La Tumba de Oscar Wilde en París

La Tumba de Oscar Wilde en París

El cementerio de Pére Lachaise es uno de los lugares más visitados de París, puesto que los personajes allí enterrados rivalizan en fama con los ilustres que descansan en el mismísimo Panteón. Uno de estos personajes es el famoso poeta y escritor irlandés del siglo XIX  Oscar Wilde. Y su tumba bien merece una visita.

Un bloque de piedra de 20 toneladas fue cincelado para crear una figura alada parecida a la Esfinge emprendiendo el vuelo hacia adelante con sus alas verticalmente extendidos. La estatua se basa en el poema de Wilde “La Esfinge”. Pero hay algo que ha hecho aún más popular este monumento: los besos marcados sobre la lápida, una huella de carmín que sirven para rendirle homenaje junto a otras inscripciones espontáneas.

Esta moda se inició en la década de los 90, con un primer e inocente beso sobre la tumba. Como los candados del Puente de Milvio en Roma, el ejemplo fue seguido cada vez por más gente  cuando alguien decide dejar un beso lápiz labial en la tumba. Otro pasatiempo de culto en la capital francesa, aunque castigado con severas multas.

Pero por mucho que se esfuercen las autoridades, se trata de un fenómeno imparable. Las manchas de lápiz de labios de color rojo se han filtrado en la piedra y son casi imposibles de borrar sin dañar la estatua.

En 2011, para celebrar el 111º aniversario de la muerte de Oscar Wilde, las autoridades levantaron una barrera de vidrio que rodea la tumba. Ahora los turistas dejan sus besos en el cristal. No se pueden poner puertas al campo.

¡Recibe el primero nuestros chollos en viajes!
Si quieres viajar más barato y ahorrar dinero, suscríbete a nuestra sección de ofertas y chollos en viajes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *