Estaciones de esquí en Huesca

Formigal

Hay cinco estaciones de esquí en Huesca, todas ellas, lógicamente, dentro de los Pirineos aragoneses. En esta provincia se concentran las elevaciones más altas del sistema montañoso que separa España de Francia. Así, el Aneto, pico más alto de toda la cordillera se encuentra en el municipio oscense de Benasque.

Por tanto, las estaciones de esquí en Huesca se encuentran a gran altura y ello garantiza que tengan nieve durante buena parte del año. Asimismo, en ellas, tanto si eres esquiador como si practicas otros deportes de invierno o escalada y senderismo, encontrarás las mejores infraestructuras y condiciones para hacer tu actividad favorita. E, igualmente, tienes todos los servicios para que te alojes si lo deseas, desde hoteles hasta apartamentos y restaurantes. Para que puedas elegir, vamos a mostrarte las cinco estaciones de esquí en Huesca.

Estación de Formigal

Urbanización de Formigal

La urbanización de Formigal

Se encuentra en el municipio oscense de Sallent de Gállego, junto a la urbanización de Formigal. Más concretamente, se ubica en el valle del Tena, que tiene una superficie de 400 kilómetros cuadrados y varias elevaciones que superan los 3000 metros de altura. Es el caso del Balaitus y del Argualas. También es el lugar donde nace el río Gállego y la frontera con Francia está muy cerca.

Sin embargo, no se trata de una estación demasiado alta. En su parte superior está a 2250 metros, mientras que la base se halla a 1510. En cuanto a la calidad de su nieve, es excelente, pero la mejor suele encontrarse en el sector de Sarrios. Junto a este, te ofrece otros tres: el de Tres Hombres, el de Anayet y el de Portalet. A estos últimos puedes llegar en autobús. Pero al primero solo puedes hacerlo en coche privado. No obstante, todos tienen aparcamiento.

Formigal tiene 137 kilómetros de pistas esquiables, a los que se añaden una pista de trineos y un circuito de raquetas. Además, cuenta con algunos itinerarios fuera de las pistas. Sus remontes pueden mover casi cuarenta mil esquiadores cada hora y también tiene la estación una escuela de esquí, tienda de alquiler de material, enfermería y servicios de restauración.

En cuanto a estos últimos, tienes bares y sitios para comer. Pero también la terraza-discoteca Marchica, en la que se organizan eventos festivos para después de esquiar. Es lo que se conoce como après-ski y dura hasta las nueve de la noche.

Estación de Panticosa

Panticosa

Telecabina de Panticosa, la más pequeña entre las estaciones de esquí de Huesca

Su nombre completo es Panticosa-Lagos y también se encuentra en el valle del Tena, concretamente en el municipio que le da nombre. La capital de este es un precioso pueblo de montaña famosos por sus aguas termales. De hecho, a unos ocho kilómetros de él hay un balneario. Más pequeño es el Pueyo de Jaca, que se halla al mismo borde del embalse de Búbal.

Pero, además, gran parte del territorio municipal está ocupado por el Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos. Es una maravilla que incluye picos como el citado Aneto, el Monte Perdido o el Maladeta, así como lagos, morrenas y otros elementos propios, justamente, de los glaciares.

Volviendo a las estaciones de esquí en Huesca, la de Panticosa comparte forfait de entrada con la de Formigal. No obstante, es mucho más pequeña que esta, ya que cuenta con 39 kilómetros de pistas. Y, como curiosidad, se accede a ella en telecabina desde el pueblo. Está dividida en dos sectores: Sabocos y Petrosos, aunque los edificios y la zona de aprendizaje se encuentran en este último. También tienes en él tiendas de alquiler de material, enfermería, bares y restaurantes.

Pero no terminan aquí las actividades que te ofrecen las estaciones de Panticosa y Formigal. En verano funciona el tren de Artouste. Es un pequeño ferrocarril turístico que circula a dos mil metros de altura y que te ofrece vistas maravillosas de todo el valle de Ossau. Se trata de un precioso recorrido de apenas diez kilómetros que parte de las mismas pistas de esquí.

Cerler, la más alta de las estaciones de esquí en Huesca

Cerler

Telesilla de Cerler

Viajamos ahora al municipio de Benasque para hablarte de la estación de Cerler, que se encuentra, más concretamente, en la localidad del mismo nombre. Cerler es el pueblo más alto de todo el Pirineo aragonés, pues se halla a 1540 metros de altitud. En él tienes un precioso casco antiguo con casas de piedra típicas de la zona algunas de las cuales se edificaron en el siglo XVI.

Desde él, puedes subir a la estación por carretera. Esta también es la más alta de las estaciones de esquí en Huesca. Y, además, la que presenta pistas con mayor desnivel. Porque su parte más alta se encuentran en el Pico Gallinero, a 2630 metros, mientras que la más baja está a solo 1500. Quizá por ello siempre tiene una excelente calidad de nieve.

