Kamakura, destino en Japón

 

Kamakura es una de las típicas excursiones que se pueden hacer desde Tokio, capital de Japón. Si el mundo no estuviera atravesando esta pandemia, 2020 hubiera sido el año de pico de turismo en Japón, con los Juegos Olímpicos y todo, así que es un país muy visitado.

Hay muchas excursiones fáciles de hacer desde Tokio y Kamakura está a  menos de una hora al sur de la ciudad. Super cerca y super recomendable, porque además, está aquí el famoso Buda de Kamakura que ves en la foto.

Kamakura

Es una ciudad costera que está a una hora rumbo sur desde Tokio. En algún momento fue el centro político del país, allá por el siglo XII, gobierno que duró un siglo entero bajo el control del shogun Minamoto y los regentes Hojo. Después el poder pasó a la ciudad de Kioto, cuando el sucesor político decidió establecerse allí.

Hoy es simplemente una ciudad pequeña y tranquila con muchos santuarios, monumentos históricos y templos. Y como está sobre la costa tiene playas que en verano suelen ser muy concurridas. ¿Cómo ir a Kamakura?

En tren hay tres opciones. Puedes tomar la Línea Odakyu que es la forma más barata. Compras el pase Enoshima Kamakura Free Pass y eso incluye el viaje ida y vuelta entre Shinjuku, en Tokio, y Kamakura. Además, incluye el uso del Enoden, otro tren pero eléctrico, por solo 1520 yenes. Mediante este medio de transporte tardas unos 90 minutos en llegar, así que si quieres tardar menos hay que usar la línea JR.

JR tiene la Shonan Shinjuku Line, que conecta Shinjuku y Kamakura en una hora y cuesta 940 yenes. Conviene esperar el tren a Zushi que es el que tiene parada en la estación de Kamakura (dos salidas por hora), sino hay que hacer trasbordo en la estación Ofuna. Otra línea es la JR Yokosuka Line que une la estación de Tokio con Kamakura. El viaje dura menos de una hora y cuesta 940 yenes.

La zona tiene dos pases: el Enoshima Kamakura Free Pass, a 1520 yenes, que incluye el viaje ida y vuelta Shinjuku/Kamakura con uso del Enoden; y el Hakone Kamakura Pass, por 7000 yenes), que permite el uso del Enoden y la línea Odayu, pero también el transporte alrededor de Hakone en tres días consecutivos.

¿Qué visito en Kamakura? Las atracciones turísticas principales de Kamakura están distribuidas en tres zonas cerca de estaciones: cerca de la Estación Kita Kamakura, de la Estación Kamakura y de la Estación Hase. Como es una ciudad pequeña realmente puedes moverte a pie o, para algo más pintoresco, alquilar una bici. También hay autobuses y taxis, si es que quieres llegar a zonas más alejadas.

Nuestra primera visita es el Gran Buda de Kamakura, Kamakura Daibutsu. Se trata de una estatua de bronce de Amida Buda que está en el patio del Templo Kotokuin. Tiene una altura de casi once metros y medio y es la segunda estatua más alta de Buda en bronce del país. Data de 1252 y originalmente estaba dentro del enorme salón principal del templo, pero el lugar sufrió varios tifones en los siglos XIV y XV así que después se decidió colocarlo directamente al aire libre.

El Gran Buda de Kamakura está a solo 10 minutos o menos de andar desde la Estación Hase, la tercera estación sobre la línea Enoden desde Kamakura. La estación terminal del Enoden está justo al lado de la estación JR Kamakura y este trencito eléctrico conecta Kamakura con Enoshima y Fujisawa. El buda fue cerrado hasta junio por el coronavirus y hoy está abierto pero su horario es reducido: de 8 am a 5 pm. La entrada cuesta solo 300 yenes, poco menos de 3 dólares.

El Templo Hokokuji es pequeño, hermoso y está algo alejado. Pertenece a la secta Rinzai del budismo zen y se fundó a comienzos del período Muromachi, siendo el templo familiar del clan Ashikaga. Va apareciendo a medida que subimos la colina, pasamos un pórtico y un pequeño jardín hasta llegar al salón principal que fue reconstruido a comienzos del siglo XX después del Gran Terremoto de Kanto de 1923.

La estatua mas valiosa del templo es la de Buda, pero hay además un pequeño campanario y el mayor tesoro de todos: un pequeño y hermoso jardín de bambú que está detrás del salón principal. Hay como 2000 bambués y senderos angostos para caminar entre ellos, una casa de té donde beber té matcha (té verde), contemplando esta belleza. También hay algunas cuevas que parece que guardan las cenizas de algunos señores del clan Ashikaga.

