Las Torres de Florencia, símbolos y miradores

Florencia es una de las ciudades más turísticas de Italia y no puedes pasarla por alto en un viaje, pero lo cierto es que una sola visita no alcanzará. Si no puedes quedarte una semana entonces sí o sí deberás regresar porque hay muchísimo en esta ciudad que es considerada “un museo al aire libre“.

Entre las iglesias, los palacios y los museos se esconden algunas torres que nos brindan nuevas miradas de esta antigua ciudad y por eso te recomiendo que las visites. No abren sus puertas todo el año, así que el mejor momento para conocerlas es ahora, cuando arde el verano en Italia. Veamos cuales son estas fantásticas torres-miradores de Florencia.

La Torre de San Niccolò

Esta es la única torre de Florencia que no ha sido “recortada”, es decir, bajada en altura. Las demás, en algún momento de la historia, han pasado por esta suerte de mutilación. La torre está situada en la Piazza Poggi y fue construida en 1324 con la idea de defender el distrito Oltrarno, así que formaba parte de las murallas defensivas. Hoy es una estructura solitaria.

Fue diseñada con base en los dibujos de Arnolfo di Cambio, un arquitecto y escultor italiano de la época que también estuvo a cargo del Palazzo Vecchio o la Basílica de Santa María del Fiore, en la misma ciudad. Todavía tiene su fantástica pasarela y la oficina de turismo local la ha restaurado y vuelto segura para que los turistas puedan caminarla sin problemas.

Tiene 160 escalones hasta la cima y cuando finalmente llegas gozas de una vista de 360 º de Florencia.

Lo primero que ves en la Piazzale Michelangelo y alrededor el tramado urbano y el rio Arno. La fachada norte tiene un arco y seis ventanas verticales y la fachada sur es más abierta, con tres enormes arcos, uno arriba del otro. La torre volvió a abrir el pasado 24 de junio, siendo la primera de las torres de Florencia en reabrir esta temporada 2017.

Entre el 24 de junio y el 31 de agosto abrirá todos los días de 5 a 8 pm. Después abrirá todo septiembre entre las 4 y las 7 pm. Las visitas guiadas son cada media hora.

Torre della Zecca

Esta torre está situada cerca del río Arno y recuerda el lugar donde la ciudad acuñaba sus monedas ya que el agua del río era aprovechada por los martillos que le daban forma a la plata. También esta torre era la última torre defensiva de Florencia en el lado este de la ciudad, torre que siglos atrás venía a cerrar las murallas.

Fue construida para proteger el Ponte Reale, un puente que sería construido después de que una feroz inundación devastó la ciudad en 1333. Pero lo cierto es que el proyecto nunca se completó y la torre quedó sin su puente. Hoy en día está más sola todavía pues ha quedado en la mitad de un cruce de calles en la Piazza Piave. Fue en 1532 que la bajaron de altura hasta sus actuales 25 metros.

Ese mismo año pasó a integrar el Viejo Fuerte Baluardo di Mongibello, ordenado por Alessandro de’Medici para mejorar las defensas de la ciudad. Pronto la torre empezó a llamarse La Zecca (zecca hace referencia a la acuñación de monedas y que a la postre funcionó dentro por un tiempo). Cuando visitas hoy la torre te cuentan como los martillos levantados por ruedas dentadas funcionaban gracias al agua del río que corría por túneles y espacios por debajo de la torre.

Todos los túneles existen todavía pero no puedes visitarlos, solo te cuentan su función. Y además hay un túnel que une la Torre della Zecca con la Porta San Niccolò que esta inundado siempre y por supuesto nadie puede visitar. En fin, que las obras de restauración comenzaron en 2014 a un costo de 300 mil euros y tomaron 18 meses así que hoy podemos ver la torre tal cual lucía hace siglos.

Abrió por primera vez sus puertas en el verano pasado y claro, desde arriba tienes otra vez vistas de 360º de Florencia. Subes y desde el cuarto piso tienes las mejores vistas del Palazzo Vecchio, la Sinagoga, el Duomo o la Piazzale Michelangelo, por ejemplo. La encuentras en la Piazza Piave y este año abrió el 15 de junio y volverá a hacerlo el 19 de agosto entre las 5 y las 8 pm.

También abrirá el 16 de septiembre de 4 a 7 pm y el 14 de octubre de 3 a 6 pm con visitas guiadas cada media hora.

Baluardo a San Giorgio

Forma parte de las defensas históricas de Florencia y se trata de una estructura de forma trapezoidal que está sobre las murallas, cerca de la Porta San Giorgio, en el sudoeste de la ciudad. Fue construido por Cosimo I de Medici, Gran Duque de Toscana, en 1544 sobre una de las rampas diseñadas por Michelangelo Buonarroti que habían quedado del sitio a la ciudad en 1529.

La idea era mejorar las defensas y por eso formaba un conjunto con tras construcciones que ya han desaparecido pero que contaban con murallas gruesas y artillería aquí y allá. Hoy en día el lugar es la sede de los Balestrieri Fiorentini, los hombres que participan de la Procesión del Calcio Storico Fiorentino vestidos al estilo medieval, compitiendo entre sí en el Festival del Palio.

La torre abre del 8 de julio al 12 de agosto de 5 a 8 pm, e 9 de septiembre de 4 a 7 pm y el 7 de octubre, con guías cada hora.

Porta Romana

Es la puerta sur de la ciudad y permite caminar por una parte de la muralla medieval. Está en el distrito de Oltrarno y se alza en el cruce de varias calles. La vieja puerta tenía espacio suficiente como para el paso de carruajes y por las puertas laterales pasaban los peatones. Las puertas de hierro siguen allí y lo mismo el fresco con la Virgen y los santos.

Dentro hay dos placas de mármol que conmemoran la entrada a Florencia del Papa Leo X, una, y la entrada de Carlos V, la otra. Florencia, como toda ciudad medieval, siempre estuvo transformándose y las defensas fueron durante mucho tiempo un tema que preocupó a sus gobernantes, así que siempre que las murallas crecieron se perdieron edificios más antiguos. Eso fue lo que ocurrió con una iglesia que estaba allí desde 1068 y que después fue reemplazada por otra, actualmente en pie.

La Porta Romana abre cuatro veces al año también: del 22 de julio al 26 de agosto entre las 5 y las 8 pm, el 23 de septiembre de 4 a 7 pm y el 21 de octubre de 3 a 6 pm. Las visitas guiadas son cada media hora.

Demás está decir que estas cuatro torres no solo son pintorescas por sus historias y su antigüedad: nos brinda vistas panorámicas fantásticas de una ciudad inolvidable.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *