La leyenda del Reloj Astronómico de Praga

Praga turismo en República Checa

Praga es la capital de la República Checa y su belleza, su ambiente mágico y su riqueza cultural no dejan indiferente a ningún turista. Si planeas ir pronto, procura tener más o menos claro el itinerario que vas a seguir, porque la oferta es tan amplia que hay que organizarse bien para ver el máximo posible, de hecho, te recomiendo que consultes algunas de nuestras guías de qué ver en Praga, para que descubras qué puntos deberían ser indispensables en tu visita. En esa lista, sin duda, estaría incluido el Reloj Astronómico de la ciudad, una de sus joyas más representativas. En este post vamos a desvelarte la leyenda que rodea a esta increíble obra de arte.

El Reloj Astronómico de Praga

Reloj Astronómico de Praga

El Reloj Astronómico de Praga es uno de los tesoros más preciados de la República Checa. Fue construido en el 1410 por el maestro relojero Hanus, su nivel técnico y su extraordinaria belleza sorprendieron a la sociedad de la época y lo hicieron conocido en todo el mundo. Esta obra maestra, además de dar la hora, mide las fases lunares, cuenta con un calendario muy preciso y está ornamentado con unas figuras animadas que se mueven cada vez que el reloj da las horas en punto.

Las figuras del Reloj de Praga

El paseo de los doce apóstoles

Cuando el reloj marca las horas, los turistas se agrupan frente a él para admirar el espectáculo. Las ventanas superiores del reloj se abren y las figuras de los doce apóstoles desfilan asomándose a ellas como si tuvieran vida propia. 

Hay cuatro figuras adicionales que son posteriores a 1945. Estas también se suman al movimiento, cada una representa una alegoría: 

  • La Muerte, representada por un esqueleto. Tira de una cuerda marcando el inicio del desfile y posee un reloj de arena representando el tiempo que tenemos hasta el ajuste de cuentas. 
  • Un príncipe turco, acompañado de un laúd, representaba la lujuria.
  • Un mercader judío que representaba la avaricia. Posee una bolsa de dinero que agita cuando el reloj marca la hora.
  • La Vanidad, representada por un hombre que se mira al espejo. 

Otra curiosidad es que todas estas figuras hacen el mismo movimiento con la cabeza, todas excepto la Muerte. Mientras el príncipe turco, el mercader judío y el vanidoso niengan con la cabeza, la muerte asiente, afirmando que ella tiene la última palabra y que, aunque no estén de acuerdo, se les ha acabado el tiempo. 

La leyenda del Reloj de Praga

La leyenda del Reloj Astronómico de Praga

El revuelo que causó el reloj en aquella época mantenía orgullosos a los ciudadanos de Praga, e incluso había quienes recorrían miles de kilómetros para visitar lo que era una pieza única en el mundo. 

Según cuenta la leyenda, un aristócrata, fascinado por las habilidades Hanus, le ofreció una gran suma de dinero para que fabricase un reloj idéntico para él en una ciudad alemana. Los concejales de Praga vieron amenazado el estatus que había logrado la ciudad por poseer una pieza tan exclusiva e intentaron persuadirlo para que no aceptase la oferta. Pero el maestro no daba su brazo a torcer y, una noche, mientras trabajaba en su taller, tres hombres entraron, lo arrastraron hasta la chimenea y, para impedir que pudiese replicar el reloj, le quemaron los ojos con un hierro ardiendo.  

El estado físico y mental de Hanus era cada vez peor, nadie sospechaba quiénes podían ser los responsables de la agresión. Vecinos y los propios concejales acudían asiduamente a verlo y, un día, en una de esas visitas su aprendiz, Jakub Cech, oyó cómo los dirigentes confesaban ser los cerebros del ataque.

El maestro, indignado y furioso, urdió un plan para inutilizar el reloj y vengarse por lo que le habían hecho. Pidió a los concejales permiso para acudir al reloj, alegando que deseaba oír su máquina una vez más antes de morir. Finalmente, aceptaron. Ese día, Hanus y el aprendiz visitaron el reloj y el maestro metió su mano dentro de la maquinaria, cercenándola y destrozando así el complejo mecanismo que él mismo había creado. 

Hanus murió esa noche y pasó mucho tiempo hasta que pudieron arreglar el reloj. Según la leyenda, desde la muerte del maestro, el reloj está maldito y de su buen funcionamiento depende la suerte de Praga. Si el reloj dejara de funcionar, la mala suerte llegaría a la ciudad.

 

 

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)