La montaña más alta de Europa

Creo que todo el mundo sabe que la montaña más alta del mundo es el Everest… ¿pero sabes cuál es la montaña más alta de Europa? Es el Monte Elbrús y aunque es el más alto de todos los picos europeos el Everest le gana en más de tres mil metros. ¡Qué maravilla!

Pues hoy nos vamos a concentrar en el Monte Elbrús, dónde está, cómo es, cuándo se formó, si puede escalarse, cuándo y cómo. ¡Apunta!

El Monte Elbrús

Está en la frontera natural entre Europa y Asia, los Montes Urlaes, en la parte europea de Rusia, cerca de la frontera con la vecina Georgia. Los Urales no son gran cosa, no son muy picos muy altos sino muy suaves que se desparraman hoy en día entre Rusia y Kazajastán, a lo largo de 2500 kilómetros.

El Elbrús es un monte de origen volcánico y tiene dos cimas, una más alta que la otra. El pico más alto alcanza los 5.642 metros y la otra cima es apenas más baja con sus 5.621 metros. La primera se encuentra al oeste y la segunda al este y ambas fueron escaladas por primera vez en distintos años del siglo XIX, la más baja por un escalador ruso llamado Khachirov y la más alta por un grupo británico.

Se trata de un monte que está cubierto por una capa de hielo y tiene además veintidós glaciares. La zona donde esta el monte marca el encuentro entre dos placas tectónicas, la arábiga y la euroasiática, así que es propensa a los terremotos. La falla es difícil y compleja y como se desplaza de manera lateral no hay casi volcanes, así que que el Elbrús sea de origen volcánico supone toda una rareza.

Según los geológos el Monte Elbrús comenzó a formarse hace diez millones de años con erupciones volcánicas, aunque las últimas erupciones importantes parece que tuvieron lugar hace 700 mil años anda más. Hoy lo que queda de toda esa caótica actividad son algunas débiles fumarolas y las historias de la mitología griega que relatan como Zeus encadenó allí a Prometeo por robar el fuego de los dioses para dárselo al hombre.

En los meses de verano del hemisferio norte, donde se ubica el monte, los días son mas benignos para emprenden una escalada. Se calcula que en promedio la mitad de los días son soleados aunque puede ser un sitio ventoso. Cuando se sobrepasan los cuatro mil metros de altura la cosa cambia y se vuelve ártica así que no quieras imaginarte cómo es en invierno si así es en verano. Bueno, como hoy en día están las calles de Chicago, a menos 50º C.

Sobre la ladera norte hay bosques de pinos, fresnos y abedules y espinos de hojas plateadas. A nivel subalpino hay flores silvestres y pastos y rosales pálidos de la famosa “rosa de los Alpes”. Cuando la altura ya puede considerarse alpina, entre dos y tres mil metros de altitud, hay más flores y más césped. Del lado sur, por su parte, hay campos de fresnos, hayas y arces, setas y bayas.

Entre tanta flora habitan osos, gamuzas, ratones, ardillas, topos, zorros, linces, jabalíes y corzos, amén de halcones, águilas reales e imperiales y urogallos.

Visitar el Monte Elbrús

En principio te tiene que interesar la escalada pues la gran mayoría de sus visitantes son escaladores dispuestos a lograr lo mismo que el ruso y el grupo de británicos que llegaron a sus cimas en el siglo XIX.

El alpinismo y la escalada empezaron a hacerse populares en los años de dominación soviética. Incluso, a mediados de los años ’50 un grupo de 400 hombres escaló el monte para marcar el aniversario 400 precisamente de la anexión de la región autónoma de Kabardia Balkaria, que es donde está específicamente el monte. Después, entre los años ’60 y mediados de los ’70, se construyeron teleféricos que alcanzan los 3.800 metros y se trazaron varias rutas de ascenso.

Empero, hay una ruta principal y más popular que no tiene grietas de glaciares y sube bastante recta por el lado donde se ubica el teleférico. Es esta la ruta que se llena en verano y aún así, puede haber más de diez muertos por año entre quienes hacen el intento. Esta es la ruta mas segura y rápida, en parte por el teleférico pero también por las telesillas que funcionan desde la mañana hasta pasado el mediodía.

Seguir esta ruta asegura estar de regreso para tomar la última telesilla, y si todo sale bien se completa en unas seis a nueve horas de ascenso, siempre pensando en la cumbre oeste. El descenso lleva menos, pero igual puedes tardar de tres a seis horas. En realidad, los tiempos dependen de la ruta que se elija así que sí, por el contrario elijes la ruta norte verás menos equipamiento técnico de soporte y tendrás vida de campamento, pero al mismo tiempo verás más paisaje.

Hoy en día hay varias agencias que ofrecen escalar el Monte Elrbús. Una de ellas, por ejemplo, tiene un paquete clásico de 14 días, otro que incluye esquí, uno de apenas once días y es algo así como exprés y uno que incluye también el ascenso al Monte Kilimanjaro. Para los aficionados es una de las famosas Siete Cimas del mundo. Las agencias en general siguen la más sencilla ruta sur y hacen entre cinco y seis escaladas por temporada entre mayo y agosto, el verano.

En general se llega en avión hasta el aeropuerto mas cercano, que es el Mineralnye Vody, suele ser vía Moscú, y de allí se toma un mini bus hasta el hermoso valle de Baksan en un viaje de unas cuatro horas. Hay hoteles cerca y todas las excursiones incluyen días de aclimatamiento con senderismo en los alrededores.

La verdad es que debe ser una maravilla de viaje. ¿Viste la película Everest? Bueno, algo parecido. Si te interesa investigar un poco más sitios web como Adventure Alternative o Mountain Madness ofrecen viajes al Elbrús y sus maravillas.

¿Quieres reservar una guía?


Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*