Excursiones desde Kioto

Japón es uno de los mejores destinos de la región Asia Pacífico. Hace veinte años pocos eran los viajeros que se aventuraban a conocerlo pero lo cierto es que a pesar de la barrera del idioma hoy las calles de Tokio están que explotan de extranjeros.

Pero Tokio es la capital así que, como siempre, uno debe viajar un poco para sentir verdaderamente el espíritu de otra cultura. Kioto es otra de las ciudades turísticas, pero de alguna forma allí se ha preservado esa atmósfera antigua y zen que uno relaciona siempre con la tierra del sol naciente. Veamos qué excursiones podemos programar desde Kioto.

Kioto

Es una ciudad en la que vive millón y medio de personas y el encanto ancestral lo tiene porque ha sido la capital del país por más de mil años. Descansa en un valle, como muchas de las ciudades niponas, así que veas donde veas hay montañas suaves.

Desde Tokio llegas en tren bala, el moderno shinkansen, en un viaje de dos horas y pico nada más. El viaje es super placentero y la estación de Kioto es un edificio hiper moderno, de múltiples pisos comerciales y con terraza. Es otra de las atracciones turísticas de la ciudad.

A sus alrededores tienes la Torre de Kioto, una estructura que tiene algunas décadas ya, y el Palacio Imperial, pero para ver los templos mas famosos o los barrios tradicionales tienes que moverte un poco. Con buen clima caminar es lo mejor porque las distancias tampoco son tan extensas.

Ahora bien, uno debe salir de Kioto y conocer sus alrededores porque hay sitios maravillosos que al conocerlos enriquecen la experiencia del viaje.

Excursiones al oeste de Kioto

El destino que más recomiendo es Arashiyama. Se trata de una villa turística que ya era visitada por los antiguos nobles en siglos anteriores. Si vas en otoño o en primavera, las dos épocas en las que el paisaje se tiñe de colores fabulosos, es un destino imperdible.

Desde Kioto puedes llegar en tren. Si compraste el Japan Rail Pass puedes tomar la línea JR Sagano y en apenas 15 minutos llegas a Arashiyama. Desde allí te mueves a pie, pero mi consejo es que alquiles una bicicleta para no perderte nada. Moverte en bici es lo mejor.

Si no tienes el JRP el viaje en tren solo cuesta 240 yenes. Otra opción de transporte es tomar el trencito de la Línea Keifuku Arashiyama que une Kioto con la estación Omiya.

En Arashiyama puedes recorrer el centro turístico, con cafeterías y restaurantes típicos, y pasear por el Puente Togetsukyo. Hay una parte de las aguas del río que ha sido cercada y alquilan unos botecitos que te permiten pasear y son muy divertidos. Hay un bote amarrado que vende bebidas y comida así que si el día es lindo te la pasas estupendo. Otro gran destino en Arashiyama es el bosque de bambú.

Aquí suele haber muchísima gente así que si vas en temporada alta ve con tiempo. Moviéndote con la bici, (cuyo alquiler ronda los 1000 yenes),  te resultará más fácil llegar a la zona norte de la villa que es menos turístico y más rural, con pequeños templos aquí y allá, caminos de montaña para recorrer y bosquecitos.

Por último, un paseo que también recomiendo mucho es coger el tren escénico de Saga que solo recorre siete kilómetros desde Arashiyama a Kameoka por la vera del río Hozu. Va a solo 25 kilómetros de velocidad y la distancia la recorre en 25 minutos. Vale la pena hacerlo, el recorrido es realmente precioso. Por otra parte, si te gusta viajar en bote puedes hacer un crucerito de placer por el mismo río de una hora de duración. 

En verano es en botes sin techo y en invierno en botes techados y calefaccionados. En cada uno viajan 25 personas y el viaje va desde Kameoka a Arashiyama. En otoño es la mejor época para ir porque los colores otoñales son el marco perfecto. Cuesta 4100 yenes.

En el oeste de Kioto también puedes visitar un sitio que es Patrimonio Mundial: El Templo Kokedera. Se trata de un templo cuyo jardín es un universo de musgo, una postal de un libro de Tolkien que esconde alrededor de 120 variedades de musgo. Originariamente este lugar era parte de una residencia principesca y luego se convirtió en un templo zen en el siglo XIV.

Aquí puedes participar de las actividades religiosas del lugar, copiar un sutra con la ayuda de un monje y después sí, salir al jardín.

Kokedera está a 20 minutos caminando desde la estación Matsuo Taisha de la Línea Hankyu Arashiyama. Si en cambio prefieres llegar desde Kioto deberás tomar el metro de la Línea Karasuma hasta la estación Shijo y de allí cambiar a la Línea Hankyu Kyoto hasta la estación Katsura, menos de diez minutos más. Aquí cambias de nuevo a la Línea Hankyu Arashiyama hasta la estación Matsuo Taisha, unos cinco minutos más. Por 430 yenes en total haces todo el recorrido.

Ten en cuenta que para ingresar al templo debes reservar mediante una carta con tu nombre y dirección y la fecha de tu visita. Una semana antes, al menos. Apunta: Templo Saihoji, 56 Jingatani-cho, Matsuo. Nishikyo-ku, Kioto. 615-8286. El coste es de 3000 yenes por persona y lo abonas al llegar.

Si te gustan las residencias japonesas antiguas una villa imperial es tu destino: la Villa Imperial de Katsura. La casa y sus jardines fueron completados a mediados del siglo XVII y para la familia Katsura, parte de la familia imperial nipona. La visita es en tour pero un tour gratuito. Lo bueno es que la audioguía es gratuita también: das una vuelta por el jardín y su bello estanque aunque los edificios solo pueden se observados desde afuera y las fotos solo se permiten en algunos sitios.

La villa está a 15 minutos de la estación Katsura de la Línea Hankyu Kyoto. También puedes tomar un autobús en la estación de Kioto, el número 33, y llegar en 20 minutos. Las visitas guiadas a esta villa imperial se imparten seis veces al día menos los lunes. Para apuntarte debes reservar en la oficina de la Agencia Imperial dentro del Parque Imperial de Kioto u online (aunque esta opción siempre se completa muy rápido).

Estos son los mejores destinos al oeste de Kioto pero entre las excursiones yo no puedo dejar fuera el Santuario Fushimi Inari, aunque sea un destino al norte. Es una postal super famosa, la de los miles de toris rojos que bordean kilómetros de caminos uniendo templos en laderas de la Montaña Inari (Inari es el dios shinto del arroz).

La subida es de más de media hora y te deja en la cima con unas vistas maravillosas. Al santuario se llega desde la estación de Kioto tomando la Línea JR Nara. Son solo dos estaciones, no cierra nunca y la entrada es gratuita.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Guías, Kioto

Mariela Carril

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *