Los 10 pueblos más bonitos de Holanda

Si te gustan los paisajes de cuento de hadas puedes darte una vuelta por Holanda y descubrir sus encantadores pueblos. No hay dudas de que Holanda es un país muy pintoresco. Se ubica entre Alemania y Bélgica y  aunque es muy famoso por sus canales, por Amsterdam y por los tulipanes, tiene mucho más para ofrecer al viajero.

Si en verdad quieres conocer Holanda entonces debes ir a visitar sus aldeas y pueblos antiguos, bien holandeses. Lo bueno es que es un país pequeño y muchos de sus pueblos están cerca del mar, decorados con campos de tulipanes y molinos de viento, y lo mejor de todo, nunca demasiado lejos de las ciudades más importantes. Por eso, apunta los 10 pueblos más bonitos de Holanda.

Kinderdijk

Este debe ser el primer destino si quieres tomar fotos de molinos de viento funcionando. Para muchos es uno de los pueblos mas pintorescos y escénicos del país y está muy cerca de la ciudad de Rotterdam.

El pueblo tiene 19 molinos de viento antiguos, construidos entre 1739 y 1740, muy hermosos y prácticos. Se construyeron para prevenir las inundaciones y son Patrimonio del Mundo desde 1997. Holanda siempre tuvo un gran problema con el mar, así que su red defensiva de canales y molinos viene protegiéndola muy bien desde hace siglos.

Solo dos de estos molinos están abiertos al público y hay un centro de visitantes que proporciona toda la información sobre el sitio.

Zaanse Schans

Es un destino famoso dentro del turismo holandés porque también tiene sus molinos de viento históricos y casitas de cuento. En algún momento de su historia contó con alrededor de 50 molinos a lo largo de sus canales, pero hoy no quedan tantos.

Los que han sobrevivido han sido restaurados y algunos reubicados y puestos a funcionar nuevamente. Hoy se pueden visitar cinco de ellos y hasta se puede subir por su interior. Cada uno tiene sus características particulares.

El pueblo tiene además no uno sino siete museos para visitar. Por ejemplo, hay una encantadora panadería del siglo XVII que todavía hace pan, o también está la primera sucursal del supermercado Albert Heijn, una clásica cadena comercial de ese país.

Giethoorn

Canales y casitas con techos de paja. Parece un pueblo salido de una postal y de hecho, ostenta para muchos el tilde del pueblo más hermoso de Holanda. Las casitas están conectadas mediante puentes y parece que estás en algo parecido a Hobbiton.

No hay caminos en el casco histórico del pueblo, así que solo se puede circular en botes. Por eso se la conoce también como la Venecia del norte. Emana paz y tranquilidad y si a los canales, puentes y casitas les sumas la increíble belleza de sus jardines no vas a querer irte nunca.

Para recorrer puedes alquilar un bote o caminar de puente en puente. Hay cafeterías, tiendas y hasta puedes alquilar una bici.

Lisse

¿Te gustan los tulipanes? Entonces Lisse debe estar en tu ruta. Tal vez no en primavera que es cuando explota de turistas pero si quieres ver los campos de tulipanes en todo se esplendor o ver el desfile de Bollenstreek Bloemencorso entonces habrá que aguantar las multitudes.

Los jardines solo abren algunas semanas desde marzo a mediados de mayo, pero por suerte no es lo único que tiene para ti este pueblito holandés. Más allá de los Jardines Keukenhf también está el castillo, abierto al público todo el año. Lo mismo el Museo De Zwarte Tulip o la hermosa Iglesia Sint Agathakerk, con un interior con preciosas pinturas.

Valkenburg

Es un pueblo con arquitectura tradicional, una ventana a los siglos pasados. Todavía conserva parte de sus murallas medievales y la misteriosa Iglesia de San Nicolás, de estilo gótico. Además de la muralla hay algunas puertas y las ruinas de un castillo centenario que han quedado sobre una colina.

De hecho, las ruinas del castillo de Valkenburg son las ruinas más altas de un castillo en todo Holanda.

Appingedam

Esta situado al noreste del país y no sabe con certeza cuán viejo es este pueblo, pero parece que la zona ha estado habitada por lo menos mil años. Hoy en día hablamos de la región de Fielingo, que en tiempos medievales era parte de Frisia.

Supo ser un puerto marino y más que un pueblo parece una ciudad pequeña. Antes, las mercaderías llegan aquí y después se transportaban por canales a las regiones del norte de Alemania, Westfalia e incluso a la zona del Mar Báltico.  Tiene mucha arquitectura medieval, principalmente en e centro. El edificio más conocido son las cocinas que están sobre Damsterdiep.

En la Segunda Guerra Mundial sufrió bastantes daños por parte de la artillería nazi y la gente debió abandonar todo, quedándose solo algunos valientes defensores. Todo hasta que las tropas canadienses lo liberaron en 1945.

La reconstrucción llevó décadas. Desde 1972 Appingedam es una zona  protegida, lo que la ha ayudado a mejorar, embellecerse y apuntalar su identidad histórica.

Harlingen

Este es un bonito pueblo costero, sobre las costas del Mar de Wadden, al norte del país. Tiene una gran historia relacionada con la industria pesquera, así que las playas se cruzan con los botes que parten al mar.

El puerto es muy bonito, con canales que puedes explorar y también tiene algunos faros, lo que hacen de este pueblo un destino encantador.

Domburg

Este pueblo está en el Mar del Norte y es uno de los pueblos costeros más antiguos de Holanda. Su principal atractivo es la playa, especialmente en los meses de verano, pero es divino por fuera de su costa.

Es un pueblo pequeño, pero tiene muchas cafeterías, bares y restaurantes y hasta un spa. Y por si fuera poco, hasta un molino de viento que puede visitarse.

Volendam

Este pueblo tiene la ventaja de que está cerca de Amsterdam. Es otro pueblo pesquero con un bonito casco histórico ideal para recorrer caminando. Tiene múltiples senderos y puentecitos y hay casitas típicas por doquier. Lo mejor es caminar por los barrios antiguos de Oude Kom y Doolhof.

Volendam tiene tres museos, un malecón encantador que está sobre la bahía con sus tiendas y restaurantes. Esta sobre el lago Markermeer y su puerto viejo es hermoso.

Marken

Las casas de este pueblo holandés están construidas sobre pilares  así que la mayor parte está como aislada del continente. Del lado de la península hay un centro pequeño surcado de canales con casitas de madera. Es algo bien típico del país .

Marken tiene además una marina pequeña donde amarran sus botes pescadores y allí mismo hay algunos restaurantes y puestos de pescados y mariscos. También hay un viejo faro para visitar.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*