Laberinto de Horta

Imagen| Canaan Wikimedia Commons

Barcelona no sólo es popular por sus bonitos edificios de estilo modernista, sus cómodas playas y su gran oferta cultural sino también por sus espacios verdes que ofrecen a barceloneses y visitantes un sitio en el que estar en contacto con la naturaleza y alejarse del bullicio de la ciudad.

El Parque de la Ciutadella, el Parque Güell, el Parque Cervantes, los Jardines de Joan Brossa son sólo algunos ejemplos pero, ¿sabías que el jardín más antiguo que se conserva en Barcelona es el Laberinto de Horta? No te pierdas este post donde descubrimos todos sus secretos. ¡Sigue leyendo!

Historia del Laberinto de Horta

Situado en la ladera de Collserola, el Laberinto de Horta se diseñó en 1791 por expreso deseo de Joan Antoni Desvalls, marqués de Llupià, de El Poal y de Alfarràs, en unos terrenos que pertenecían a esta familia nobiliaria. Amante del arte y la naturaleza quiso crear un jardín neoclásico con la ayuda del arquitecto Domenico Bagutti y del jardinero Joseph Delvalet que se inspirara en el mito de Teseo: quien consiguiera llegar al centro encontraría el amor como recompensa.

Para ello se ideó un jardín con un laberinto de cipreses, esculturas y relieves que representan personajes de la mitología grecorromana y que simbolizan los distintos niveles del amor.

A mediados del siglo XIX, Joaquín Desvalls y Sarriera, VIII marqués de Llupiá, encargó la ampliación del jardín por la zona del torrente d’en Pallós al arquitecto Elías Rogent, quien diseñó un jardín de estilo romántico con plazas, parterres, una cascada y grandes árboles. Además, al jardín neoclásico le añadió un canal de agua entre la terraza superior y la intermedia. Hacia finales de siglo XIX, el Laberinto de Horta se había convertido en un lugar de intensa actividad social.

En 1968 la familia Desvalls lo cedió al ayuntamiento, que tras realizar diversas obras de restauración lo abrió al público en 1971. La excesiva afluencia de visitantes a partir de la década de los 70 provocó la degradación de algunos elementos ornamentales y plantas por lo que se reformó de nuevo y se reabrió con un aforo limitado de 750 personas a la vez, para evitar su paulatina destrucción.

¿Cómo es el Laberinto de Horta?

Imagen| Canaan Wikimedia Commons

El Laberinto de Horta debe su nombre al laberinto de cipreses que ocupa una superficie de 9 hectáreas. Este jardín puede distribuirse en dos partes diferentes:

  1. El Jardín Neoclásico: está dividido en tres espacios y abarca el tema del amor: los niveles inferiores, el nivel superior y el laberinto con su Belvedere. Aquí se pueden visitar estanques, fuentes monumentales, pabellones, figuras mitológicas, grutas artificiales, escalinatas palaciegas, etc.
  2. El Jardín Romántico: en oposición al anterior, el tema principal de este jardín es la muerte de acuerdo al sentido trágico de movimiento artístico del siglo XIX. Se trata de un jardín más salvaje y sombrío con una disposición irregular de árboles como tejos, pinos, plataneros y tilos, tapizados de hiedra y de la flor del amor e incluso un falso cementerio del que quedan pocos restos en la actualidad para acrecentar esa imagen lúgubre.
  3. El Palacete de los Desvalls: ubicado junto a la entrada del Laberinto de Horta se sitúa esta edificación cuyo cuerpo principal es de finales del siglo XVIII, aunque conserva elementos como una torre defensivo del siglo VIII. En la zona de atrás del palacete se halla el Jardín de los Bojes, decorado con escenas mitológicas clásicas y caracterizado por sus parterres de arbustos de boj.

El parque del Laberinto de Horta es un lugar muy fotografiado por su escenografía y diversidad paisajística. Algunos de los lugares más bellos son:

  • Escalinata del Belvedere: es el acceso al laberinto desde el nivel superior del jardín neoclásico.
  • El laberinto: la vista panorámica que hay desde la balaustrada superior es uno de los lugares más visitados. Una estatua dedicada al dios Eros se encuentra en el centro del laberinto.
  • Los templetes de Dánae y Ariadna: Con el laberinto como fondo, estas construcciones resultan muy escenográficas, tanto que a finales del siglo XIX se usaron como escenario para espectáculos al aire libre.
  • Jardín de los Bojes: especialmente la calle central con el palacete de fondo.
  • Estanque y pabellón de Carlos IV: de estilo neoclásico italiano.
  • Jardín de los Musgos: en él hay una cueva con una fuente en forma de cabeza de minotauro.
  • El patio privado situado frente al palacete de los Desvalls.
  • Alberca del Jardín de las Flores: decorada con dos jarrones con motivos marinos incrustados y una cabeza de tritón.
  • El Canal Romántico: de tres metros de profundidad en sus inicios era navegable.
  • Fuente de la Pirámide: cuyo surtidor de agua se encuentra en la cabeza de un imponente león.
  • La puerta china: ubicada junto al Jardín Romántico.
  • Estanque y pabellón de Carlos IV: de estilo neoclásico italiano.

Naturaleza en el Laberinto de Horta

Imagen| Pixabay

En sus orígenes, la función del Laberinto de Horta era ilustrada, en otras palabras, su objetivo era acercar la naturaleza de manera didáctica a quienes lo contemplaran. Ésta es la razón por la que hay tanta diversidad biológica en este parque de Barcelona.

Flora

Encina, algarrobo, roble, mirto, pino blanco, magnolio, pino canario, palmeras, tilo, secuoya, ciprés, plátano, acacia de Japón, castaño de Indias, boj, tejo, laurel, fresno, helecho…

Fauna

En cuanto a la fauna, el Laberinto de Horta es el hogar de animales propios de la Sierra de Collserola como jinetas, ardillas rojas, topos, murciélagos, jabalíes, ranas comunes, tejones y algunas especies de culebras. Respecto a las aves, en este parque habitan: gorriones, urracas, tórtolas tucas, lavanderas blancas, petirrojos europeos, palomas torcaces y herrerillos comunes, entre otras especies.

Información de interés

¿Cómo llegar al Laberinto de Horta?

Si vas en metro, la estación donde debes bajar es la estación Mundet (línea 3).

Si quieres ir en autobús, toma las líneas 27, 60, 76, H4 y B19.

¿Cuál es el horario de visita?

El Laberinto de Horta abre en invierno todos los días de 10 a 18 horas y en verano de 10 a 20 horas.

¿Cuál es el precio de entrada?

La entrada general tiene un precio de 2,23 euros mientras que la reducida es de 1,42 euros. Los miércoles y los domingo es gratis.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*