¿Cómo llegas al Templo Hokokuji? Caminando desde la parada Jomyoji del autobús (este se toma en la estación Kamakura, son 10 minutos a 200 yenes). Puedes tomar el 23, 24 o 36. Si te gusta caminar llegas a pie en media hora o poco más desde la misma estación de tren. El Jardín de Bambú abre de 9 am a 4 pm y cierra del 29 de diciembre al 3 de enero. Cuesta 300 yenes y si quieres el servicio de té pagas 600 yenes extras.

Otro templo es el Templo Hase, perteneciente a la secta Jodo y muy famoso por su alta estatua de once cabezas de Kannon, la diosa de la misericordia. El salón tiene casi diez metros de alto y la estatua es de madera dorada, una de las mas grandes en su tipo en Japón. Dice la leyenda que esa madera es la misma que fue usada para tallar la estatua de Kannon de Nara. El templo tiene un museo, que paga entrada extra, que guarda más estatuas, dibujos y demás. Del otro lado está el Salón de Amida-do con una estatua de tres metros, dorada, del Buda Amida.

El templo, porque está ubicado sobre la ladera de una colina, tiene una hermosa terraza desde donde las vistas de la ciudad de Kamakura son preciosas. Hay un restaurante también para disfrutar mas tranquilo y verás, al lado de las escaleras que suben y bajan la ladera, cientos de estatuas pequeñas de Jizo Bodhisattva, quien ayuda a las almas de los niños a alcanzar el paraíso.

Justo en la base de la ladera está la entrada al templo, con jardines y estanques. Hasedera está a solo cinco minutos de la Estación Hase. Abre de 8 am a 5:30 pm y hasta las 5 entre octubre y febrero. No cierra ningún día y la entrada cuesta 400 yenes.

El templo más importante de Kamakura es el Tsurugaoka Hachimangu. Fue fundado en 1603 y está dedicado a Hachiman, el dios patrón de la familia Minamoto y de los samurais en general. Se accede al templo por un camino largo que va desde el malecón de Kamakura, cruzando toda la ciudad y cruzando por debajo de varios toris. El salón principal está sobre una terraza en lo alto de una escalinata. Dentro hay un museo con espadas, documentos, máscaras…

A la derecha de la escalinata, hasta 2010, había un árbol ginko que en algún momento sirvió de escondite para atacar al shogun. Antiguo, hermosamente dorado en otoño, no sobrevivió una tormenta de viento en marzo de 2010 y murió.

En la base de los escalones hay un escenario donde suele haber espectáculos de música y danza y podrás ver por ahí otro santuario y edificios auxiliares. A este templo también llegas desde la Estación Kamakura, ya sea en autobús o caminando. La entrada es gratuita.

No podemos describir la cantidad de templos que tiene Kamakura pero sí nombrarlos: Kenchoji, Zeniarai, Engakuji, Meigetsuin, Ankokuronji, Jomyoji,  Zuisenji, Myohonji, Jochiji, Tokeiji y Jufukuji. Todos son hermosos pero es cierto que no te la puedes pasar viendo templos, al tercero te resultan todos iguales. Lo que sí recomendamos es visitar Enoshima y sus playas y hacer algo de senderimo.

Enoshima es una islita cerca de Tokio que está conectada a la costa por un puente que cruzas a pie. La isla tiene un santuario, una torre de observación, cuevas y jardines. La colina boscosa puedes explorarla a pie y verás así muchos santuarios dedicados a Benten, la diosa de la buena fortuna, la salud y la música.

También hay un acuario y las playas son geniales, de aguas cálidas  y tranquilas y ¡con cangrejos! Desde Kamakura el Enoden tarda 25 minutos, desde Shinjuku también puedes llegar y lo mismo desde la estación de Tokio.

Finalmente, si te gusta el senderismo en Kamakura hay tres recorridos: el Recorrido Daibutsu, el Recorrido Tenen y el Recorrdio Gionyama, hoy cerrado  por el tifón del año pasado. Si vas el año que viene, procura comprobar cuales están abiertos. Son recorridos fabulosos, verdes, que cruzan las colinas conectando templos y santuarios. En general no duran mas de media hora a 90 minutos, pero no están pavimentados así que ojo con el calzado y con la lluvia.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*