Mar de los Sargazos, el mar sin costas

Así es, el Mar de los Sargazos es el único mar que no tiene ninguna costa, sus aguas no bañan la costa de ningún país continental. ¿Lo sabías? Seguro lo has oído nombrar o lo has leído por ahí pero, ¿sabes en verdad dónde está o qué características tiene o simplemente porqué se llama de esa manera?

Hoy, nuestro artículo es sobre el Mar de los Sargazos, un mar repleto de algas que además es el único mar que se define por características físicas y biológicas.

El Mar de los Sargazos

En primer lugar, ¿dónde se ubica? Es una zona del océano Atlántico norte, bastante grande, de forma elíptica. Está ubicado entre los meridianos 70º y 40º y los paralelos 25º a 35ºN, en la zona septentrional del Atlántico norte.

Al oeste del Mar de los Sargazos discurre la Corriente del Golfo, al sur la Corriente Ecuatorial del Sur y al este la Corriente de las Canarias y comprende un total de 5.2 millones de kilómetros cuadrados, 3.200 kilómetros de longitud y poco más de 1.100 kilómetros de ancho. Algo así como las dos terceras partes del océano, que no es poco, o un tercio de la superficie de los Estados Unidos.

Dijimos en el título del artículo que es el único mar que no tiene costas continentales ya que las únicas masas de tierra que decoran su espacio son las islas Bermudas. De hecho… es aquí donde se ubica el famoso Triángulo de las Bermudas, para algunos un sector del propio mar, para otros el mar entero.

Un dato curioso es que fue descubierto durante el primer viaje de Cristóbal Colón a América en el siglo XV, y de hecho, él mismo hace referencia a la característica particular de este mar que a la postre terminó dándole el nombre: unas llamativas «hierbas verdes» que eran abundantes en las aguas y lo son todavía. En realidad, no es una hierba sino un alga, del género de macroalga conocida como Sagarssum, sargazo.

La temperaturas cálidas del agua de este mar han creado el mejor sitio para que las algas se reproduzcan y, por las corrientes que en cierta manera encierran el mar, las algas han quedado dentro, en el centro mismo, suponiendo muchas veces un peligro real para los navegantes. ¡Es que a veces hay verdaderas «manadas» de estas algas.!

El nombre fue otorgado por los navegantes portugueses, ellos bautizaron tanto al alga como al mar. Por aquel entonces estos aventureros pensaban que eran las densas algas las que frenaban a veces las embarcaciones a vela, pero hoy se sabe que la causante verdadera era y es la Corriente del Golfo.

¿Qué características físicas tiene el Mar de los Sargazos? En primer lugar no hay vientos o corrientes marinas y en segundo lugar abundan las algas y el plancton. Ya dijimos que las algas forman verdaderos bosques que pueden ocupar toda la superficie visible de las aguas, lo que sumado a la ausencia de vientos, puede ser desesperante para quienes navegan a vela. Hay corrientes en los laterales, alrededor, pero se interceptan de manera tangencial haciendo que las aguas de adentro se muevan en círculos concéntricos en sentido de las agujas del reloj.

El centro de estos círculos no tiene un movimiento aparente y es super calmo. La famosa «calma chicha» tan temida por los navegantes de antaño. Las corrientes circundantes son de aguas más o menos cálidas y se mueven sobre aguas más profundas, densas y frías.

Esta situación, agua con diferentes densidades,  es la que hace que en la superficie del agua, donde llega el sol, reine el plancton consumidor de nitratos y fosfatos. pero al mismo tiempo hace que estas aguas no se mezclen con el agua más fría que corre por debajo y no puedan reponer las sales que pierden.

De aquí que apenas haya vida animal en el Mar de los Sargazos. Se cuentan 10 especies endémicas de las algas, como por ejemplo el camarón Latreutes, la anémona sargassensis, el caracol Litiopa o el cangrejo planes minutus. No podemos dejar de mencionar que la zona es muy importante para un par de especies de anguilas que desovan aquí, para algunas ballenas jorobadas o tortugas. En pocas palabras es una zona de desove, de migración y de alimentación.

Por otro lado tampoco llueve mucho, por lo que hay mas evaporación que llegada de agua. En resumidas cuentas es un mar de alta salinidad y muy pocos nutrientes. Sería el equivalente de un desierto en el mar.  Tiene límites variables y lo mismo sucede con su profundidad que ha registrado unos 150 metros en ciertas zonas pero alcanza los 7 mil en otras.

¿Pero cómo ha podido formarse un mar así en el medio del océano Atlántico? Se formó por procesos geológicos que tuvieorn lugar sobre la corteza de un océano que ya no existe, el Tetis.  ¿Recuerda el supercontienente Pangea? Bueno, una grieta en él, situada entre los actuales continentes de África y América del Norte, formó un espacio al que fue a parar el agua del Tetis formando parte del hoy océano Atlántico norte. Esto corrió hace más de 100 millones de años.

Después, cuando Gondwana se fracturó en tiempos del Cretácico medio nació el Atlántico sur. Durante la Era Cenozoica el océano amplió sus fronteras y las islas que están por todas partes son de la intensa actividad volcánica que caracterizó la vida terrestre.

Finalmente, ¿hay algo que amenace el mar de los Sargazos? ¿El hombre, tal vez? ¡Acertaste! Nuestro modelo de desarrollo económico basado en la producción constante de bienes y en el consumo produce basura y es la basura, precisamente, la que amenaza el mar. La contaminación por químicos, basura plástica y hasta el simple navegar de los barcos perturba sobremanera el ecosistema del Mar de los Sargazos. Incluso estando alejado de las costas continentales.

Por suerte en 2014 se firmó la Declaración de Hamilton entre el reino Unido, Mónaco, Estados Unidos, las Islas Azores y Bermudas para protegerlo, pero…hay que ver si efectivamente se hace.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*