Cerler te ofrece 77 kilómetros esquiables. Se reparten en diez pistas verdes o para principiantes; dieciocho azules, para esquiadores de nivel medio o bajo; veinticinco rojas o para personas que esquíen bien y catorce negras, ideales para expertos. Asimismo, destaca por su pista de nueve kilómetros, que fue única en España hasta hace apenas dos años. Y también, desde 2021, cuenta con uno de los telesillas más rápidos del país, pues alcanza una velocidad de seis metros por segundo.

Por otra parte, la estación cuenta con otro atractivo: la cercanía de Benasque. Este es uno de los más bonitos pueblos de todo el Pirineo. Además de construcciones típicas de montaña, puedes visitar en esta localidad la iglesia románica de Santa María la Mayor, construida en el siglo XIII. También te aconsejamos que veas el palacio de los condes de Ribagorza, una maravilla renacentista; la Casa Juste con su precioso torreón y el puente medieval.

Estación de Astún

Astún

Pistas de Astún

Partiendo desde Jaca y siguiendo el curso del río Aragón en sentido inverso, también llegarás a Canfranc, que marca la frontera con Francia. Pero unos pocos kilómetros antes tienes otras dos estaciones de esquí en Huesca: las de Astún y Candanchú.

La primera se halla, justamente, en el valle de Astún, a casi mil ochocientos metros de altura. La circundan enormes picos como el Malacara o el de los Monjes que te ofrecen un paisaje maravilloso. Justamente donde nace el río Aragón también puedes ver un precioso circo glaciar y varios barrancos. Además, en Astún tienes un pequeño pueblo con hoteles y restaurantes.

La estación cuenta con cuarenta kilómetros balizados que se traducen en 51 pistas. De estas, un total de 22 son rojas para esquiadores de nivel medio-alto y 10 negras para expertos. En cuanto a su desnivel, la parte más elevada de las pistas se halla a 2265 metros de altitud, mientras que la más baja está a 1658. Asimismo, para llegar a las pistas te ofrece tres telesillas.

Candanchú, la pionera entre las estaciones de esquí en Huesca

Candanchú

Panorámica de la estación de esquí de Candanchú

La estación de Candanchú no solo es la más antigua del Pirineo, sino también de toda España, pues fue inaugurada en 1928. Es, por tanto, todo un clásico para los aficionados al esquí. Se halla frente a la anterior, pero, si cabe, es aún más bonita por sus condiciones alpinas.

Candanchú te ofrece 50 kilómetros esquiables sumando sus 51 pistas. De estas, 16 son rojas y 13 negras, aunque, en general, es más difícil que la de Astún. Uno de los motivos de ello son sus pronunciadas pendientes. Como muestra de ellas, te diremos que su desnivel va desde los 2400 metros en su parte más alta hasta los 1530 de la más baja.

Pero, en caso de que no seas un esquiado experto, también puedes disfrutar de la estación. Tiene un amplio espacio para principiantes en la zona de Tobazo Bajo. Aquí encontrarás 8 pistas verdes y 2 azules. Además, Candanchú te ofrece paisajes maravillosos. En cuanto a disfrutar de estos, fuera de la temporada de nieve puedes realizar actividades de escalada o de senderismo. Respecto a este último, tienes rutas como la senda de Camille o la GR-11. Pero, sobre todo, tienes una de las variantes del Camino de Santiago que entra en España por la zona de Somport.

Por otra parte, ya que vas a esquiar a Candanchú, también puedes conocer el precioso municipio de Aísa, donde se halla. Cuenta con dos pueblos: el propio Aísa y Sinués. En este último tienes una preciosa iglesia gótica. Pero en ambas localidades puedes ver casas tradicionales pirenaicas con sus tejados de pizarra. Completan el patrimonio monumental del municipio la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción y la ermita de San Esteban en la que, según la historia, se educó Alfonso I el Batallador, rey de Aragón y Pamplona entre los años 1104 y 1134 de nuestra era. Finalmente, en el término municipal también puedes ver el dolmen más antiguo de todo el Pirineo.

En conclusión, te hemos mostrado las cinco estaciones de esquí en Huesca. Sin embargo, como todas son excelentes, no podemos aconsejarte una en concreto. Elegir la tuya depende de tus gustos y necesidades. Por ejemplo, si te gusta la tranquilidad, es mejor que vayas a la más pequeña de ellas, que es la de Panticosa. En cambio, si eres un esquiador experto, te recomendamos la de Candanchú. Y, si además quieres hacer otro tipo de turismo, la mejor es Cerler por su cercanía a la preciosa villa de Benasque. En cualquier caso, ¿no te parecen sitios maravillosos para practicar deportes de invierno?

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*