín Botánico de La Rioja, una maravilla si eres aficionado a las plantas.

Santo Domingo de la Calzada

Tanta tradición tiene esta villa en el Camino de Santiago Francés que incluso cuenta con una leyenda relacionada con este. Se dice que un peregrino fue acusado de un asesinato cometido en la localidad. Para demostrar su inocencia, Santo Domingo hizo volar una gallina que estaba ya cocinada y en el plato. De ahí el dicho «Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada».

Justamente su catedral, donde siempre hay una de estas aves viva, es uno de los lugares que debes visitar. Combina los estilos románico y gótico, aunque su torre exenta es barroca. En el interior, tienes un maravilloso coro plateresco, la tumba del propio santo y dos preciosas capillas, las de Santa Teresa y de la Magdalena.

La catedral de Santo Domingo de la Calzada

Catedral de Santo Domingo de la Calzada

También debes ver en Santo Domingo de la Calzada el convento de San Francisco, de estilo herreriano y que hoy es parador de turismo, y la abadía Cisterciense, con un magnífico retablo barroco.

En cuanto a la arquitectura civil, la localidad cuenta con el mayor recinto amurallado de cuantos se conservan en La Rioja y también con numerosas casas señoriales. De estilo barroco son el Ayuntamiento, la casa del marqués de la Ensenada y la de los Ocio. En cambio, la casa de la Cofradía del Santo es renacentista, mientras que la de las Antiguas Carnicerías y el palacio del Secretario de Carlos V son neoclásicas.

Carrión de los Condes

Capital de la comarca palentina de Tierra de Campos a lo largo de la historia, esta pequeña localidad cuenta con maravillosos edificios románicos. Destacan entre ellos la iglesia de Santa María del Camino y la de Santiago, con una portada que recuerda al Pórtico de la Gloria de la catedral compostelana. Pero también el monasterio de San Zoilo, que tiene un espectacular claustro plateresco, y el de Santa Clara, así como la iglesia de Nuestra Señora de Belén, con un precioso retablo mayor igualmente plateresco.

Astorga

Ya en la parte leonesa del Camino de Santiago Francés, llegarás a la antigua Asturica Augusta romana. Para mostrarte todo lo que puedes ver en ella necesitaríamos más de un artículo.

No obstante, son visitas imprescindibles la antigua muralla del siglo IV, perfectamente conservada; el Ayuntamiento, construido en el siglo XVIII y cuyo reloj da las horas con dos muñecos vestidos de maragatos; las iglesias de San Bartolomé y Santa Marta, románica la primera y neoclásica la segunda; los conventos de San Francisco y del Sancti Spiritus y el espectacular Seminario Mayor, un edificio clásico con reminiscencias herrerianas.

El Palacio Episcopal

Palacio Episcopal de Astorga

Pero hay dos construcciones en Astorga que destacan sobre las demás. La primera es la catedral, que combina los estilos gótico, renacentista y barroco y que cuenta con una preciosa fachada churrigueresca. La segunda es el palacio Episcopal, una maravillosa obra del genial Antonio Gaudí que es tan inclasificable en cuanto a estilo como todas las suyas.

Villafranca del Bierzo, en el límite gallego del Camino de Santiago Francés

Podríamos haber hecho un alto en Ponferrada para hablarte de su impresionante castillo templario, sus iglesias y sus monasterios. Sin embargo, hemos preferido pasar de largo para centrarnos en otra localidad menos conocida pero igualmente hermosa.

Villafranca del Bierzo es toda ella Conjunto Histórico Artístico. Esto se debe a maravillas como la Santa Iglesia Colegiata de Santa María de Cluny, un colosal edificio del siglo XVI; la iglesia-convento de San Nicolás, para cuya construcción se tomó como modelo El Escorial; el convento de San Francisco, fundado por Doña Urraca en el siglo XIII, y el castillo de los marqueses de Villafranca, construido en el XVI sobre otro anterior de estilo feudal.

Samos

Ya en la parte gallega del Camino de Santiago Francés, llegarás a Samos, ubicado en un entorno maravilloso de la provincia de Lugo. Lo dominan la sierra del Oribio y los montes de Piedrafita. En ella tienes que ver la impresionante abadía Benedictina de San Julián, cuyos orígenes se remontan al siglo VI.

Palas de Rey

Es la última villa de importancia antes de llegar a Santiago de Compostela. En ella tienes que ver la iglesia románica de Vilar de Donas, construida a mediados del siglo XII, y el castillo de Pambre, una fortificación medieval muy bien conservada pese a su antigüedad.

El castillo de Pambre

Castillo de Pambre

Cuándo es mejor hacer el Camino de Santiago Francés

Como cualquier otra ruta de peregrinación, el Camino de Santiago Francés no es recomendable en los meses fríos. Las bajas temperaturas no son buenas para caminar y además suelen coincidir con la época más lluviosa.

Tampoco el verano es aconsejable para caminar. Las temperaturas elevadas te obligarán a hacer un desgaste mayor o a parar en las horas centrales del día. Además, suelen ser las fechas más concurridas, un condicionante para encontrar hueco en los albergues de peregrinos.

Por todo ello, la mejor época para hacer el Camino Francés es la primavera, aunque también puedes elegir los primeros meses del otoño.

En conclusión, te hemos mostrado algunas de las paradas más interesantes del Camino de Santiago Francés desde el punto de vista monumental. Hemos procurado hablarte de localidades menos conocidas que las grandes capitales de provincia. En todo caso, hacer esta ruta de peregrinación es siempre una experiencia enriquecedora y maravillosa. ¿No te apetece lanzarte al camino?

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1.   Silvia dijo

    Hola! Nos gustaría hacer una aclaración, el final de etapa después de Villafranca -según reza el códice calixtino- es el pueblo de Triacastela. Un sitio que además de mencionar, os recomendamos visitar. Un saludo!