Lucena

La Plaza Nueva de Lucena

Plaza Nueva de Lucena

Lucena es una de esas ciudades que sorprenden por el ingente patrimonio monumental que albergan a pesar de su reducido tamaño. Situada en medio de una espectacular campiña de olivares y con un rico pasado judío, árabe y cristiano, figura entre las localidades más bonitas de la provincia de Córdoba.

Justamente por su historia es conocida como la Perla de Sefarad, bonita denominación que, como deducirás, alude a su pasado hebreo. Si decides visitar Lucena te encontrarás muestras de arquitectura civil y religiosa espectaculares, pero también rutas de senderismo que recorren los humedales de la zona y paisajes serranos de gran valor ecológico. ¿Te apetece conocer Lucena? Entonces, síguenos.

Qué ver en Lucena

El patrimonio artístico de Lucena abarca más de dos mil años de historia si comenzamos por su yacimiento romano, fechado en el siglo I después de Cristo y terminamos por su curioso Museo de la Automoción Antigua. Vamos a conocerlo.

Iglesia de San Mateo

Llamada la Catedral de la Subbética, es una preciosa construcción situada frente al Ayuntamiento, en la Plaza Nueva. En su interior, destaca un impresionante retablo renacentista obra de Juan Bautista Vázquez el Viejo y de Jerónimo Hernández. Pero más espectacular aún es la anexa capilla del Sagrario, una de las cimas del barroco andaluz.

La iglesia de San Mateo

Iglesia de San Mateo

Basílica paleocristiana de Coracho

Fue construida en el siglo IV después de Cristo y sus restos hallados de forma accidental cuando se realizaban las obras de la autovía A-45. Tenía planta basilical y tres naves separadas entre sí por intercolumbios. Es uno de los templos cristianos más antiguos encontrados en la Península Ibérica y junto a él apareció una necrópolis de su misma época.

Otras construcciones religiosas de Lucena

El patrimonio de edificios religiosos de Lucena es realmente impresionante. Pero destacaremos en él construcciones como la iglesia de Santiago Apóstol, que es gótico mudéjar; la iglesia de San Pedro Mártir, un precioso edificio neoclásico, y, en fin las iglesias de San Martín, de San Felipe Neri y de Santo Domingo.

En cuanto a sus capillas y ermitas, puedes visitar en Lucena las de Dios Padre y de Nuestra Señora de la Aurora, ambas de estilo neoclásico. Y también la capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que alberga varias imágenes religiosas de gran valor como la de la Virgen del Socorro y, justamente, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Respecto a los monasterios y conventos, destaca por encima de todos el Antiguo Hospital de San Juan de Dios, construido en el siglo XVII. Destaca en él su precioso claustro decorado con azulejos de Manises y la fachada de su iglesia, un auténtico retablo conformado por jaspes y mámoles. Otros conventos que debes visitar en la localidad cordobesa son el de San José, el de la Madre de Dios o el de San Agustín, sin olvidar el impresionante santuario barroco de Nuestra Señora de Araceli, ubicado en la cumbre de la sierra de Aras.

El Hospital de San Juan de Dios

Antiguo Hospital de San Juan de Dios

Castillo del Moral

No obstante, quizá el principal emblema de Lucena sea esta fortaleza medieval ubicada en el centro de la localidad. Probablemente fue construida en torno al siglo XI, la época judía de la villa cordobesa. En una de sus torres estuvo preso Boabdil el Chico. Actualmente ostenta la calificación de Monumento Histórico Nacional y también alberga el Museo Arqueológico y Etnológico de Lucena.

Alfar romano de los Tejares

Ya te hemos mencionado este yacimiento arqueológico que se halla a unos dos kilómetros de Lucena. Es una factoría de cerámica del siglo I después de Cristo que se considera la más grande de toda la Península Ibérica. De hecho, tiene unos quince mil metros cuadrados e incluye hornos de cocción, zonas de secado y almacén, el praefurnium donde se guardaba el combustible vegetal y la sala de combustión.

Palacios y casas señoriales de Lucena

Si la arquitectura religiosa de la villa cordobesa es espectacular, no menos lo es la civil. Ya te hemos hablado del Castillo del Moral, pero también te aconsejamos que veas el precioso Palacio de los condes de Santa Ana, una de las últimas muestras del barroco andaluz y en el cual destacan sus dos claustros. Hoy alberga el Centro de Interpretación de la localidad. También merecen tu visita el Palacio de los condes de Hust, construido en el siglo XVII, y la preciosa Casa de los Mora, un antiguo convento dominico.

Museos

También encontrarás en la villa cordobesa un buen número de museos. Ya te hemos mencionado el Arqueológico y Etnográfico y el Centro de Interpretación, pero además tienes el Museo del Mueble y la Casa-Museo de la Virgen de Araceli.

No obstante, el más curioso de Lucena quizá sea el de la Automoción Antigua, que te muestra un gran número de vehículos clásicos, así como trofeos y fotografías.

El Palacio de los condes de Santa Ana

Palacio de los condes de Santa Ana

Qué hacer en Lucena

El término municipal de Lucena cuenta con impresionantes humedales como las lagunas Dulce y Amarga, que poseen gran importancia ecológica. También incluye la sierra de Aras, desde la cual tienes impresionantes vistas de todo el Parque Natural de las Sierras Subbéticas. De todo ello puedes disfrutar si haces rutas de senderismo como las del Tempranillo y de Jauja. E igualmente si recorres la Vía Verde, que transita por el antiguo trazado del Tren del Aceite.

Qué comer en la localidad cordobesa

La gastronomía de Lucena cuenta con una serie de platos típicos que debes probar. Entre ellos, los bolos lucentinos, una especie de albóndigas gigantes hechas con carne y almendras; la roña de habicholones, que aprovecha los sobrados del potaje, los machaca y los mezcla con aceite, vinagre y sal; los pimientos ajogaos o el potaje de castañas.

También puedes pedir una tortilla al charco, unas papas en ajopollo o unas albóndigas con boquerones. En cuanto a lo dulce, tienes unos exquisitos hojaldres y alegrías junto a tirabuzones, pestiños y garrojos. Respecto a la bebida, pide un vino con Denominación de Origen Montilla-Moriles.

Cuándo es mejor viajar a Lucena

La villa andaluza tiene un clima bastante extremo con inviernos en los que las temperaturas pueden descender hasta los tres grados bajo cero y veranos en los que llegan a los cuarenta sobre cero. Igualmente, alterna periodos de sequía con otros de abundantes lluvias.

Por todo ello, la mejor época para que visites Lucena es la primavera. Además, en mayo tienen lugar las fiestas patronales en honor a la Virgen de Araceli. También es buen momento el mes de septiembre, cuando tiene lugar la Feria Real de la Virgen del Valle.

El castillo del Moral

Castillo del Moral

Cómo llegar a la villa cordobesa

Situada al sur de la provincia de Córdoba, el aeropuerto más cercano a Lucena es el de Málaga, que se halla a una hora de viaje (noventa y cinco kilómetros). Más cerca se encuentra la estación de tren de alta velocidad de Puente Genil-Herrera.

No obstante, quizá la mejor forma de llegar a la localidad sea por carretera. Si viajas desde el norte, llegarás por la A-4, que comunica la comunidad andaluza con Madrid. En cambio, desde el sur, la carretera es la A-45, que viene desde Málaga. Otras vías son la A-316 que llega desde Jaén y la A-92, que une Granada con Sevilla.

Una vez en la villa, puedes moverte por ella en el autobús urbano, con tres líneas que la comunican en su totalidad.

En conclusión, Lucena es una espectacular villa que cuenta con un maravilloso patrimonio monumental y con un no menos precioso entorno de naturaleza. Si a todo ello añades una exquisita gastronomía, tendrás todos los ingredientes para animarte a visitar la localidad cordobesa.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*