Las Salinas de Añana, tesoro del País Vasco

Las salinas son un verdadero espectáculo para la vista y hay algunas que nos entregan fotografías espectaculares. Lo bueno es que no hay que viajar mucho para encontrar, aquí en España, una de ellas: las Salinas de Añana.

Estas salinas están en el País Vasco y al día de hoy reciben muchos visitantes ya que son uno de los conjuntos arquitectónicos, medioambientales, arqueológicos, paisajísticos y culturales más importantes del mundo.

Añana y su sal

Añana es un municipio que está en la Comarca de Cuadrilla de Añana en la provincia de Álava, dentro del País Vasco. Es un municipio pequeño, compuesto apenas por dos pueblos, Salinas de Añana y Atiega. La primera es la capital y aquí vive la mayor cantidad de personas.

La población es antigua y ya por el siglo X se dedicaba a la explotación de las salinas naturales de la localidad. Nos toca hablar entonces de estas salinas interiores que reciben agua de cuatro manantiales de los alrededores que confluyen en el valle. La técnica era sencilla: se excavan eras en la tierra, se dejan llenar por el agua y se deja secar al sol hasta obtener la sal. Por lo menos desde el siglo IX, X, ya se explotaba la salina y la explotación estuvo activa por mucho tiempo, aunque hoy ya no produce y solo recibe turistas.

¿Pero de dónde viene la sal? Los especialistas dicen que se produce por un fenómeno geológico llamado diapiro: materiales antiguos suben a la superficie de la tierra porque son poco densos, el agua de lluvia cae sobre el diapiro, atraviesa las capas de sal y esta sube de nuevo en forma de salmuera. Los manantiales por aquí traen tres litros de agua por segundo y cada litro tiene una salinidad de 250 gramos. Mucho mas que el océano Atlántico que solo tiene 36 gramos por litro pero sin alcanzar los 360 gramos del mar Muerto.

Con semejantes características las salinas de Añana son sumamente importantes para el país. En su mejor época la salina tenía cinco mil plataformas de evaporación ocupando una superficie de alrededor de 95 mil metros cuadrados. Después la producción empezó a caer, se modernizó la tecnología y el transporte y al final fueron definitivamente abandonadas en el siglo XX.

Turismo en las Salinas de Añana

El Valle Salado está a 30 kilómetros de Vitoria-Gasteiz y puedes hacer un recorrido por la historia de la explotación de la sal, una de las industrias mas antiguas del mundo. Basta recordar que la sal supo llamarse “oro blanco” por su escasez y valor, algo que hoy en día cuesta comprender cuando es uno de los productos mas abundantes y baratos de las tiendas. Pero así fue y aunque hoy en día el sitio ha dejado de producir a niveles industriales muchos aseguran que la sal de aquí es una de las mejores del mundo.

La sal del Valle Salad es pura y proviene de un viejo mar de hace 200 millones de años. Nace de la evaporación natural de la salmuera que surge de los manantiales que hay aquí y la gente que trabaja produce cuatro tipos: sal mineral de manantial, Flor de Sal, Sal líquida y Chuzo. Todas de gran calidad y siguiendo métodos tradicionales, en sencillas estructuras salineras, con la clara intención de que un saber tan antiguo no se pierda con la modernidad y el paso del tiempo.

Por eso hay una Fundación Valle Salado que trabaja activamente para hacer perdurar la explotación tradicional de la sal en el siglo XXI. Así, logra que alrededor de 80 mil visitantes vengan a conocer el lugar cada año, aprendiendo y disfrutando de un paisaje único. No hay beneficios privados aquí y cada euro ganado se invierte en la recuperación de las salinas.

Entonces, la Fundación Valle Salado de Añana ofrece visitas guiadas que en este momento tienen un 25 % de descuento, aunque el beneficio es por tiempo limitado. Hay una visita al valle salado, visita general por el valle y el proceso de producción de sal que cuesta 8 euros por persona; hay otra visita a los manantiales y el paisaje cultural y natural de su entorno a 9, 50 euros por persona y una visita que combina el valle y una cata de los distintos tipos de sal de Añana que cuesta 9, 50 euros también.

Por último, también tienen la oportunidad de visitar un taller salinero y producir tú mismo la sal por 8 euros. Todas son visitas muy interesantes y con un precio accesible. Se suman visitas escolares a 30 euros por grupo, un spa salino para experimentar de manera directa los beneficios de la salmuera, a 2 euros nada más y una visita adaptada a personas con discapacidad por solo 5 euros.

Hay que resaltar eso uso de Realidad Virtual en la experiencia, pues aporta un punto de vista totalmente novedoso y diferente. La fundación ofrece visores especiales de realidad virtual para gozar de una experiencia realmente inmersa, envolvente y única. Con ella el visitante es una gota de agua dulce que pasea por el interior de la tierra y se convierte en salmuera. Siete milenios de historia pasarán ante tus ojos.

Esta experiencia virtual es calidad 4K y cuenta con la colaboración actoral de Txema Blasco, representando a un salinero, que guía al visitante en el proyecto de recuperación del Valle Salado y dentro de una explotación salinera. Esta experiencia puedes vivirla todo el año:

  • en temporada alta, del 1/4 al 13/10 incluido, hay cuatro sesiones: 11:15, 12:45, 16:00 y 17:30.
  • en temporada baja hay dos sesiones: 11:15 y 12:45.
  • dura 30 minutos.
  • Cuesta 4 euros.
  • hay que acudir 15 minutos antes al Centro de Visitantes del Valle Salado para hacer reserva.

Si la visita al valle Salado te interesa te cuento además que este 13 de julio tendrá lugar la Feria de la Sal, fiesta donde se dan cita mas de cien salineros y salineras representando en teatro el pasado, presente y futuro de la salinas. Verás gente vestida como romano, como hombres y mujeres de la Prehistoria, de estilo medieval y mucho más. Una hora y media dura el show y todas las estructuras salineras, eras incluidas, se iluminan especialmente creando una postal realmente mágica.

Información práctica:

  • Centro de Visitantes. Valle Salado de Añana. Calle Real, 32, Gesaltza Añana, Álava.
  • reservas y contactos: reservas@vallesalado.com
  • cómo llegar: desde Bilbao, por la autopista AP-68, salidas 6 Pobes, Nanclares. Desde Vitoria/San Sebastián/Pamplona/Madrid, por la A-1, salida 340.

 

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*