Recorriendo el Parque Juan Carlos I, el pulmón del Madrid moderno

El pasado mes de mayo, el Parque Juan Carlos I cumplió 25 años como el gran pulmón del Madrid moderno. Fue en 1992 cuando los entonces reyes de España, don Juan Carlos I y doña Sofía, inauguraron el parque en compañía del alcalde Álvarez del Manzano con Madrid como epicentro de la Capitalidad Europea de la Cultura.

Han pasado muchos años desde aquel día y con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los espacios verdes favoritos de los madrileños por su mezcla única de cultura, deporte y naturaleza. Con motivo de su 25 aniversario, realizamos un recorrido para conocer un poco más este bonito parque del norte de Madrid.

Origen del parque

Ubicado al noroeste de Madrid, en el distrito de Barajas, el Parque Juan Carlos I es el segundo más grande de la capital tras la Casa de Campo con una superficie aproximada de 160 hectáreas.

Nació a causa de la Capitalidad Europea de la Cultura de Madrid en 1992 y con su creación se recuperó un área altamente degradada. Del terreno original tan sólo se conserva un olivar centenario conocido en tiempos como el Olivar de la Hinojosa y posteriormente como Olivar de la Reina, en honor de doña Sofía.

El parque Juan Carlos I fue obra de los arquitectos Emilio Esteras y José Luis Esteban Panelas. Pertenece al complejo del Campo de las Naciones, donde se localizan a su vez las instalaciones del Palacio de Congresos, la Feria de Madrid y varios hoteles y oficinas.

Características del parque

A la entrada del parque Juan Carlos I de Madrid todavía se pueden leer las intenciones de sus ideólogos: recuperar un antiguo entorno degradado y ser la puerta norte de bienvenida a la ciudad.

Como hemos señalado anteriormente, estamos ante un parque de enormes dimensiones que posee un lago de 30.000 metros cuadrados, una ría de 1.900 metros de longitud, 13.000 metros de paseos, 19 esculturas al aire libre, 21 hectáreas de olivar, un auditorio, una estufa fría y el jardín de las tres culturas.

Qué hacer en el Parque Juan Carlos I

Actividades deportivas

Todo tipo de actividades deportivas: desde correr y montar en bicicleta hasta ejercitarse en área con máquinas. De hecho, una de las mejores maneras de conocer el Parque Juan Carlos I es usando el servicio de préstamos gratuito de bicicletas. Para poder utilizarlas tan sólo es necesario dar el número del DNI. Con ese dato, los trabajadores a cargo del servicio expiden una tarjeta personal electrónica de carácter anual y gratuita.

Ocio y cultura

La riqueza del Parque Juan Carlos I no sólo es botánica sino también arquitectónica y escultórica. A continuación descubrimos algunos de los rincones de especial interés dentro del parque que podemos visitar dando un largo paseo.

Estufa Fría

Imagen| Minube by Carlos Olmo

Se trata de un jardín botánico prácticamente desconocido para la mayoría de madrileños. Fue creado en 1996 como uno de los espacios naturales más sostenibles de Madrid pues con su estructura semicerrada consigue una climatización natural por su orientación, el uso de paneles de cristal y cierto soterramiento. De esta manera, no necesita consumo energético para mantenerse.

La Estufa Fría posee forma rectangular y alberga una colección botánica de plantas exóticas en sus 4.000 metros cuadrados divididos por zonas: los cítricos, los helechos, los bambúes, las suculentas, las palmeras, las acidófilas, el bosque de ribera y plantas autóctonas, entre otros.

El silencio que reina en este hermoso lugar sólo es interrumpido por la caída del agua de la cascada en el estanque en el que se encuentran las plantas acuáticas. El horario de apertura de la Estufa Fría es de 10 a 22h. de junio a septiembre y de 10 a 20h. de octubre a mayo.

El Jardín de las 3 culturas

Imagen| Madrid y sus cosas

Diseñado por Myriam Silber Bodsky es un conjunto de tres jardines dedicados a las religiones monoteístas más importantes (cristianismo, judaísmo e islam) y a su convivencia en tiempos medievales en nuestro país.

El objetivo de este jardín es revalorizar y recuperar el aporte cultural de las 3 religiones en España y transmitir los valores de tolerancia y convivencia.

Espacio México

Esta impresionante escultura en forma de rosco rojizo de 17 metros de altura fue una donación de la Ciudad de México a Madrid. Creada por Margarita García Cornejo y Andrés Casillas, “Espacio México” es un símbolo de las tradiciones mexicanas: alude al sol, al juego de pelota de las ciudades mayas, al calendario azteca y a la piedra de los sacrificios, tanto por su color como por su forma.

Fisicromía

Esta escultura de 40 metros de largo fue creada por el artista venezolano Carlos Cruz Díez en 1991 sobre dos pilares de hormigón. Se trata de una estructura metálica ondulante que en función de la luz y el movimiento del espectador cambia de color.

Dedos

Imagen| EFE/Javier López

En el paseo central del parque Juan Carlos I encontramos esta llamativa figura denominada “Dedos”, obra del artista chileno Mario Irarrázabal en 1994. Esta escultura representa los dedos de una gran mano que brotan de la tierra.

My sky hole

Ubicada en la cima del montículo más elevado del parque encontramos una enorme esfera de acero inoxidable que emerge del centro del pavimento adoquinado. Lleva por nombre “My sky hole” y es obra del artista japonés Bukichi Inoue, quien ha realizado otras parecidas en varios lugares del planeta.

Cuatro bellos cipreses rodean el conjunto, que simboliza la unión del cielo y la tierra, lo humano y lo divino. Es un lugar para la meditación y el reposo y desde su cima se tienen unas vistas del parque espectaculares.

Pasaje Azul

Imagen| Flickr

 

Esta construcción ondulante que emerge con suavidad sobre la llanura y se mimetiza con e entorno es una escultura del escultor rumano Alexandru Calinescu Arghira de 1991.

Está dividida en tres calles longitudinales y una transversal (el pasaje azul), que crea tensión en el conjunto. Se caracteriza también por sus laterales de ladrillo y sus paredes azules del interior.

Otras esculturas

Otras esculturas que pueden contemplarse en el parque Juan Carlos I son: “Cantos de la Encrucijada”, “Eolos”, “Paseo entre dos árboles”, “Homenaje a Galileo Galilei”, “Manola Opus 397”, “Encuentros” o “Viaje Interior”.

Auditorio

Imagen| Panoramio

Otro espacio muy interesante para conocer en el Parque Juan Carlos I es su auditorio. Un espacio que destaca por sus impresionantes espectáculos de sonido, luz y agua procedente de las fuentes de unos pequeños estanques.

En la actualidad no se le da uso aunque en varias ocasiones se ha propuesto reabrirlo para grandes conciertos o actuaciones diversas. Su pista central es de 1.700 m2.

Tren del parque

Imagen| Biodiversidad Virtual

Una opción muy turística y divertida para recorrer el parque Juan Carlos I, especialmente con niños, es hacerlo montado en un tren blanco que da una vuelta por todo el anillo del parque.

¿Cómo llegar?

  • Metro: Línea 8. Feria de Madrid
  • Bus: Líneas 104, 112, 122
¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *