Hayedo de Otzarreta

Hayedo de Otzarreta

Hayedo de Otzarreta también es conocido como el Bosque mágico de Gorbeia. Y no es para menos, porque nos encontramos ante un bello paisaje repleto de hayas centenarias que parece sacado de un cuento de hadas. Este es uno de los lugares que se recomiendan si nos gustan las rutas de senderismo y también la fotografía, ya que por su gran belleza este bosque se ha convertido en uno de los más fotografiados de Euskadi. Se encuentra dentro del Parque Natural de Gorbeia en Euskadi, provincia de Bizkaia.

Vamos a ver cómo se puede llegar a este paraje de ensueño pero también los lugares que podemos ver en los alrededores y lo que se puede hacer en el Hayedo de Otzarreta. Así podremos disfrutar de unos encantadores parajes en los cuales pasear con toda la familia. La época otoñal es especialmente buena para visitar esta zona, ya que todo se cubre con un bello manto de hojas.

Cómo llegar al Hayedo de Otzarreta

Hayedo de Otzarreta

Este paraje se encuentra en el Parque Natural de Gorbeia en Zeanuri, Bizkaia. Está en el puerto de Barazar con más de 600 metros de altitud, por lo que hay que llegar a la carretera N-240  en lo alto del puerto. Hay que fijarse porque junto al Hostal Barazar se encuentra la carretera asfaltada que lleva al Parque de Gorbeia. Es posible dejar el coche aquí si queremos dar un largo paseo por el parque, o bien hay un aparcamiento más adelante siguiendo esa carretera. Sigue unos tres kilómetros y llegarás a un cruce. Siguiendo recto se llega al aparcamiento de Saldropo y girando a la izquierda al del Hayedo.

A la hora de visitar este lugar hay que hacer algunas recomendaciones. Una de ellas es que el momento en el que el hayedo está más bonito es durante el otoño. Cuando caen las primeras hojas y aparece un manto rojizo en el suelo. Además, si visitamos el hayedo cuando hay niebla es posible conseguir unas preciosas instantáneas, casi inigualables. Hay que decir que este lugar se ha convertido en un espacio popular entre los fotógrafos, por lo que si queremos una de esas fotografías en las que no hay nadie, tendremos que ir durante la semana y temprano, ya que los fines de semana es un lugar concurrido.

Qué hacer en este precioso lugar

Hayedo de Otzarreta

En el Hayedo de Otzarreta podemos disfrutar paseando y captando bellas imágenes. Sorprende el hecho de que es un bosque pequeño, fácil de ver, en el cual las hayas cobran todo el protagonismo. Es habitual ver a personas paseando en familia. Al pasear por esta zona debemos tener mucho cuidado con las raíces, ya que estos árboles cuentan con unas muy grandes y profundas, por lo que hay que evitar accidentes. Debemos llevar calzado cómodo y apto para zonas con barro ya que es un lugar con muchas precipitaciones. Cerca del arroyo hay una haya que es especialmente conocida, ya que se pueden ver sus grandes raíces junto al borde del agua. Hay varios accesos para pasar de un lado a otro del arroyo, por lo que no se recomienda saltarlo, ya que es bastante ancho en algunas partes y el terreno no es estable, por lo que podríamos acabar en el agua fácilmente.

Qué ver en el Parque natural de Gorbeia

Monte Gorbea

Este hayedo se encuentra dentro del parque de Gorbeia. Se puede visitar en poco tiempo, lo que nos deja libertad para ver otros lugares cercanos. Uno de ellos es el humedal de Saldropo, una antigua turbera que hoy en día es un lugar natural de gran valor ecológico. En este humedal hay una pequeña ruta de senderismo de apenas un kilómetro. A pocos metros del humedal se encuentra la cascada de Uguna. No obstante, dentro del parque hay otra cascada más espectacular, la de Gujuli, junto a la aldea de Goiuri-Ondona. Es un salto de agua de cien metros aunque hay que ir en temporada de lluvias ya que en el verano puede quedarse sin agua.

Este parque está formado por una cima y sus alrededores, nos referimos al monte Gorbea, el cual está coronado por una cruz que se ha convertido en una imagen muy popular entre los que visitan el parque. Este es el punto más alto del parque con 1.482 metros de altura y desde este punto se pueden tener unas excelentes vistas panorámicas de todo el conjunto natural, por lo que vale la pena subir hasta ahí. Para tener acceso se sube desde el aparcamiento de Pagomakurre en un recorrido que es lineal, con unos 12 kilómetros de ida y vuelta. La senda está muy bien señalizada y tiene poca dificultad, por lo que la puede realizar cualquier persona con una condición física normal. No obstante, debemos tener cuidado durante el invierno por las heladas y la niebla, ya que las condiciones son peores, aunque sigue siendo un recorrido sencillo.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*