Las minas de sal de Berchtesgaden, túneles, trenes y algo más

minas-de-berchestgaden

Las minas son sitios fabulosos. Hay minas de carbón, de oro y de otros metales, en fin, la minería bajo tierra o a cielo abierto es todavía hoy una de las grandes industrias del mundo. En Alemania, por ejemplo, hay viejas minas de sal que ya han dado al mundo todo lo que tenían. Por ejemplo, en los Alpes bávaros están las Minas de sal de Berchtesgaden.

Berchtesgaden es una ciudad en esta parte de Alemania que durante mucho tiempo se ha dedicado a la minería, a explotar la mina de sal local. El destino de la ciudad ha estado siempre atado a este “oro blanco”, aunque hoy ya no funciona como tal. Han quedado los túneles y las cavernas y la ciudad ha sabido aprovechar todo eso para convertir a la mina en un curioso museo que además de un paseo por las profundidades de la tierra permite viajar en tren, presenciar un show de luces, resbalar por toboganes y más.

En otros tiempos, cuando la mina de sal de Berchtesgaden estaba en funcionamiento, a nadie se le estaba permitido ingresar. Hoy las cosas son distintas y las profundidades de la mina reciben visitantes todo el año. Es una gran atracciones en sí misma. Los visitantes, apenas llegan, son vestidos con trajes de mineros y después abordan un pequeño tren que los lleva más y más abajo. Debajo hay distintos aparatos en exhibición, relacionados con la minería, dos toboganes de madera para resbalar y divertirse y además bajar todavía más.

Allí abajo, en la Mina de Sal de Berchtesgaden, hay un pequeño lago que ha sido decorado con un bonito show de luces y sonidos. Original y entretenido, sin dudas.

Información práctica:

  • Ubicación: Berchtesgaden, Alemania.
  • Horarios: abre del 1/5 al 31/10 de 9 am a 5 pm. Del 2/11 al 30/4 lo hace de 1 a, a 3 pm.
  • Precio: 15,50 euros por adulto.

Categorías

General

Viajes con Destino

Viajescondestino era una web dedicada al mundo de los viajes por el mundo. Actualmente forma parte de Actualidadviajes.com para hacer una web mucho... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *