Los tours de Drácula en Transilvania

Cuando era niña los vampiros me daban mucho miedo. Si hoy están de moda los zombies entonces estaban de moda los vampiros malos así que entre las novelas y las películas había noches en las que no dormía. Aún hoy las pesadillas con vampiros son recurrentes, así que Transilvania debería estar entre mis destinos de viaje. Por suerte lo está.

La historia de Drácula es uno de los imanes turísticos de Rumanía y sabe aprovecharlo así que no puedes pasar por este país de Europa del Este sin hacer algunos de los tours de Drácula que se ofrecen aquí. Aunque el Dracula verdadero no se corresponde con la imagen que forjó Bram Stocker en el siglo XIX…

Drácula, de sanguinario empalador o conde romántico

Drácula

Vlad Tepes nació en diciembre de 1431 en la Fortaleza de Sighhisoara, en Rumanía, cuando su padre era gobernador de Transilvania. Con un año de vida ya formaba parte de la Orden del Dragón, una orden religiosa parecida a la de los Caballeros Teutónicos o los Caballeros Hospitalarios. Mitad religiosa, mitad militar, esta orden en particular había sido creada en 1387 por el Sacro Emperador Romano con la idea de proteger la Cristiandad de los amenazantes turcos.

Vlad Tepes

Aquí en Transilvania los boyardos, señores feudales, asociaron al diablo con el dragón y empezaron a llamar al padre de Vlad Tepes, el gobernador, Dracul, Diablo. Al hijo le quedó Drácula, hijo del Diablo. Fue en los años ’30 del siglo XV que Vlad se convirtió en Príncipe de Valaquia, una provincia romana, y después de seis años su padre lo envió a Constantinopla, a la corte del sultán. Allí se quedó otros seis años. De ellos aprendió a empalar gente y fue liberado de sus deberes tras el asesinato de su padre.

Su hermano mayor también había sido asesinado por los nobles locales así que él regresó con un grupo de caballeros turcos y tropas prestadas por los turcos para alcanzar el trono de Valaquia, algo que logró en 1456. Solo reinó seis años pero su sed de sangre y venganza lo volvió famoso. Era tan duro que el crimen y la corrupción no tenían lugar en su reino. Después se peleó con los turcos y el sultán invadió Valaquia.

Vlad Tepes 2

La historia continua con el suicidio de la esposa de Vlad y su propio escape para ser asesinado en 1476. Esto es historia pura, aunque el irlandés Bram Stoker se inspiró en ella para su creación literaria. Obvio, ni viajó a Transilvania, solo se limitó e leer algunos libros en Londres…

Tours de Drácula en Rumanía

Bucarest

Tal vez no conoceríamos a Vlad Tepes si no fuera por Bram Stoker así que vamos a perdonar al escritor que se tomó tantas libertades y manchó el nombre de un caballero, sanguinario, pero caballero al fin.  Hoy hay nueve tours de Drácula:

  • Bucarest
  • Monasterio Snagov
  • Targoviste
  • Fortaleza Poenari
  • aldea Arefu
  • Brasov
  • Castillo de Bran
  • Sighisoara
  • Bistrita

La Palatul Curtea Veche está sobre la calle Strada Franceza, en el centro de la zona histórica de Bucarest. El edificio fue construido en el siglo XV por Vlad y según parece aquí eran encerrados sus prisioneros, en calabozos subterráneos. El museo abrió en 1972 y hoy en día funciona de martes a domingos de 10 a.m a 6 p.m.

Monasterio Snagov

El Monasterio Snagov está a unos kilómetros de Bucarest y puedes ir en tren o autobús. La iglesia data del siglo XV y el monasterio es de 1458. Vlad le sumó calabozos y murallas y hay una placa dentro que dice ser su tumba, aunque no está confirmado. El monasterio está en una isla del Lago Snagov y llegas o en bote o cruzando un puente.

Targoviste está un poco más lejos pero también se llega entren desde Bucarest. El tour te lleva a conocer la Residencia del Príncipe y la Torre Mirador. Tarogoviste fue la capital de Valaquia y aquí muchos nobles fueron empalados. Verás una exhibición dedicada a él, de martes a domingo de 9 a.m a 7 p.m. En Valaquia misma también está la Fortaleza Poenari. Para llegar hasta aquí puedes tomar el tren hasta Curtea de Arges.

Targoviste

La fortaleza es un puñado de ruinas sobre una colina sobre el río Arges, a los pies de los Cárpatos. Data del siglo XIII y Vlad ordenó restaurarla. De aquí escapó cuando los turcos llegaron por fin. Fue abandonado en el siglo XVI y cayó en desuso. Hay que trepar más de 1400 escalones para llegar a estas ruinas, pero son geniales. Ya que estás por aquí, si tienes coche puedes acercarte a conocer la aldea de Arefu.

Brasov

Dice la leyenda que fueron los aldeanos quienes ayudaron a Vlad Tepes a escapar de los turcos. Hay B&B aquí y en otras aldeas y me parece un buen sitio para sentir la historia de Vlad en la piel. A Brasov puedes llegar en tren y sin dudas es uno de los destinos más turísticos de Rumanía, con sus edificios góticos, renacentistas y barrocos. Fue fundada por los Caballeros Teutónicos en el siglo XIII y sus aires medievales son algo digno de ver.

Castillo Bran

El Castillo Bran, al que todos conocen como el Castillo de Drácula, lo alcanzas yendo en tren hasta Brasov y de allí en autobús hasta Bran. Murallas, torres y torretas lo definen. No tiene que ver con Vlad sino con el personaje literario creado por Stoker pero se llena de turistas que recorren su interior, un sitio fabuloso. En temporada alta abre los lunes de 12 a 6 p.m y de martes a domingos de 9 a.m a 6 p.m. Cuesta 7,80 euros por adulto.

Sighisoara

Sighisoara es una ciudad fundada por los sajones en el siglo XII. Tiene el honor de ser una de las ciudades medievales mejor preservadas de Europa y es Patrimonio Mundial precisamente por eso. Es preciosa: calles adoquinadas, casas burguesas, torres, iglesias. Se trata del sitio de nacimiento de Vlad Tepes y está su casa, dentro de la ciudadela, cerca de la Torre del Reloj. Aquí nació en 1431 y vivió con su padre hasta 1435.

Bistrita

Bistrira es uno de los pueblos mas antiguos de la región. Está a los pies de las Montañas Vargau y cerca del Paso Borgo que une Transilvania con Moldavia. Aparece en la novela de Bram AStoker como una de las paradas de Jonatahan Harker en su viaje al Castillo de Drácula. No hay dudas que para destinos medievales Bistrita es estupenda. Y finalmente tenemos el propio paso de montaña, Pasul Tihuta, a miles de metros de altura. Es un escenario montañoso realmente hermoso, con valles, aldeas y los Cárpatos como telón de fondo. Precioso.

Si eres aficionado al Drácula de Bram Stoker podrás seguir los sitios que aparecen en la novela. Si en cambio te gusta la historia del verdadero Vlad Tepes, pues hay sitios maravillosos para conocer. Uno o lo otro, Rumanía y Transilvania son destinos inolvidables.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *