Languedoc, verano en Francia

El Languedoc es una región del sur de Francia, histórica y hermosa. Tiene paisajes y ciudades preciosas y es una buena idea planear un viaje por ellos durante los meses de verano. Esa es nuestra propuesta de hoy: un verano en el sur de Francia con historia, cultura, playas, vinos exquisitos, ciudades, montañas y aldeas medievales.

Languedoc es la tierra de Montpellier y Nimes y los resorts de Narbonne, Palavas o Cap d’Agde. ¿Te gusta la idea? Apunta esta información y consejos.

Languedoc

El nombre deriva precisamente del nombre. Me explico: Languedoc es el nombre de la versión del francés que se habla en el sur de Francia, las tierras de Oc, derivado de ac, latín, que significa sí. Hace muchos siglos el sur de Francia decía oc para decir sí mientras el norte ya decía oeuil, antecesor del moderno oui.

Desde el año pasado la región conocida como Languedoc-Russillon se llama Occitanie. ¿Cómo llegas hasta aquí? Pues puedes tomar el TGV desde París  o desde Lille o llegar en tren corriente desde otras muchas ciudades. Hay muchas ciudades de la región que tienen aeropuerto, además.

Visitas turísticas más interesantes en Languedoc

Arles. Se trata de una ciudad con orígenes romanos así que conserva las ruinas de un foro, un teatro y un anfiteatro a los que se suman mansiones elegantes del siglo XVIII. Si te gusta la corriente impresionista de la pintura Arles fue la base de Paul Gauguin y de Van Gogh en aquellos años en los que formaron el Estudio del Sur.

Aquí en Arles Van Gogh empezó a usar los verdes, amarillos y azules y aquí terminó cortándose la oreja, para más datos. Por eso hay mucho relacionado con el pintor que puedes hacer en la ciudad como caminar por la Place du Forum, el hermoso Jardín d’Ete, visitar el hospital donde estuvo internado y que además pintó, Saint-Remy y Le Pont.

Nîmes. Es la ciudad capital del departamento de Gard, muy famosa por las ruinas romanas que la decoran. Entre ellas la fantástica Arena de Nîmes, un anfiteatro todavía en funciones. También está la llamada Torre Magna, la Maison Carrée, la muralla romana de la que se conservan dos puertas y fragmentos, aunque la original tenía como nueve metros de alto y descansaba a la vera de la Vía Domitia, y el Puente de Gard construida por Agripa.

Al norte de la ciudad está el Pont du Gard, antiguo acueducto romano que es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Es precioso y puedes ir, caminar y hacer un picnic. Nîmes está a unos 700 kilómetros de París y puedes unir ambas ciudades en tren, en un viaje que dura unas tres horas y media.

Carcassonne. ¿Te gusta la época medieval? Esta ciudad es especialmente medieval y también es Patrimonio Mundial. ¡Vaya castillo! Hay multitud de tiendas de regalos y restaurantes.  Está la Ciudadela, el castillo Condal, el Canal du Midi, la bella catedral y la no menos hermosa Basílica Saint-Nazaire. La ciudad está a mitad de camino entre Toulouse y la costa.

Aigues Mortes. Es otra ciudad medieval que descansa entre praderas y dunas de Camargue. Callejuelas angostas, fortificaciones y muchos turistas caminando cuando es temporada de verano. Tal vez comer dentro del casco histórico no sea de lo más barato así que puedes comprar algo y trepar a alguna rampa o antigua fortificación y teniendo la mejor vista disfrutar de una comida al aire libre.

Collioure. Se trata de una ciudad costera muy pintoresca que apenas dista 26 kilómetros de la frontera con España. Es tan hermoso y al parecer goza de tan buena “luz” que muchos pintores la eligieron (Picasso, Matisse). Hoy en día puedes seguir la Ruta Collioure Art y además disfrutar de como los Pirineos van llegando al mar en un encuentro soñado.

Avignon. Es la ciudad de la canción. Está a orillas del río Rhone y todavía arrastra el pasado religioso que vivió brevemente en el siglo XIV cuando el Vaticano decidió mudarse allí. Obvio, hay que visitar el Puente de Avignon y el Palacio Papal.

Montpellier. Es la capital de Languedoc así que no debemos olvidarla. Hay museos, un bonito casco histórico, una red de tranvías que te permite moverte de aquí hacia allá y si vas en ciertos momentos del año podrás disfrutar de festivales culturales… ¡y de su playa!

Las playas de  Languedoc

Se acerca el verano y el sur de Francia siempre es un gran destino. Si ya decidiste pasear por la región de Languedoc entonces apunta estas playas de la zona:

  • Playa Espiguette, cerca de Montepllier. Es la mejor playa cerca de la capital, aunque tal vez no la mejor de la costa regional. Está al este del la ciudad de Le Grau de Roi y tiene arenas blancas y dunas. No hay cafeterías ni bares cerca.
  • Leucate: tiene dos playas y una es nudista. Hay casitas, árboles y es genial para caminar. Está entre Port Nouvelle y Le Barcarès, es extensa y de aguas mansas aunque hay viento y por eso es un buen sitio para hacer windsurf.
  • Playa de St. Cyprien: hay tres playas por aquí, la sur, la central y la norte. Son muy populares y las mejores son las de los extremos, norte y sur ya que son mas tranquilas y grandes. Se ven los Pirineos así que es una gran postal.
  • Argeles sur Mer: es una playa de Bandera Azul que duerme sobre una bahía y tiene aguas cálidas. cerca hay un resort muy popular, Canet.
  • Playa Rochelongue: está en el centro del Cap d’Adge y es una de las tres del cabo con restaurantes y bares hermosos.
  • Playas de Collioure: hay tres playas y aunque no son las mejores de Languedoc si estás en la ciudad puedes visitarla.

Como ves, el sur de Francia tiene mucho para ofrecer en verano. Puedes elegir un par de ciudades medievales, un par de playas y así, tener unas vacaciones soñadas.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *