Escapada romántica a Alacati, en Turquía

Costa de Alacati

La costa turca es un gran destino para irse de vacaciones o para relajarse un fin de semana largo. La costa del Egeo o del Bósforo siguen siendo bastantes calurosas en octubre así que si no pudiste irte en plena temporada este destino todavía está habilitado.

La costa turca tiene aires griegos y en sus calas se esconden aldeas y hoteles boutique de ensueño. Alacati es uno de ellos, una aldea costera preciosa que puedes inscribir en tu lista de destinos para escapadas románticas o vacaciones en otoño.

Alacati

Calles de Alacati

Es una aldea costera que está en la provincia Izmir de Turquía, sobre la costa oeste y sobre el Egeo. Fue fundada en 1850 cuando trabajadores griegos otomanos fueron traídos de las islas para limpiar las tierras de malaria. Desaparecida la enfermedad la gente decidió quedarse e iniciar un pueblo y una nueva vida así que aprovechando el sol, la tierra fértil y los fuertes vientos empezaron a crecer.

Playas de Alacati

Así, desde hace ya siglo y medio sus viñedos, su arquitectura antigua y sus molinos vienen atrayendo visitantes. A ellos se han sumado los últimos años quienes practican kitesurf o windsurf, por la intensidad de los vientos. Está a 72 kilómetros de la propia ciudad de Izmir, cerca del extremo de la península Cesme, y tiene una arquitectura encantadora de casas de piedra y calles angostas que hoy están bordeadas de tiendas, restaurantes y hoteles boutique. La aldea se ha vuelto tan popular que hay cerca de 80 alojamientos de este tipo, entre hostales y hoteles.

A mediados del siglo XX la antecesora de la ONU, la Liga de las Naciones, ordenó el intercambio de población así que tras la Segunda Guerra se trajo a la aldea a turcos musulmanes de los balcanes y los griegos fueron devueltos a sus hogares en Grecia. La aldea quedó como olvidada en el tiempo por muchos años y así se conservó entera y hermosa. Hoy es muy turística y por eso, si escapas al verano, en otoño se vuelve un sitio mucho más tranquilo para visitar.

Cómo llegar a Alacati

Alacati

Dijimos que la aldea está a 45 minutos de Izmir, a unos 45 minutos de viaje en coche desde Estambul. Puedes tomar un vuelo directo a Izmir durante todo el año desde la capital turca con tarifas desde 37 euros. También hay vuelos directos desde otras ciudades de Europa.

Hay taxis desde el Aeropuerto de Izmir hacia Alacati por unos 16 euros y también está el servicio de shuttle bus de Havas.

Dónde alojarse en Alacati

Hay variedad de hoteles y de tarifas. Entre los hoteles más caros está, por ejemplo, Manastir, un hotel boutique construido como una iglesia, con puertas de madera y muebles blancos. Ofrece 18 habitaciones situadas alrededor de una piscina de 25 metros y las tarifas son desde 450 liras turcas(137 euros), la habitación estándar, 550 (167 euros) la suit y 800 (243 euros), la Deluxe Suit. Los precios son para octubre. Incluye impuestos, minibar y desayuno.

También hay hoteles familiares muy buenos, por ejemplo el Hotel 1850, que funciona en un edificio del siglo XIX encantador, restaurado y modernizado. Las tarifas son más baratas que en el primero e incluyen desayuno e impuestos (entre 20 y 30 euros). Hay muchos hoteles y algunos son muy buenos y tienen buenos precios así que si te decides por Alacati en ese campo deberás realizar una búsqueda a conciencia para obtener el mejor precio.

Qué hacer en Alacati

Playa Ilica

Pues la variedad y cantidad de hoteles que hay en la aldea asegura grandes momentos de relax. Tienen piscina, son encantadores, algunos están construidos en las alturas y todo son hermosos. La gente de todas maneras prefiere pasar las tardes en las playas de la península, de arenas blancas, bañadas de aguas cristalinas y algo verdosas.

Hay muchas playas encantadoras y tal vez hasta te topes con alguna estrella del fútbol que ha venido en temporada baja a alejarse de los fotógrafos de celebridades. La playa Fun, por ejemplo, es enorme y genial: aguas transparentes con lecho marino de arena suave, se puede alquilar tumbona y sombrilla, botecito para pasear o equipo de windsurf. Pero hay muchas más. La playa Kum es una de las que está más cerca de la aldea y una de las más íntimas. La playa Ilica tiene Bandera Azul y una de as más populares y de aguas más cálidas. También está la playa Marrakesh.

Playa Kum

En otoño, si quieres aprovechar que no hace un calor espantoso como en julio o agosto, puedes conducir y alejarte a conocer los viñedos que están a solo 15 minutos. El de Cesme Bagcilik es precioso y tiene una torre de observación que te brinda vistas panorámicas geniales mientras degustas sus vinos. Siguiendo con la onda gastronómica en otoño también tiene lugar aquí el Festival de Sabores con recetas y tradiciones culinarias del Egeo, demostraciones, degustaciones y talleres.

Pergamon

En materia de excursiones a la redonda puedes apuntarte a un tour y conocer las antiguas ruinas de la ciudad de Pergamon, Patrimonio Mundial, con un teatro heleno construido sobre la ladera de una colina que se remonta al siglo III a.C. O incluso regresar a Izmir, una ciudad que tiene sus propios atractivos: la Mezquita Yali, la Torre del Reloj de 1901, el Museo de Arte Moderno, su parque de vida salvaje o zoo.

Efeso es otro gran destino, casi un digno rival de Pompeya. La ciudad griega es del siglo X a.C, fue romana y luego bizantina así que hay siglos de historia entre esas rocas. La Puerta de Augusto y la Biblioteca de Celsus son magníficas y el Gran Anfiteatro con capacidad para 25 mil personas sentadas quita el aliento.

Alacati 2

En fin, la costa turca esconde estas maravillas y muchas otras. La ventaja de visitar Alacati en otoño es que los precios bajan, baja el calor y baja la cantidad de turistas. Los hoteles son preciosos, sus calles adoquinadas decoradas de cafés y restaurantes también y sus paisajes conservan su belleza incluso llegado noviembre. ¿Te quedaron las vacaciones en el tintero? Pues Alacati puede ser la solución…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *