Grutas de Tolantongo

México tiene paisajes maravillosos pero suele suceder que nos quedamos siempre con los más populares y dejamos de lado aquellos que no son lo suficientemente promocionados.  Por ejemplo, si te gustan las cuevas, esas cuevas con aires mágicos que parecen entradas al inframundo, aquí en México puedes conocer las Grutas de Tolantongo.

¿Las conoces? Si ni siquiera te suena el nombre, no dejes de leer este artículo porque pueden convertirse en tu próximo destino de viaje.

Las Grutas y otros destinos turísticos

En primer lugar hay que decir que están en el Valle Mezquital, dentro del estado mexicano de Hidalgo cuya capital es Pachuca. Hidalgo está al este del país y algunos de sus vecinos son Veracruz y Puebla. El valle está formado por tres valles donde predomina la vegetación semi árida y hay pocos arroyos.

Hidalgo tiene muchas perlas turísticas y el gobierno ha trazado un mapa turístico dividido en “corredores” temáticos. Así, puedes seguir el Corredor de la Montaña que se centra en el ecoturismo y los distintos ecosistemas de la zona con parques nacionales, zonas de campamento y zonas arqueológicas,  y el Corredor de los Balnearios con spas, estanques naturales, manantiales termales e incluso parques acuáticos.

También está el Corredor Tulancingo y los Cuatro Elementos con el eje puesto en los deportes, y el Corredor de las Haciendas con antiguas haciendas construidas del siglo XVI a XIX. Se suman el Corredor Sierra y Huasteca que recorre la cordillera y el Corredor Tolteca cuyo corazón es la zona arqueológica de Tula.

Dicho esto, las grutas están a solo hora y media de viaje desde la capital del estado y si estás en el DF a 198 kilómetros. Cualquiera de las dos distancias es poca. El nombre, Tonaltonko, proviene de la lengua Nahuatl y significa hogar donde se siente calidez. La belleza de este sitio se descubrió hace 43 años, fue una revista quien la publicitó, y a partir de entonces comenzó su desarrollo.

Tolantongo es un cañón de tipo caja, es decir un cañón corto y estrecho, más que un río de cañón, que tiene paredes empinadas en tres de sus lados y al cual solo se puede acceder desde la boca de la falla. Lo ideal es llegar a la ciudad de Ixmiquilpan y desde allí recorrer los 17 escasos kilómetros hasta el valle, la zona ecológica y sus grutas. Es un paisaje con formaciones rocosas raras, piscinas naturales excavadas en ellas, cactus y vegetación semi tropical. Es tan hermoso que muchas novelas se filman aquí.

Por el lecho del cañón pasa un río que se llama Tolantongo también. Sus aguas son cálidas y están coloreadas por sales minerales y provienen de un complejo entramado de canales dentro de la montaña. Es este recorrido precisamente el que logra llevarlas a los 20ºC.  ¡Maravilloso! Y naturalmente, también están las grutas. Hay dos tipos de grutas, una muy grande y otra más pequeña.

La gruta más grande es desde la que fluye el río y tiene sobre ella un túnel, sobre la misma pared del cañón, estrecho y de unos 15 metros de largo. Se trata en realidad de una cueva cárstica y hace más de diez años permaneció cerrada un tiempo porque este tipo de terreno es susceptible de desprendimientos. Aquí dentro hay estalactitas y estalagmitas y la temperatura es más cálida que en la otra. Justo fuera de ella hay estanques y el río es bajo y calmo así que uno puede disfrutar de chapuzones.

Es posible moverse por el túnel y es casi como darse una ducha porque cuando estas allí eres como vaporizado con agua tibia proveniente tanto de las paredes como del techo. Increíble. En un sector incluso baja el nivel del piso y como queda inundado hasta puedes nadar. Más o menos similar, pero más pequeña, es la segunda gruta. En ambas es posible escuchar el eco de las cascadas que tiene la montaña dentro, algo sin igual.

