Laguna Negra, destino en el sur de Argentina

 

Argentina es un país de paisajes múltiples, todo depende del punto cardinal al que apuntes. Rumbo al sur te toparás con un paisaje lacustre sin igual, precioso, de montañas, bosques, lagos, ríos y lagunas más algún que otro pueblo o ciudad que parece en parte sacado de algún cantón suizo.

Es aquí donde se esconde la Laguna Negra, destino de excursionistas curiosos. Si tienes pensado visitar Bariloche y estás buscando paseos a la redonda esta laguna pequeña y escondida se puede sumar a tu lista.

Bariloche, destino en el sur argentino

El nombre completo de esta ciudad es San Carlos de Bariloche y está situada en la provincia argentina de Río Negro, a unos XXXXX de Buenos Aires. Puedes llegar en avión o en autobús de larga distancia aunque el viajecito es bastante largo si optas por este medio de transporte.

Bariloche es una ciudad muy poblada y por eso su perfil urbano es una mezcla de estilos. Debería haberse preservado mejor la construcción alpina clásica pero no se hizo y entonces hay edificios que sería mejor que nunca hubieran sido construidos. Pero lo mejor y lo más clásico se ubica en el llamado Centro Cívico alrededor de la plaza principal y bien cerca del impresionante y enorme lago Nahuel Huapi.

Es una ciudad centenaria por donde incluso anduvieron Sundance Kid y Butch Cassidy, los famosos ladrones de bancos y trenes de Estados Unidos y también, aquí, se refugió más de un criminal nazi. Creció a lo largo del siglo XX y desde mediados de ese mismo siglo se convirtió en un destino de viaje de egresados clásico para los estudiantes secundarios argentinos.

Es a las afueras de Bariloche que se ubica un pequeño pueblo llamado Colonia Suiza, la puerta de entrada a la Laguna Negra.

Colonia Suiza y la laguna

Es una localidad ubicada a solo 25 kilómetros de Bariloche, construida a los pies de un bonito cerro, el Cerro Lopez. Se llama así porque fue poblada por inmigrantes suizos de habla francesa. Hoy es un clásico destino para hospedarse o ir a tomar el té y es desde aquí que parte el camino rumbo a la Laguna Negra.

Concretamente el camino nace a 300 al este del puente de la Ruta Nacional 79, sobre el arroyo Goye. Hay letreros así que no puedes perderte.

Por otro lado, si no tienes transporte propio no te preocupes porque desde la ciudad puedes tomarte un bus Nº 10, o colectivo como les dicen los argentinos. Este camino recorre un total de 14 kilómetros y al final del mismo se ubica el espejo de agua. El sendero va subiendo por la margen izquierda del arroyo Goye y está en el medio de un valle precioso vayas en la temporada que vayas. Se mete por bosques de mallines y cohiue, cruza praderas que a veces están salpicadas de flores silvestres o cañas y pasa por alguna que otra pendiente aguda y rocosa.

Recorrer este camino implica de cinco a siete horas de caminata así que por eso es perfecto para excursionistas. Los primeros kilómetros no son de mucha dificultad pero casi al llegar empieza a recorrer un camino caracol empinado que drena las últimas fuerzas del senderista.  Hay otras opciones para llegar a la laguna, un sendero que va del refugio del Cerro Lopez o por la misma montaña desde otro refugio, el Jackob.

El camino está catalogado por expertos como un camino de dificultad fácil/media (entre diciembre y abril), con un desnivel de 800 metros de altitud.

La Laguna Negra es un espejo de agua de apenas 13 hectáreas, situada a los pies de dos cerros, el Bailey Willis y el Negro. La Negra, como le dicen a la laguna por aquí, aparece de golpe en el centro de nuestro campo visual, como si fuera un lago de cráter. Soberbia. En los meses de invierno se cubre de una espesa capa de nieve. Está situada a 1650 metros de altitud y la rodean muros empinados, verticales, rocosos, que parecen envolverla, contenerla.

Tiene una playa, pequeña y de guijarros, que está sobre la costa oeste y sobre la costa este hay algunas otras playitas. Sobre esta costa también está situado el refugio Italia – Manfredo Segre, propiedad del Club Andino Argentino, que promueve las actividades de montaña en la Patagonia y data de los años ’30. Es un simple refugio de piedra, pintado de ocre u rojo oscuro, en el que pueden pasar la noche unas 60 personas con sus propias bolsas de dormir.

El refugio ofrece servicios de gastronomía (desayunos, almuerzos, cenas y meriendas). Se trata de pizzas, sándwiches, café, golosinas, cerveza, vino y cerveza casera elaborada con agua de la propia Laguna Negra.

Este sitio abre desde noviembre a mediados de abril y a partir del mes de mayo sigue abierto pero no ofrece servicios, así que entonces tienes que llevar tu propio equipo (bolsa de dormir, comida, abrigo, calentador). Si tu intención es quedarte lo mejor y mas recomendable es pasar por el Club Andino Bariloche para conseguir mejor asesoramiento. ¿Qué tarifas maneja? La pensión completa (cena, pernocte, desayuno y uso de la cocina) cuesta 850$ argentinos, la media pensión, sin cena, $570 y el pernocte $300. Después cada comida tiene su propio precio.

Considerando la última gran devaluación del peso argentino los precios, si tienes euros o dólares, son una verdadera ganga (27 pesos equivalen a un euro, más o menos).

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *