Las mejores playas de Chiclana: La Barrosa, Playa del Puerco y Sancti Petri

Las mejores playas de Chiclana

Fundada por los Fenicios en el siglo VIII a.C al sur de Cádiz, Chiclana es considerada una de las ciudades más antiguas de la provincia. En 1303, Fernando IV entregó las tierras de Chiclana a la casa de Medina Sidonia, concretamente a Alonso Pérez de Guzman, y así se fundó la actual ciudad. El traslado de los nobles y el auge que trajo consigo la colonización de América, terminaron por repoblarla y propiciaron su eclosión monumental.

Hoy, Chiclana acoge a una gran cantidad de turistas, tanto nacionales como internacionales, que acuden atraídos por el clima y la riqueza natural de la zona. Y es que, de los 203 km² que ocupa el término municipal, casi un tercio forma parte del Parque Nacional de la Bahía de Cádiz. Sus playas, a escasos kilómetros del casco urbano, constituyen uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad costera. Para que no dejes escapar la oportunidad de disfrutar de tus vacaciones sobre la arena de Chiclana, te contaré en este post cuáles son sus mejores playas.

Playa de La Barrosa

Playa de la Barrosa una de las mejores playas de Chiclana

A pesar de estar situada en una zona urbanizada, la calidad y preservación de esta playa es excepcional. De hecho, posee certificaciones medioambientales tales como la Bandera Azul, específica para playas y puertos, y cumple con el ISO 14001, estándar internacional para la gestión ambiental.

Su fácil acceso y la amplitud de su costa, que mide unos 60 metros de ancho, la convierten en una opción perfecta para turistas que buscan un playa cómoda, a la que poder llegar en coche y con gran variedad de instalaciones, sin tener que renunciar al agua limpia y a la belleza natural del litoral gaditano.

Aunque tumbarte a descasar sobre su arena fina y dorada ya es todo un placer, La Barrosa también tiene una oferta interesante para los turistas más activos. Hay escuelas de surf y kitesurf que ofrecen cursos y que disponen de servicio de alquiler de material deportivo. También se organizan actividades que te permitirán admirar el paisaje a la vez que disfrutas de una experiencia agradable y divertida, hay centros hípicos que ofertan paseos a caballo a lo largo de la orilla.

Si eres más de tumbona y chiringuito, puedes tomar unas copas o unas cañas bien frías en el Mojama Beach o en el Albarrosa, ambos locales se sitúan prácticamente en la arena y, además de un muy buen ambiente, ofrecen una magnífica comida. En el paseo marítimo encontrarás otras opciones gastronómicas, restaurantes con amplias terrazas que son idóneos para ver el atardecer. No te marches sin probar el pescaíto frito, plato típico de las zonas costeras del Mediterráneo.

Playa del Puerco

Torre del Puerco en una playa de Chiclana

Entre Novo Sancti Petri y la urbanización de Roche se extiende la playa el Puerco. Su nombre proviene de la torre que se erige sobre un talud de esta playa y que formaba parte del sistema de torres de vigilancia costera que mandó levantar Felipe II en el siglo XVI. Construida con materiales de origen romano, la atalaya fue testigo de la Batalla de Chiclana, levantamiento militar que se libró en 1811 en sus inmediaciones, en el contexto de la Guerra de Independencia española. Años más tarde, se utilizó para controlar el paso de los atunes, ya que Chiclana es una zona con una alta actividad almadrabera. En la actualidad, la torre cuenta con una plataforma a sus pies que funciona como mirador.

En la Playa del Puerco, también se conserva un antiguo cuartel de la Guardia Civil del siglo XX. El edificio, que estuvo abandonado por mucho tiempo, se reformó y el verano pasado el Grupo Azotea abrió allí el Cuartel del Mar, un novedoso restaurante que aprovecha este espacio tan especial como signo de identidad y que ofrece a sus clientes una carta inmejorable en uno de los emplazamientos más privilegiados de la zona.

La playa es bastante similar a La Barrosa, con arena dorada y aguas claras, aunque cuenta con más zonas verdes, dunas y un acantilado rocoso que la dotan de una apariencia más natural y atractiva para aquellos que buscan un entorno algo más retirado de las urbanizaciones.

Playa de Sancti Petri

Playa de Sancti Petri en Chiclana

Es una de las playas más conocidas de la zona. En algunas ocasiones, cuando la marea está muy baja se puede acceder a ella caminando desde La Barrosa. La Playa de Sancti Petri se divide en dos partes, un primer tramo virgen con un alto valor ecológico y un segundo tramo que se extiende desde el espigón al antiguo poblado marinero de Sancti Petri. El poblado, se fundó gracias a los asentamientos de pescadores de almadraba que consolidaron en este territorio chiclanero una auténtica industria basada en la pesca y la conservación de atún.

Sancti Petri quedó prácticamente deshabitado en 1973, pero actualmente se encuentra en pleno proceso de recuperación y se ha convertido en un punto de interés turístico para quienes visitan el litoral gaditano. Los restaurantes situados en el poblado ofrecen productos frescos del mar, convirtiéndose en un lugar ideal para disfrutar la comida típica de Cádiz. Escuelas de windsurf, vela y empresas que organizan actividades náuticas se han trasladado a la zona, atraídas por su riqueza natural.

El Castillo de Sancti Petri

El castillo de Sancti Petri es un símbolo de Chiclana

Desde la playa se ve muy cerca el Castillo de Sancti Petri, perteneciente ya al término municipal de San Fernando, pero que es considerado un símbolo de Chiclana. La fortaleza se erige sobre un islote y para llegar a ella hay que hacerlo navegando. Para facilitar el acceso de los turistas se ha construido un embarcadero. Hay excursiones en kayak que parten de la Punta del Boquerón y también del poblado y que te llevan hasta el islote para que puedas visitar el castillo.

La torreta es la parte más antigua de la fortaleza, construida en el siglo XIII por el almirante Benedetto Zacarías durante la reconquista de Cádiz. Más tarde, en el siglo XVIII se construyó el resto y sirvió de punto militar estratégico durante la Guerra de Independencia, funcionando además en ocasiones puntuales como cárcel para presos políticos de la época.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*