Qué hacer en las hermosas Islas Salomón

Si coges un mapa verás que uno de los destinos más alejados de Europa es el Pacífico Sur, pero lo de lejano también lo tiene de hermoso. Las Islas Salomón están aquí, al este de Papúa Guinea.

Las islas son preciosas, con playas estupendas, alojamientos increíbles, mucha historia relacionada con la Segunda Guerra Mundial y bellezas tanto en la tierra como debajo de las turquesas aguas que las rodean. Un vuelo largo al paraíso, pero serás recompensado.

Las Islas Salomón

Es un archipiélago de seis islas importantes con casi mil islas menores. La capital está en la isla de Guadalcanal y se trata de la ciudad de Honiara. A fines del siglo XIX los ingleses clavaron su bandera y, la islas se convirtieron en protectorado británico, por lo cual la pasaron bastante mal en el segundo enfrentamiento mundial, hasta que se independizaron a fines de los ’70. Hoy siguen reconociendo a la Reina Isabel II como monarca.

En tiempos de los ingleses tanto los británicos como los australianos explotaron las plantaciones de cocos hasta la Segunda Guerra. Entonces las islas fueron evacuadas y las plantaciones abandonadas. Muchas de las batallas más cruentas entre aliados y japoneses se dieron aquí, por ejemplo la Batalla de Guadalcanal. Lo cierto es que ninguna independencia es barata así que la vida política de las islas no ha sido muy tranquila en el siglo XX y comienzos del XXI.

Con respeto al clima la islas son bastante húmedas todo el año con una temperatura promedio de 27 ºC. Para ir de viaje y no morir de calor los mejores meses con junio, julio y agosto. Puede llover más o haber algún ciclón entre de noviembre a abril. En materia de actividad económica las Salomón exportan madera y por eso sus bosques están en peligro de sobre explotación. De un tiempo a esta parte el turismo de buceo y snorkel ha ido creciendo.

Por último, para tener en cuenta: si bien el inglés es el idioma oficial casi nadie lo habla cotidianamente. Hablan el Pijin, la lengua local, y muchos otros dialectos.

Vacaciones en las Islas Salomón

Para viajar a las Salomon necesitas un pasaporte y según tu país, una visa. Si eres europeo lo más probable es que no necesites una para quedarte 90 días. Ahora que sabemos un poco más sobre estas bonitas islas es hora de ver qué podemos hacer tras unas 29 horas de viaje desde Europa y 30 desde América del Sur.

El tesoro de las Islas Salomón está bajo el agua. Muchos cruzan el océano solo para conocer sus maravillas ya que se ubican dentro de una zona conocida como el Triángulo de Coral. Sus bellas y ricas aguas han sido declaradas como una de las Siete Maravillas Naturales de Oceanía así que imagina la diversidad de peces y corales que verás aquí.

Se cuentan unas 500 especies de corales blandos y duros y todos ellos forman un arrecife coralino de mas de 5.700 kilómetros cuadrados.

A su vez los arrecifes son el hogar de muchos animales entre peces coloridos, barracudas, delfines, mantarrayas, tortugas y tiburones. También bajo el agua, como decíamos más arriba, hay recuerdos de la Segunda Guerra Mundial: aviones, barcos, petroleros, destructores, aviones japoneses, submarinos… Incluso muy cerca de la capital, en la zona conocida como Iron Bottom Sound.

Hay otras zonas de buceo y snorkel realmente buenas y otras más que sirven para tomar fotografías. Por ejemplo, la hermosa laguna de Marovo, la laguna salina más grande del mundo tachonada de islitas deshabitadas con playas de ensueño como la Isla Uepi. También está la Laguna Roviana, de 50 kilómetros desde Munda y abrazada por barreras de corales e islas. Dentro, a su vez, está la Cueva del Tiburón Kastom, escondida entre manglares cuya apertura es un estanque de agua salada y profundamente azul que cae en picada a la red de cuevas.

Si te gusta curiosear la cultura local entonces puedes visitar algunos de sus sitios arqueológicos, fuertes en las colinas, santuarios repletos de calaveras, por ejemplo. Los habitantes de las islas son especialistas en el trabajo de madera así que hay muchas artesanías hermosas (tallas, bisutería, canastas) que se hacen con técnicas tradicionales en todas las aldeas y se convirtieron con el tiempo en buenos souvenires.

Hay muchos recorridos para hacer senderismo, tanto excursiones cortas desde Honiara que te harán conocer aldeas y playas blancas, hasta viajecitos a otras islas. Incluso puedes escalar un volcán, el Kolombangara, un volcán cónico de 1770 metros de altura que implica dos días de caminata desde la costa hasta el anillo del cráter. Se duerme en un campamento y es lo más.

Pero si más que caminar te gusta el agua entonces a las hermosas playas puedes sumar cascadas. Unas muy populares son las Cascadas Mataniko, que terminan en estanques y en una cueva escondida. Este sitio se conoce con un guía y en general se conoce en un tour de la Segunda Guerra. Y también puedes apuntarte a tours de pesca, paseos en kayak por lagunas turquesas de aguas transparentes y cálidas. ¿Puedes imaginar eso?

Finalmente, un sitio así merece dormir en un lugar especial. Por supuesto que hay hoteles, moteles, cabañas de alquiler, lugares para mochileros, resorts y eco-lodges que son una maravilla. Si nunca te alojaste en un lodge económico aquí en las Salomón hay algunos hermosos de verdad.

Mira, tal vez sea un viaje largo, no tan barato precisamente por la distancia y porque recorrer las islas implica subir y bajar de botes o apuntarte en tours en agencias, pero si te gustan los destinos así, lejanos, hermosos y poco conocidos… pues las Islas Salomón te esperan.


Categorías

Oceanía, Que ver

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*