Frío extremo: vacaciones en el invierno de Noruega

Invierno en Noruega

El invierno en Noruega es uno de los más fríos que se pueden vivir, y sin embargo cada vez son más las personas que esperan a estas fechas para poder disfrutar del encanto de este país en todo su esplendor. Lo cierto es que con el aumento del turismo durante esta temporada invernal, han aumentado las actividades para entretenerse estos meses, y desde luego pueden ser unas vacaciones emocionantes e inolvidables.

En Noruega no solamente podremos ver paisajes naturales salvajes inigualables que nos devolverán a los orígenes, sino que también hay lugar para la diversión, con deportes como el esquí o con los viajes en los trineos de nieve tirados por enérgicos perros Husky. Incluso los que siempre se decantan por destinos calurosos podrán encontrar sus motivos para visitar este país en invierno con un frío extremo. ¡Atentos a todas las propuestas!

Auroras Boreales

Invierno en Noruega

¿Recordáis cuando os hablamos de los mejores lugares para cazar auroras boreales? Pues este es sin duda uno de los principales motivos que llevan a miles de turistas a disfrutar del invierno de Noruega. Estos fenómenos de la naturaleza solamente se pueden ver en las regiones del norte, en los meses de invierno, principalmente entre octubre y marzo, por lo que no hay que perder la oportunidad. Evidentemente, hay que informarse bien de los mejores lugares y fechas para disfrutar de las auroras, ya que no está garantizado que vayan a producirse. No obstante, la espera siempre merece la pena si podemos disfrutar de este espectáculo de luces fantasmagóricas moviéndose por el cielo con formas sinuosas.

Crucero por los fiordos

Invierno en Noruega

Si ver auroras boreales es el número uno de las visitas al país, este debe ser el motivo número dos. Y es que un bonito crucero por los diversos fiordos es otra experiencia que hay que vivir alguna vez en la vida. Ya lo sabemos, tenemos una lista interminable de cosas que hacer, pero de verdad que esto es algo que todo el mundo debería tener pendiente en sus viajes. Los increíbles paisajes con esos inmensos acantilados helados, con cascadas y un entorno natural lleno de paz y tranquilidad sorprende a los viajeros más experimentados.

En Noruega hay muchos fiordos, y es que son las lenguas de agua del mar que se produjeron cuando se retiraron los glaciares y el agua marina fue inundando los valles. No se congelan, por lo que es posible su navegación, y son muy profundos, de modo que se fletan grandes barcos para visitarlos. Los más populares son los de Nærøyfjord, Sognefjord y Lysefjord, en la costa oeste. Hay dos ciudades que suelen ser las que tienen los puertos más conocidos para embarcar, que son Gudvangen y Geiranger. De todas formas, online hay muchas compañías que ofrecen viajes totalmente organizados.

Paseos en trineo tirado por Huskies

Invierno en Noruega

Para los que adoramos a los perros de raza nórdica, esta puede ser una experiencia casi perfecta, divertirnos en un trineo tirado por fuertes perros Husky que adoran correr por grandes superficies naturales. Y aunque no sean tu raza favorita, seguro que será una de esas experiencias que contarás a todo el mundo al volver a casa. En el norte del país es en donde se pueden encontrar más lugares para hacer este tipo de paseos. Unos de los lugares más impresionantes es Svalbard, en una zona en la que hay desde glaciares a icebergs y enormes campos helados y de nieve, para empaparse con el invierno noruego mas frío y salvaje. Esta es una de las últimas zonas vírgenes de Europa, así que el viaje vale la pena. Para los que deseen un medio de transporte más rápido, también se pueden  hacer rutas en motonieve.

Karasjok es otro de los lugares populares en los que la gente disfruta con los paseos en trineo. No obstante, aquí la gran peculiaridad es que además de hacer rutas se pueden recibir clases impartidas por criadores de huskies y expertos en el tema, de forma que podamos llevar nosotros mismos los trineos. ¿No suena emocionante?

Dormir en un hotel de hielo

Invierno en Noruega

Esta puede que no sea de las experiencias más populares, pero sin duda es una de las más singulares.  El Sorrisnivia Igloo Hotel está situado en el municipio de Alta. El hotel se mantiene a -5 y -7 grados, y se duerme sobre colchones, pieles de reno y sacos de dormir aptos para el frío ártico.

Invierno en Noruega

Lo que resulta más impresionante de estos hoteles es su estructura en hielo, pero desde luego no son aptos para los que no puedan dormir sin salirse del saco, ya que fuera la temperatura congela a cualquiera. En el bar también sirven deliciosas bebidas en vasos que son hechos de hielo, así que nada de pedir un café calentito de mañana, ya que aquí es imposible, y en el restaurante tienen platos típicos de Noruega para los visitantes. Sin duda es una nueva experiencia para sumar a unas vacaciones de invierno en este país.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

General, Noruega

Susana Garcia

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *