Los misterios de las líneas de Nazca al descubierto

Entre las poblaciones de Nazca y Palpa en Perú se encuentra uno de los misterios arqueológicos más populares de todos los tiempos. En este desierto, uno de los más áridos del planeta, existe un conjunto de gigantescos geoglifos sólo visibles desde cierta altura, que forman figuras animales, humanas y geométricas. Fueron creados por la cultura Nazca entre los años 200 a.C y 600 d.C y desde que los arqueólogos empezaron a estudiarlas en los años treinta del siglo XX, se han sucedido decenas de teorías sobre su origen y su significado.

Las diferentes hipótesis sobre Nazca

En un principio los arqueólogos pensaron que las líneas de Nazca sólo eran simples sendas pero con el tiempo cobraron fuerza otras teorías que sostenían que “lugares de adoración” creados para agradar al dios de las alturas.

En la actualidad sabemos que los habitantes de Nazca crearon los geoglifos retirando las piedras de la superficie para que se viera la arenisca blanca que se encuentra debajo. Además, gracias a varios investigadores de la Universidad Yamagata en Japón sabemos que existen cuatro tipos diferentes de figuras que tienden a agruparse en diferentes rutas con el mismo destino: la ciudad preinca de Cahuachi. De ella hoy sólo queda en pie una pirámide pero durante su apogeo fue un centro de peregrinación de primer orden y capital de la cultura Nazca.

Según los arqueólogos japoneses, las figuras de Nazca fueron construidas al menos por dos culturas distintas con técnicas y simbolismos diferentes, que pueden observarse en los geoglifos que trazan el camino de su zona de origen a la ciudad de Cahuachi.

Asimismo descubrieron que los dibujos cambiaban notablemente en la región más cercana al Valle de Nazca y la ruta que va desde allí a Cahuachi. En esa zona hay un estilo distinto de imágenes, caracterizadas sobre todo por mostrar seres sobrenaturales y cabezas como si fueran trofeos. Un tercer grupo de geoglifos probablemente formado por ambos grupos se encuentra en la meseta de Nazca, el espacio que queda a medio camino de ambas culturas.

Según los arqueólogos japoneses el uso de las figuras de Nazca fue cambiando a lo largo del tiempo. En un principio se crearon por motivos puramente rituales, pero más tarde fueron colocándose a lo largo del camino que llevaba a Cahuachi. Al contrario de lo que algunos piensan, al parecer estas figuras no servían para señalizar el camino de peregrinación, pues ya debía estar bien marcado, sino para animar las vistas dándole además un sentido ritual.

Sin embargo, han sido muchas más personas las que han tratado de dar una respuesta al significado de las líneas de Nazca y existen varias teorías sobre su origen. La matemática María Reiche influyó en Paul Kosok aventurando la hipótesis de que dichos dibujos tenían un significado astronómico. Los arqueólogos Reindel e Isla han excavado más de 650 yacimientos y han conseguido trazar la historia de la cultura que generó estos dibujos. El aprovisionamiento de agua fue muy importante en la región ya que se trata de un desierto. Los dibujos formaban un paisaje ritual cuyo fin debió ser propiciar la invocación de los dioses del agua. Los arqueólogos han descubierto cordeles y estacas con los que estas personas trazaban los dibujos.

En 1968, el escritor suizo Erich von Däniken publicó su libro ‘Recuerdos del Futuro’, en el que aseguraba que en la Antigüedad el hombre había contactado con extraterrestres. Fue entonces cuando se asociaron las líneas de Nazca a este tipo de fenómenos paranormales al afirmar que hacían las funciones de pistas de aterrizaje para las naves alienígenas.

¿Qué representan las líneas de Nazca?

Los dibujos de Nazca son de distintos tipos: los hay geométricos y figurativos. Dentro del grupo de los figurativos encontramos los dibujos de animales: aves de entre 259 y 275 metros de largo (colibríes, cóndores, garzas, loros…) monos, arañas, un perro, una iguana, un lagarto y una serpiente.

Casi todos los dibujos fueron realizados sobre una superficie plana y sólo hay unos pocos en las laderas de las colinas. Casi todas las figuras que se sitúan en ellas representan figuras humanas. Algunos están coronadas por tres o cuatro líneas verticales que quizás representen las plumas de un tocado ceremonial (algunas momias peruanas llevaban tocados de oro y plumas).

La reciente polémica de Greenpeace con Nazca

Las líneas de Nazca son un tesoro nacional para Perú. Están fuertemente protegidas pero en 2014 una acción de Greenpeace provocó daños irreparables en la zona. El objetivo era poner un mensaje con letras gigantes visible sólo desde el cielo para decir: “¡Es hora de hacer un cambio! El futuro es renovable. Greenpeace.”

Cualquier pisada en la zona, por el material y las condiciones meteorológicas, se queda marcada por miles de años y lo más grave es que en el proceso destruyeron una de las líneas más visibles y significativas del área. Greenpeace trató de disculparse por los daños morales causados ya que para los peruanos Nazca es un lugar sagrado. Sin embargo, el daño real producido a una zona declarada en 1994 como Patrimonio de la Humanidad ya es irreparable.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Perú

Isabel Catalán

Dicen que hay tantos tipos de viajeros como personas en el mundo. A lo largo de mis viajes me percaté de la variedad de intereses con los que nos... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   osmal dijo

    El gobierno Peruano deberia enjuiciar a Greenpace para que se responsabilice del costo de borrar su propaganda en las lineas de Nazca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*