Y lo mejor es que puedes hacer rapel dentro de los dos enormes domos que hay en las grutas mismas. No es la mar de seguro, por la humedad de las rocas, pero es posible. Lo cierto es que si a la belleza suprema de las grutas sumas el paisaje más general, los estanques o chapoteaderos, como les dicen aquí, que hay a lo largo del cañón, los árboles que dan sombra en las orillas y la vegetación puedes pasar una jornada preciosa.

Incluso puedes acampar y disfrutar más de una jornada si te has quedado corto.

Visitar las Grutas de Tolantango

Puedes llegar en transporte público desde el DF de México, también desde Querétaro, desde Tepotzotlan o desde el aeropuerto de México. También puedes alquilar un coche y llegar desde estos mismos sitios. Lo único que tienes que tener cuidado es con las curvas de Tolantongo, que son algo peligrosas. Desde el sitio web oficial de las grutas tienes estas opciones más detalladas y hasta la posibilidad de descargar los mapas con las rutas y recorridos.

Una vez en Ixmiquilpan, la ciudad más cercana, puedes tomar un minibús directo a las grutas que están del lado norte de la ciudad. Salen del estacionamiento que está al lado de la Iglesia de San Antonio. De lunes a jueves parten a las 11 am, 1:30, 3:30 y 6:00 pm y de viernes a domingo entre las 10 am y las 6 pm uno cada hora. En sentido inverso tomas el mini bús al lado de la recepción del hotel “La Gruta” y el servicio empieza a funcionar a las 7:30 am y hasta las 5:30 pm (de lunes a jueves 7:30 y 11 am, 1 y 5:30 pm; y viernes a domingos 7:30 y 11:30 am y 1:30, 3:30 y 5:30 pm).

 

Si tu idea es quedarte mas de un día puedes quedarte en alguno de los hoteles, en general bastante sencillos: habitación, baño y ducha, nada más. Nada de WiFi, comida o televisión. Tenlo en cuenta. Además, solo aceptan pagos en efectivo y el precio no incluye la entrada a las grutas que conforman el Balneario Grutas Tolantongo. El check in a partir de las 8 am y el check out a las 12 del día siguiente. El ticket del balneario tiene vigencia de 7 am a 8 pm, así que si alquilas una habitación deberás cubrir el boleto de entrada del día 1 y del día 2 de tu estancia.

Tienes opciones en hoteles pero todos forman el complejo: Hotel Paraíso escondido, con 87 cuartos, Hotel La Gruta con 100, Hotel La Huerta con solo 34, Hotel Molanguito que sí tiene TV. Por otro lado hay algunos restaurantes: Las Palomas, junto a la recepción del Hotel La Gruta, El Huamúchil, al lado del río, en la planta baja del hotel Grutas, Paraíso Escondido, moderno y muy cerca de las termas. Para algo más económico tienes El Paraje, El Paraíso, La Huerta, El malecón y el Huamuchil.

Finalmente, si te gusta la carpa o tienda de campaña hay una zona para hacer este tipo de turismo. Y por último, pero no menos importante, los precios: la entrada general por persona y por día cuesta 140 pesos mexicanos. Con él puedes entrar a la Gruta, el Túnel, el río, las albercas, hacer senderismo, nadar en las pozas termales, ver las cascadas y demás, todo dentro de las dos zonas del parque. No es un boleto de 24 horas, recuerdalo.

Si llegas en minibus este va a dejarte a ocho kilómetros de grutas y entonces hay que tomar una combi para llegar al parque. Los precios, según la parte del parque a donde vayas, están entre los 60 y 60 pesos mexicanos, y para moverse dentro un pasaje normal cuesta 10 pesos mexicanos. Y para que tengas una idea, una habitación sencilla con balcón en el Hotel La Gruta con cama matrimonial cuesta 650 pesos mexicanos.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario

  1.   Robert Pedroza dijo

    Sin duda es una de las mejores experiencias que he tenido, las grutas de tolantongo son aquellas cosas que nunca se olvidan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *