El Museo de El Cairo, para visitar y disfrutar

Uno de los museos de arqueología más fabulosos del mundo es el Museo de Antigüedades Egipcias, más conocido como el Museo de El Cairo. Una visita a este país africano no puede estar completa, de ninguna manera, sin un recorrido por los interminables salones de este antiguo edificio en la capital egipcia.

Si bien es cierto que los europeos, franceses, ingleses, alemanes, belgas y demás se han llevado muchas reliquias y tesoros (y muchas no las han devuelto), por suerte la colección del museo sigue brillando con sus más de 120 mil objetos en exhibición sin contar los otros miles que atesoran sus ricos almacenes. La situación política del país no termina de resolverse y por eso el turismo no es algo muy recomendable todavía, pero tanto si te animas como si lo planeas a futuro considera estos consejos para visitar y disfrutar el Museo de El Cairo.

El Museo de Antigüedades Egipcias

Es un museo estatal que se construyó en 1835 pero cuyas primeras colecciones fueron entregadas en 1855 al archiduque Maximiliano I de Austria y hoy no están en Egipto sino en el Museo de Cultura de Viena. Así, hacia fines de los años ’50 de ese siglo se creó un nuevo museo pero por las constantes inundaciones del Nilo, estaba cerca de la costa, debió ser trasladado a Giza donde permaneció hasta comienzos del siglo XX para ser mudado a su ubicación actual en la Plaza Tahrir.

El Museo de El Cairo, como se lo conoce comúnmente, fue diseñado en estilo neoclásico por Marcel Dourgnon y tiene dos pisos principales con un total de 107 salas con tesoros que van desde los tiempos prehistóricos hasta el período romano, aunque por supuesto todo se concentra en la era de los faraones. Hasta mediados de los ’90 el personal sel museo se ocupaba de cerrar las puertas por la noche y de hacer rondas de seguridad, pero debido a un robo nocturno las autoridades decidieron colocar alarmas y detectores. Al mismo tiempo se renovó el sistema de iluminación y se colocaron luces especiales sobre algunas exhibiciones.

Durante el levantamiento de 2011 el museo sufrió algunos ataques, se robaron objetos y dos momias fueron dañadas. Para evitar mayores pérdidas un grupo de activistas lograron formar una cadena humana en torno al edificio.

Qué ver en el Museo de El Cairo

El museo, como dijimos más arriba, tiene dos pisos principales y un jardín que recomiendo visitar antes de ingresar. En este jardín se encuentra la tumba de Augusto Mariette, un arqueólogo francés muerto en 1881, fundador del Departamento Egipcio de Antigüedades y genial explorador que sacó a la luz muchos tesoros del viejo Egipto. Esas inundaciones del Nilo de la que hablamos también destruyeron sus escritos y apuntes y los últimos días de su vida estuvieron dedicados a que Francia no perdiera privilegios frente a Inglaterra en el campo arqueológico de Egipto.

Precisamente, Mariette fue enterrado en un sarcófago en los jardines del museo, bajo un árbol y con un arco de bustos que recuerdan a los mejores egiptólogos: Champollion, Maspero y Lepsius, entre otros. El jardín no tiene más atractivos, pero me parece interesante darse una vuelta por la tumba y conocer la historia de quien ayudó tanto a darle forma al museo. Una vez hecho esto nos espera la planta baja del museo.

Las exhibiciones en la planta baja están ordenadas cronológicamente en sentido de las agujas del reloj y comienzan entonces en el hall. La Sala 43, el atrio central, tiene una colección variopinta de objetos egipcios: una talla que representa al faraón Narmer con las coronas del Alto y Bajo Egipto que data del 3100 a.C y que para los especialistas representa la primera unión de los dos reinos, una talla del faraón Micerino (Sala 47, centro), la estatua de Kefrén (ambos supuestos constructores de dos de las tres pirámides de Giza), la famosa estatua de Ka-Aper, de madera negra con ojos de cobre, cristal de roca y cuarzo opaco (foto superior, Sala 42, Pieza 40), y la famosa estatua del escriba sentado, en piedra caliza (Sala 42, Pieza 44).

También es la planta baja pero en la Sala 32 está la estatua de una hermosa pareja de nobles de la IV Dinastía y la estatua de Seneb, un soberano enano, y su familia (Pieza 39). En la Sala 37, a la que ingresas vía la Sala 32,verás muebles que provienen de la tumba de la Reina Heteferes, madre de Keops como su caja de joyas, la cama o la silla en la que era transportada. En una sala a la derecha verás la famosa cabeza de Nefertiti, la bella esposa de Akenatón o Amenofis IV, aquel faraón que hizo una revolución religiosa al erigir como único dios a Atón.

Las exhibiciones del primer piso  están por su parte ordenadas en grupos temáticos y no hay que seguir un orden preciso para admirarlas. Aquí están las Galerías de Tutankamón, en la Sala 45, con una imagen de cómo fue encontrada la tumba y las piezas dentro de ella. Recordemos que la tumba del faraón, joven pero casado y con hijos, fue encontrada por Howard Carter en 1922. Dentro había 3000 objetos incluidas la famosa Máscara Mortuoria, el trono, joyas y el ataúd real. Todo sin tocar por siglos. Una belleza.

 

También está la Sala de las Momias Reales con reinas y faraones de las dinastías XVII a la XXI, (entre 945 y 1660 años a.C). Hay que pagar extra para ingresar y es caro pero no vas a llegar aquí sin verla, ¿no es cierto? Son 27 momias en total, algunas muy bien preservadas, con dientes, cabello y uñas. Fabulosas.

Información práctica para visitar el Museo de El Cairo

  • Ubicación: Midan al-Tahrir, centro de El Cairo.
  • Cómo llegar: en metro hay que bajar en la estación Sadat y seguir los letreros que indican el museo. En autobús preguntar por abdel minem-ryad.
  • Horarios: el museo abre todos los días entre las 9 am y las 7 pm y durante el Ramadam lo hace hasta las 5 pm.
  • Precio: la entrada general cuesta LE 4 para ciudadanos egipcios y LE 60 para extranjeros. La entrada a la Sala de las Momias cuesta LE 100. Hay descuentos para estudiantes egipcios y extranjeros que porten la famosa tarjeta ISIC.
  • En el museo hay una cafetería, una oficina postal, una tienda de regalos, una biblioteca y un museo para niños. Se pueden alquilar audio-guías en francés, árabe e inglés por LE 20, en el kiosko en el foyer. Hay un elevador para quienes no pueden usar las escaleras.
  • No se permiten las fotografías y las cámaras deben enseñarse a la entrada.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Egipto

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*