El renovado esplendor de la Fontana di Trevi

Fontana di Trevi noche

No cabe duda de que la Fontana di Trevi es la fuente monumental más hermosa del mundo, sobre todo ahora que la firma de moda Fendi le ha devuelto su esplendor original tras unas intensas labores de restauración. El paso del tiempo había conseguido hacer mella en el monumento y su estado de conservación no pasaba por su mejor momento. Lo mismo sucedía con varios edificios icónicos de Roma como el Coliseo o el acueducto Claudia pero gracias al mecenazgo de patrocinadores privados, muchos de ellos ya han recuperado su antigua gloria.

Hace tiempo que turistas y romanos se habían percatado del deterioro de la ciudad. Para evitar que la situación empeorase, autoridades y patrocinadores se pusieron manos a la obra para detener los desperfectos. La tarea no fue nada fácil, ya que Roma es una ciudad grande y plagada de monumentos antiquísimos y valiosísimos, pero la inauguración de la nueva Fontana di Trevi es la prueba de que se puede conseguir con esfuerzo, tiempo y dinero.

Este monumento fue construido en 1762 pero sus orígenes se remontan siglos atrás. A continuación, te contamos la historia de esta bella fuente romana. ¡No te lo pierdas!

Historia de la Fontana di Trevi

En la Roma clásica había otra fuente, de la cual todavía quedan vestigios, en el lugar donde hoy se levanta la Fontana di Trevi.  Estaba construida al final del trayecto de un acueducto llamado Aqua Virgo que abastecía de agua a la capital del imperio.

La costumbre romana de construir una bella y hermosa fuente al final de los acueductos que traían agua a la ciudad fue resucitada en el siglo XV durante el Renacimiento. En 1453, el papa Nicolás V reparó el acueducto Aqua Virgo y la fuente que se construyó al final fue una simple pila, diseñada por el arquitecto Leon Battista Alberti, para anunciar la llegada del agua.

En 1629 el papa Urbano VIII pidió a Gian Lorenzo Bernini que renovase la fuente al encontrarla sosa y poco original. Sin embargo, el proyecto fue abandonado cuando el pontífice murió. En 1730 el papa Clemente XII encargó a Nicola Salvi el proyecto. La Fontana di Trevi es una alegoría de las facetas del mar: el mar agitado y el mar pacífico. Los trabajos empezaron en 1732 y terminaron en 1762 con Giuseppe Pannini.

Obras de restauración de la Fontana di Trevi

restauracion fontana di trevi

La fuente monumental fue sometida a una primera restauración en 1998, en la que se limpió la piedra y se instalaron bombas de circuito cerrado y oxidadores.

En 2012 se desprendieron varios trozos de piedra de los capiteles y los frisos la fachada. El incidente preocupó a las autoridades de la ciudad y por ello vaciaron la fuente y se llevaron a cabo tareas de inspección para comprobar el estado del monumento. Se descubrieron muchas fisuras en la piedra, además de hongos y moho.

Fue entonces cuando el alcalde de Roma anunció que la Fontana di Trevi necesitaría una restauración global. En principio se realizó una intervención de urgencia que costó más de 300.000 euros pero la administración pública no podía hacer frente a casi tres millones de euros que se estimaba que costaría la restauración completa. De modo que el ayuntamiento comenzó a buscar patrocinadores privados que estuvieran dispuestos a financiar las obras. Finalmente fue la firma de moda Fendi quien se ofreció a pagar los costes de la restauración. El resultado es inmejorable.

Durante las obras de restauración se establecieron unas gradas para que los turistas pudiesen subir a ver la fuente aunque ésta estuviese rodeada de andamios.

La Fontana di Trevi en el cine

Dolce Vita Fontana di Trevi escena

Así, la Fontana di Trevi recuperó su esplendor y continúa siendo ese monumento simbólico en que la convirtieron películas como ‘Tottotruffa 62’, ‘Elsa y Fred’ y ‘La dolce vita’. Fue en la cinta de Fellini donde se preduce una de las escenas más importantes del cine que ha quedado grabada en la memoria de cualquier cinéfilo: la de la sensual Anita Ekberg bañándose en la fuente mientras invita a Marcello Mastroianni a seguirla.

El mito de la Fontana di Trevi

Otra película, ‘Tres monedas en la fuente’ creó el mito de lanzar una moneda a las aguas de la Fontana di Trevi para volver a Roma. Para que esto funcione debe lanzarse la moneda con la mano derecha sobre el hombro izquierdo. Como curiosidad, cada año se extraen aproximadamente un millón de euros de la fuente que desde el año 2007 se destinan a fines benéficos.

Plaza Fontana di Trevi

Dónde se encuentra la Fontana di Trevi

Una de las características más destacadas de la Fontana di Trevi es el contraste entre la monumentalidad de la fuente y la estrechez de la plaza en que se encuentra. Está tan escondida entre callejuelas que cuesta trabajo encontrarla. Al llegar a la Piazza di Trevi de Roma el turista queda fuertemente impresionado cuando se topa de bruces con ella.

La visita a la Fontana di Trevi lleva media hora aproximadamente. Te recomendamos que pases por allí al menos un par de veces: una de día y otra de noche para ver la magia que desprende iluminada y contemplarla con más calma.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Roma

Isabel Catalán

Dicen que hay tantos tipos de viajeros como personas en el mundo. A lo largo de mis viajes me percaté de la variedad de intereses con los que nos... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *