La Boca de la Verdad, un clásico de Roma

Roma es una ciudad hermosa. Me encanta porque puedes recorrerla a pie todo el día y a cada instante maravillarte con una plaza, calles encantadoras, ruinas romanas, edificios medievales o viejas y escondidas iglesias. ¡Adoro Roma!

Un clásico es la llamada Boca de la verdad que precisamente está en una vieja iglesia, la Iglesia de Santa María en Cosmedin. El cine la ha vuelto un clásico así que no faltan los turistas que se dan una vuelta por aquí para meter con cierto miedo la mano en esa boca….

Boca de la Verdad

La Bocca della Verità está en el pronaos de una iglesia. ¿Pero qué es? Se trata simplemente de una máscara de mármol pavonazzetto que está colocada en el pronaos, es decir en la parte delantera del templo. Es un espacio típico que se ve en los templos griegos y romanos y vendría a ser el vestíbulo o la entrada.

La Boca de la Verdad está en el interior de la basílica de Santa María en Cosmedin. Esta iglesia está en Ripa y data originalmente del siglo XV. La iglesia se construyó, como muchas otras, sobre los restos de un templo romano, el Templum Herculis Pompeiani, en el Foro Boario y cerca de las Statio annonae, lugar en el que antiguamente se distribuía la comida.

Para el siglo XVII la iglesia había quedado rodeada de edificios de estilo bizantino así que comenzó a llamársela Schola Graeca. Después, los monjes griegos que habían huido de las persecuciones iconoclastas la reconstruyeron y decoraron a fines del siglo VIII. Por entonces cambió de forma y ganó un pórtico y tres naves. Un siglo después se construyó un oratorio y una sacristía.

Esta iglesia tiene su lugar en la historia ya que aquí se eligieron tres Papas, a Gelasio II, a Celestino III y a Benedicto XIII. Dos de ellos habían sido cardenales de la misma iglesia. Después, la historia nos cuenta que se la restauró por completo en el siglo XII, pasó por manos benedictinas y fue decorada en estilo barroco brevemente. Es decir, la iglesia tiene su propia historia y su propia riqueza más allá de la famosa Boca de la Verdad.

Puedes ver el cierre del coro que data de la Alta Edad Media, su pavimento cosmatesco, un estilo típico de Italia en la Edad Media, muy especialmente en Roma, realizado en mármol que muchas veces se cogía de ruinas romanas y que se colocaba formando geometrías hermosas. También hay pinturas hermosas anteriores y posteriores al siglo X, en el altar hay una pieza de granito rojo de 1123 y en la sacristía parte de un mosaico de la vieja Basílica de San Pedro.

La Bocca della Verità, como dije más arriba, es una máscara de mármol pavonazzetto. Este mármol es blanco, a veces marrón con visos dorados, y el nombre proviene de los colores de la cola del pavo real. Se obtenía de las canteras de Frigia, en Turquía, y era muy popular en la Roma antigua, más a la hora de hacer ornamentos o columnas.

Esta mascara es una pieza redonda que ha sido datada como perteneciente al siglo I. Tiene 1, 75 metros de diámetro y tiene tallado un rostro masculino con barba. Los orificios de la nariz, ojos y boca están perforados. Pesa alrededor de 1300 kilos y se cree que probablemente el rostro tallado sea el del dios Océano.

En realidad no se sabe a ciencia cierta cual era originalmente su función, si por sus orificios salía agua y formaba parte de una fuente, si era una tapa de cloaca, incluso, ya que cerca está el templo de Hércules Victori. El nombre con el que se la conoce empieza a circular en 1485 y desde entonces más o menos se le puede seguir el rastro y así se sabe que en un comienzo estaba fuera, en el pórtico de la iglesia, y que después fue trasladada al interior, hacia 1631.

¿Pero de dónde viene la costumbre de colocar temerosamente la mano dentro de su boca? Parece que de distintos textos alemanes. Uno de ellos, el siglo XII, dice que detrás de la boca está el diablo y que un día le agarró la mano a Juliano, el Apóstata, que recordemos había engañado a su esposa y había jurado limpiar su reputación y entregar su fortuna por la vuelta del paganismo. En otra leyenda, de un par de siglos después, aparece la historia de la boca que muerde la mano a una mujer adultera.

Una cosa y la otra y allí tenemos el nacimiento de una leyenda. Para variar, parece que era ideal para detectar el adulterio femenino… En fin, que la Boca de la Verdad se hizo popular entre todos los que viajaban a Roma y la popularidad se vio acrecentada con el cine.

De la mano de Vacaciones en Roma, un clásico de 1953 protagonizado por Audrey Hepburn y Gregory Peck, la Bocca della Verità se hizo indudablemente conocida. Si no viste la película puedes verla antes de viajar a Roma. Eso sí, espera que haya gente haciendo una fila pues realmente es un sitio muy popular.

La Boca de la Verdad está cerca del Circo Massimo. Caminas por la calle de este nombre, que en determinado momento se convierte en la Via della Greca y allí ya tienes a la vista la iglesia y la gente agolpada esperando por meter la mano en el antiguo pedazo de mármol esperando su turno.

Los horarios son de 9 am a 6 pm y la entrada es gratuita. En invierno hay menos gente y el horario es partido, de 10 am a 12 pm y de 3 a 5 pm. Es el mismo horario de la iglesia así que no dejes de dar una vuelta por la iglesia para ver todos los encantos de los que te hable antes.

¿No vas a Italia? Entonces tal vez puedas ver alguna de sus réplicas: hay una en los Jardines de Luxemburgo, en París, otra en los Jardines Alta Vista, en California, y si visitas algún casino tal vez la encuentres en las máquinas tragamonedas. ¡Sí!

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Que ver, Roma

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*